Opinión

Salir de la crisis ayudando a los pobres

¿Salir de la crisis ayudando a los pobres? ¿Hablamos de una crisis de conciencia? ¿No? ¿De la crisis económica mundial? ¿En serio? ¿A quién se le ocurren ideas tan peregrinas? Pues nada menos que al presidente del Banco Santander Central Hispano en Italia, Ettore Gotti Tedeschi. En un artículo publicado el 4 de diciembre del año recién terminado en L’Osservatore Romano, el periódico del Vaticano, analiza la crisis financiera actual derivada, dice, de la explosión de la burbuja financiera que se había venido haciendo crecer durante demasiado tiempo sobre bases que se revelaron endebles: el aumento continuo del crédito y del mercado inmobiliario. El fin de la burbuja produjo, entre otras cosas, la caída de la demanda y del consumo, lo que a su vez está trayendo como consecuencia una capacidad productiva subutilizada, el crecimiento de los costos fijos de las empresas y el aumento de la desocupación. También analiza críticamente los pasos que se han dado para superarla, que parecen salidos de las mismas recetas pues no ofrecen nada nuevo, sino la creación de otra burbuja por medio de la inyección de recursos financieros para reactivar los créditos, el consumo y la actividad empresarial, y así volver a poner el automóvil (nunca mejor usada esta metáfora) del capitalismo sobre la carretera de los caminos ya andados… y que corren el riesgo, por supuesto, de repetir el percance.

    ¿Por qué no tener la audacia de intentar construir otros caminos? Por ejemplo, dice, propiciando el crecimiento de los países pobres y aumentando así su demanda potencial, su productividad y, finalmente, el reencauce de la economía global sobre bases no sólo más humanitarias, sino incluso más provechosas para todos, incluyendo las grandes empresas, las instituciones financieras y los países desarrollados.

    ¿De dónde sacar los recursos que se necesitarían para tamaña empresa? Según el autor del artículo, de la liquidez con la que cuentan los países asiáticos, en especial China, de la capacidad tecnológica de los países desarrollados y, sobre todo, del desarrollo de ideas e iniciativas empresariales innovadoras. Este camino, dice, sería quizá más largo, necesitaría  financiamiento a tasas muy bajas, pero sería menos riesgoso, como lo demuestran las iniciativas de financiamiento a los pobres que ha puesto en funcionamiento Mohamad Yunus, premio Nobel de la paz 2006.

    Sólo por poner un ejemplo, se pueden citar las Comunidades Danone, que son un programa puesto en marcha en Bangladesh por Yunus en asociación con la multinacional especializada en productos lácteos con base en Francia, Danone, cuyo objetivo es: “inventar modelos de empresas al servicio de las comunidades más desheredadas”. Así se creo el Grameen Danone en ese país, que es un fondo de inversión que financia empresas sociales, entre otras una empresa comunitaria que produce yogur, el producto principal de la empresa, y que aparte de dar empleo a 500 personas y vender 2 millones de botes de yogur al año, ha contribuido también a mejorar la alimentación de las poblaciones de su entorno. Este ejemplo se ha multiplicado, pues se ha puesto en marcha el programa “1001 fuentes” en Camboya, cuyo fin es dotar de agua potable a la población, y la “Lechería de Berger” en Senegal, que busca mejorar la alimentación.

    Esos ejemplos pueden parecer una gota en el océano de los problemas económicos mundiales, pero Gotti Tedeschi aporta otro en el terreno macro: Hoy podemos celebrar, dice, que la rica China, ayudada a desarrollarse por los países occidentales, participe en la solución de la crisis global. ¿Podríamos imaginarnos un futuro con una África rica, un rico sudeste asiático y una rica América Latina?

    No se trata del fin del capitalismo. No se aspira a tanto. Se trata sólo de salir de la crisis y darle al capitalismo un rostro, si es posible, más humano. No se trata de acabar con las ganancias, sino de que haya ganancias para todos. Como lo dijo Frank Ribaud, un alto ejecutivo de Danone: “Para decirlo claramente: donde aumenta la pobreza, naufragan mis proyectos de crecimiento. Lo que quiere decir que combatir la pobreza es bueno para los negocios”.


Vídeo Recomendado


The Author

Genero Zalpa

Genero Zalpa

No Comment

¡Participa!