Opinión

San José de Gracia: la prosperidad prometida (1era. Parte)

Desde la pequeña comunidad chichimeca conformada apenas por unas dieciséis familias y encabezada por el indio Juan Domínguez, hasta el floreciente desarrollo turístico, el confort de la clase alta hidrocálida avecindada en la Sierra Fría y la moderna tecnología de la Presa Calles, vive en medio del esfuerzo y la lucha contra la pobreza el pueblo de los “josefinos”: San José de Gracia.

Desde su establecimiento (1673-1675) en las faldas de la Sierra Fría, más tarde “De Martha”, pasando por el nombramiento en 1862 como “San Joseph” en honor de Joseph Villaseñor, hijo del rey Fernando VII, hasta su confirmación como municipio en 1953.

El pueblo de San José de Gracia y su lucha, tras su completa desaparición bajo las aguas del cauce de la Presa Calles, primera obra hidráulica del país, construida en 1926-28, bajo el gobierno del presidente Plutarco Elías Calles. La lucha del progreso contra la tragedia: el surgimiento del Primer Distrito de Riego de Almacenamiento de Agua para el desarrollo agrícola del bajío del Valle de Aguascalientes y la desgracia para el pequeño poblado completamente arrasado.

El pueblo viejo de San José que surge nuevamente tras el desplazamiento y el abandono. Pueblo de ejidatarios que hacia 1930 vuelve por la vocación agrícola del maíz.

Generoso proveedor de recursos hidrológicos para sus vecinos, los municipios de Calvillo, Jesús María, Pabellón y Rincón de Romos. Principalmente a través de las presas Plutarco Elías Calles, del Jocoqui y la del Cincuenta Aniversario, así como de sus ríos, arroyos y bordos.

En beneficio de la región, le localiza también en este municipio, una gran extensión de la Sierra Fría, misma que se considera el principal pulmón de Aguascalientes. Esta hermosa extensión de 74 mil hectáreas de sierra, bosques y parajes, de belleza natural impresionante, ha sido en los últimos años, el sitio favorito para la construcción de lujosas y confortables casas de veraneo y descanso para la clase alta empresarial y gerencial de la capital del estado. En contraste están las humildes construcciones de adobe y pisos de tierra o cemento, según los datos del segundo Conteo de Población y Vivienda de 2005, en las que habitan los comuneros y ejidatarios.

La zona de relieve accidentado localizada en la parte occidental de la Sierra Fría, perteneciente a la Sierra Madre Occidental, hacia la periferia del territorio municipal, es lugar perfecto para el atractivo “ecoturismo”, práctica de moda en todo el mundo, que incluye actividades tales como pesca deportiva, “camping”, ciclismo de montaña, rappel, escalada en roca, natación y paseos en lancha a través sus cañones.

A lo anterior habría que agregar el desarrollo turístico creado en torno a la Presa Calles, una maravilla hidráulica con capacidad de 340 millones cúbicos, la obra de irrigación de mayor magnitud y capacidad en la región, alrededor de la cual se ofrecen servicios de alimentos, hospedaje, descanso y diversión. El contraste del placer y el servicio puesto a disposición de los visitantes por los humildes empleados ex campesinos del lugar, quienes laboran a cambio de bajos salarios y arduas jornadas de trabajo al término de las cuales retornan a descansar en sencillas moradas llamadas “jacales”.

San José de Gracia, manto acuífero extraordinario, rodeado de sierra, bosques y parajes de belleza impresionante. Tan impresionante como la desigualdad entre la producción de la riqueza que genera y la distribución entre sus esforzados habitantes, que aún confían en la bondad de la tierra por ellos elegida.


Vídeo Recomendado


The Author

Isidoro Arméndariz

Isidoro Arméndariz

No Comment

¡Participa!