Opinión

Las Drogas III

Los chamanes o sacerdotes de la antigüedad aprovechaban los conocimientos que adquirían sobre las propiedades de las plantas, animales y minerales, ya fuera para el beneficio de la comunidad, para obtener privilegios, o para ambos fines.

Así nacieron la magia, la adivinación, la alquimia, la curación, el hipnotismo, el ilusionismo y otras funciones que se fueron complicando con el tiempo.

Entre otras cosas, aprovecharon ciertas yerbas con las que preparaban brebajes tranquilizantes, estimulantes o alucinantes; es el caso de la amapola, a la que por eso se le conoce también con el nombre de adormidera. Lo mismo ocurre con el té de la hoja de coca y el té mate en América del Sur.

Muchos cuentos, supersticiones y creencias se han arraigado en la memoria colectiva, resultantes de estos remedios de uso común en todos los estratos sociales.

Actualmente, por ejemplo, es de conocimiento público que muchos presidentes de la república han utilizado los servicios de brujos para tomar decisiones políticas importantes y ni siquiera el Papa se escapó de una limpia que un grupo de curanderos oaxaqueños le hicieron con yerbas mágicas en plena basílica de Guadalupe.

Y en nuestra realidad actual, en plena “lucha frontal contra el narcotráfico”, el arte narco se burla de ella con una infinidad de referencias que nos recuerdan a cada instante sus vivencias, sus hazañas, etc., por medio de leyendas como la de san Valverde, canciones y hasta películas que alguien pretendió prohibir inútilmente.

Ya tenemos la definición de lo que son las drogas en general y las narcóticas en particular, pero antes de continuar con otros temas como el de la forma en que funcionan en nuestro organismo, de las motivaciones que nos llevan a utilizarlas, de las consecuencias de su uso y abuso y de su utilización como instrumento social, económico y político, necesitamos tener una idea aproximada de su clasificación, para seleccionar solo un pequeño número que son las que se utilizan en forma intensiva en el narcotráfico, que es el tema central de esta serie de artículos. Veamos por lo pronto las:

 

Drogas naturales y sintéticas

 

A partir del siglo XIX, en que la Química fue capaz de reconocer y aislar las moléculas específicas de las substancias, se han podido fabricar en el laboratorio -sin necesidad de sembrarlas ni pasar por todo el proceso de cultivo- drogas artificiales que en contraposición a las naturales reciben el nombre de sintéticas, como es el caso del Prozac o el Éxtasis –también conocido éste como MDMA por las siglas de sus componentes químicos: (3,4-metilendioximetanfetamina). Recordemos cómo -según se dice- el gobierno de Fox le dio a ZhenLi Ye Gon todas las facilidades para importar toneladas de efedrina de origen chino, base con la que se elaboran estas drogas, a la primera de las cuales se atribuyó que era adicto el propio expresidente.

Así pues, ya no solo tenemos drogas de origen natural, sino también fabricadas sintéticamente en el laboratorio, lo que estimula la diversificación del contrabando de narcóticos.

 

Cómo funcionan en nuestro organismo

 

Recordemos que iniciamos esta serie de artículos hablando de las drogas en general; luego nos concretamos a una parte de ellas: las narcóticas, que son las que alteran de alguna manera nuestra conducta; es decir, que actúan no sobre cualquier órgano del cuerpo, sino básicamente sobre los de tejido nervioso. Como de allí se parte para clasificarlas, veamos primero, de una manera sencilla y general, qué es esa parte de nuestro organismo.

 

 

 

El sistema nervioso

 

El sistema nervioso, que se divide en Central y Periférico, es el centro de mando de nuestro organismo. Por tanto, si algo lo afecta, puede afectar también a diversos órganos, potenciando, disminuyendo o alterando su funcionamiento.

El Sistema Nervioso Central (SNC) está integrado por el Encéfalo protegido por el cráneo, y por la Médula Espinal protegida por la columna vertebral. Sus principales componentes son la materia gris a base de neuronas (responsables del razonamiento) y la materia blanca a base de fibras transmisoras (responsables de llevar las órdenes de las neuronas a los nervios).

El Sistema Nervioso Periférico está formado por los nervios que, procedentes del SNC, están encargados de llevar sus órdenes a todo el organismo, así como traerle los estímulos captados por los órganos de los sentidos (luz, color, sonido -entre otros el de la palabra-, aroma, sabor, forma, textura, temperatura, equilibrio, etc.) al SNC para su análisis, procesamiento y resolución, en un continuo ir y venir de órdenes y sensaciones de un sistema al otro, todo lo cual suele ocurrir en fracciones de hasta milésimas de segundo.

Las drogas narcóticas afectan directamente el Sistema Nervioso Central. ¿Cómo? Lo veremos la próxima semana.

 

Aguascalientes, México, América Latina


Vídeo Recomendado


The Author

Netzahualcóyotl Aguilera R. E.

Netzahualcóyotl Aguilera R. E.

No Comment

¡Participa!