Cultura

Amigos de Darwin fueron parte esencial de obra cumbre del científico: Castorena

Detrás de la teoría de la evolución de las especies de Charles Darwin, hay un fundamento esencial que la hizo ser fuerte: es la colaboración que el naturalista inglés logró a través de la amistad con personajes destacados de su época, especialistas en biología, botánica y paleontología. Los valores comunes que esa comunidad científica fomentó fueron la humildad y la generosidad; esto fue algo de lo dicho en una conferencia impartida por la bióloga Guadalupe Castorena Esparza, como parte del festejo del Bicentenario del natalicio del científico.

En vida, Darwin escribió en alguna ocasión una frase hermosa, “El organismo más humilde, es mucho más elevado que el polvo inorgánico que pisamos; y nadie que esté libre de prejuicios puede estudiar el objeto viviente más humilde sin asombrarse con entusiasmo de su estructura y propiedades maravillosas”.

Estos niveles de asombro ante la vida, eso que muchos llaman la actitud de un niño, que también los adultos pueden tener, le trajo a Darwin múltiples beneficios y uno de ellos fue la cantidad de buenos amigos que hizo durante su vida.

“Por qué a Darwin se le reconoce más que a Luis Pasteur o a otros científicos, en gran parte es por la humanidad y humildad que él siempre tuvo y sus propios amigos que fueron compartidos y generosos”.

En la construcción de la teoría de la evolución de las especies, Darwin siempre aceptó la crítica constructiva y eso lo llevó muchas veces a modificar textos suyos. “Él era muy analítico y cuando le hacían ver que algo no era correcto, entonces el hacía su respectivo estudio, reconocía que se había equivocado y cambiaba sus afirmaciones”.

Durante el Viaje del Beagle, todos los hallazgos fósiles, de flora y fauna característica de cada uno de los lugares que visitó, fueron enviados a Inglaterra para su estudio y análisis. En el artículo que la revista National Geographic en español publicó en febrero con motivo del bicentenario, mencionaron que efectivamente Darwin siempre reconoció que no era experto y por eso se apoyo en geólogos, botánicos y estudiosos de los fósiles (que en aquel entonces todavía no se llamaban paleontólogos).

Un ejemplo de un acto de generosidad entre los científicos es el nombre de la Ranita (Rhinoderma darwinii) que es justo la que se encuentra en la zona donde construyeron la Pista Náscar en Aguascalientes, y que aunque no fue identificada por Darwin, los científicos decidieron darle su nombre a manera de homenaje.

Según datos recabados por Guadalupe Castorena, el científico mantuvo correspondencia con alrededor de 2 mil personas y existe un acervo de casi 15 mil cartas enviadas a jardineros, otros investigadores, diplomáticos, criadores de palomas y pastores de la iglesia anglicana.

“En la comunicación que mantuvo con estos últimos se da cuenta de que no todos los miembros de la iglesia estaban en contra, así como tampoco todos los científicos creían en las afirmaciones de Darwin hizo después de sus observaciones”.

En las cartas que se han podido recuperar, se ve que no sólo intercambiaba conocimiento científico relacionado con sus trabajos, sino que también hablaba de aspectos y problemáticas personales que eran parte de su caminar por la vida.

Incluso con esa actitud de humildad característica de Darwin, hubo muchos científicos que al principio dudaron de sus afirmaciones, pero luego que estudiaban la teoría se convencían de lo contrario y terminaban por ser darwinistas.

Esta visión humanista del científico da también a los maestros la oportunidad de acercar más fácilmente a los estudiantes, cuando les hablan de un hombre que no era bueno para el estudio y que a través de su propia observación y constancia fue capaz de desarrollar una de las teorías científicas más importantes de la historia, los jóvenes pueden familiarizarse con más facilidad con la investigación.

Entre los amigos más destacados de Darwin estaban el botánico John Stevens Henslow, que fue quien lo animó para que se embarcara en el Beagle y que posteriormente reunió el material recopilado en el viaje; el geólogo Charles Lyell, que escribió los principios de geología del viaje que le sirvieron a Darwin como referencia y de manera posterior a la expedición se conocieron; Thomas Herny Huxley y Lyell, quienes lo animaron para que publicara su teoría; a la par que Alfred Russel Wallace, estudioso que tenía el mismo planteamiento darwiniano y que terminó por hacerse también su amigo.


Vídeo Recomendado


The Author

ReporterosLJA

ReporterosLJA

No Comment

¡Participa!