Cultura

En términos artísticos, el teatro mexicano está mejor que nunca

La llegada de sangre nueva al teatro trae al desarrollo de este arte nuevos bríos; sin embargo, en lo que respecta al trabajo hecho en Aguascalientes, poco saben en la capital algunos especialistas de este arte, debido a una desvinculación que no ha permitido el total intercambio de conocimientos y experiencias. Así es como ha percibido la situación Tomás Urtusuástegui, dramaturgo, presidente de la Asociación Mexicana de Críticos de Teatro (AMCT) y director de la rama de teatro de la SOGEM.

El dramaturgo estuvo presente en Aguascalientes por invitación de las integrantes del grupo informativo A Escena, para estar presente en la entrega de premios y recibir un reconocimiento por su trayectoria dentro del mundo del teatro.

Y hablando precisamente de ésta, que es su área de desarrollo, Tomás Urtusuástegui destacó por una parte la presencia de los jóvenes dentro del teatro como el gran impulso creador y en contraste la cuestión económica y de comercialización.

“Fuera de la crisis económica, en la parte artística, el teatro mexicano se encuentra mejor que nunca; no había antes tanto autor que se represente en otros países, antes se llevaba una o dos obras a Francia y ahorita hay ya diversas producciones de México fuera del país”.

A través de su trabajo, él ha tenido la oportunidad de viajar por todo el país y eso le da una perspectiva de la situación del teatro que, desde su visión, es “término medio” por una falta de formación, de infraestructura y de recursos para producir.

“Hay mucho interés de parte de los jóvenes, pero a veces eso no basta porque no tienen los conocimientos necesarios o el dinero básico para hacer una producción”.

Aunque sí dejó en claro que cuando existe interés en lo que se hace y se busca sobresalir realmente con propuestas, buenos actores, un trabajo digno y dedicado, la cuestión económica o de comercialización pasa a un segundo plano. Finalmente, el amor al teatro es lo más importante.

Entre las ciudades que consideró más sobresalientes en el trabajo escénico son Veracruz, Guadalajara, Monterrey y Yucatán; agregó que en el centro del país se hace mucho teatro pero con muchos desniveles, así como hay uno que es muy bueno, también hay otro muy malo.

Retomando el caso de Aguascalientes, trató de definirlo como un divorcio. “No sabemos qué pasa en el teatro de esta ciudad: no nos invitan, no nos visitan; yo viajo mucho y aquí es la primera vez que vengo después de muchos años”.

El dramaturgo agregó que esta desvinculación no se debe a una cuestión económica, porque hay estados y ciudades más pobres con los que sí tienen contacto, pero tampoco es por una falta de interés, dijo simplemente que no se ha dado el caso.

Para aprovechar su visita, se reunió con Víctor González para hablar de proyectos para realizar en conjunto con Aguascalientes, como por ejemplo la realización de una pastorela, cursos relacionados con diversos temas alrededor de las artes, lecturas de teatro dramatizadas e incluso la apertura de una escuela para escritores.

“Estuvimos platicando largo tiempo, el director del instituto se mostró interesado en los proyectos; con esto se reactivaría la relación entre nosotros y Aguascalientes”.

Los temas que aborda el teatro cambian constantemente y es que las artes escénicas, al igual que las demás, se apegan a la realidad, desde lo que pasa en el mundo hasta lo que pasa en la familia. Por eso, los temas de los que habla son la ecología, las cuestiones económicas, las drogas, la violencia y el futuro de las nuevas generaciones.

Como presidente de la AMCT habló de tres objetivos fundamentales que se cumplen al hacer crítica: informar, orientar y proponer. Para, más allá de observar sólo las cuestiones negativas, hacer más bien un desglose de todo lo que se ve en escena para que sean los mismos espectadores quienes juzguen desde su perspectiva si fue o no de su agrado.

La crítica es una labor de sumo cuidado, por eso quienes se dedican a esto deben ser personas con una preparación, un amplio conocimiento del teatro, desde la historia hasta las cuestiones técnicas que abarca, y deben ser además personas que sepan escribir, para ser consideradas de opinión seria y comprometida.

Para Tomás Urtusuástegui, los actores formados de una manera más integral son los que estudian teatro, porque el trabajo para cine, televisión o radio es muy diferente, es menos exigente; al menos así es como él lo ha visualizado desde la SOGEM, donde cuentan con formación en las cinco ramas: literatura, cine, televisión, radio y teatro.

El teatro no salva al mundo, pero sí lo mejora, da elementos satisfactorios, cultura, amplía las posibilidades de comunicación, ideas y crecimiento personal que tanto necesita la humanidad, hace una vida mejor, porque finalmente el mundo sin cultura es feo, frío, sin pasión, sin amor.


Vídeo Recomendado


The Author

ReporterosLJA

ReporterosLJA

No Comment

¡Participa!