Cultura

Creadores, no los burócratas, los que deben allanar el camino: Camacho

Falta integrar una cultura del trabajo dentro del mundo de las artes, donde se distinga a quienes cumplan cabalmente con su oficio; para eso es necesario volver los ojos al gremio y darse cuenta que los funcionarios pasan, pero no los creadores, ellos se quedan y los beneficios sembrados hoy, son para ellos; esto lo aprendió Salvador Camacho en esas experiencias y acercamientos que ha tenido como académico con el mundo artístico.

Muchas veces las instituciones, los artistas, los ciudadanos y los medios de comunicación exigen sin conocimiento de causa, piden calidad cuando desconocen lo que se hace, están en contra de las autoridades cuando no son capaces de tomar su voz pública; exigen mejores artistas cuando no conocen siquiera los que hay en el estado. La idea central de este esfuerzo es unirse para hacer una inercia que se vaya hacia otros caminos.

El arte necesita más espacios públicos dónde hablar lo que en realidad sucede, porque es a través del medio del diálogo y el debate entre los involucrados lo que en realidad enriquece la dinámica cultural del estado.

Salvador Camacho nos compartió que publicó un libro que lleva por nombre Antenas vivas, conversaciones con artistas de Aguascalientes; es una recopilación de encuentros que tuvo con artistas, la cual inició cuando él era miembro del Consejo de la Crónica de Aguascalientes y en últimas fechas consiguió más entrevistas.

“De inicio estas entrevistas eran sólo material de trabajo, pero cuando las tuve reunidas pensé: ¿por qué no publicarlas todas juntas en un libro?”.

Para definir a los artistas, el académico de la Universidad Autónoma de Aguascalientes retomó la idea de un pintor ecuatoriano, él dice que son centros sensibles, atentos a lo que ocurre fuera en la sociedad y a su manera lo plasman. “A esto yo agrego que los artistas también exploran la parte interna del ser humano y en ese sentido hay que atenderlos, hablar con ellos y de ellos, porque ellos son quienes tienen una percepción más cercana de la promoción cultural, lo que se hace y lo que falta. Ellos son parte del centro, no los burócratas, no el director o los directores, sino los artistas y la sociedad que demanda las artes”.

Al hablar de los ciudadanos comprometidos por la cultura, el académico dijo estar convencido que una sociedad educada es una que se involucra con el mundo de las artes. “La oferta de espectáculos artísticos es importante, pero la gente no asiste quizá porque los grupos no llenan sus expectativas, pero es también por la deficiente formación artística en las primarias y secundarias, y en general la apreciación de las artes es todavía muy pobre”.

Sin duda alguna, para Salvador Camacho, como educador, hay una relación estrecha entre la educación y la capacidad de apreciar las artes; las personas, entre más educadas, más cercanas a lo extraordinario del arte.


Vídeo Recomendado


The Author

Redacción

Redacción

No Comment

¡Participa!