Opinión

La Crítica en la UAA

El diccionario de la Real Academia Española menciona doce acepciones del concepto “crítica”, equivalente a “crítico”: desde el “punto crítico” a que se refiere la Física, hasta “murmuración” y “censura” en el sentido de reprobación, sin más afán que molestar mediante expresiones coloquiales, pasando por las no menos verduleras de, la“persona que habla culto, con afectación”, al utilizar el lenguaje “ilustrado” para lo mismo. Otra acepción es la del “examen y juicio acerca de alguien o algo y, en particular, el que se expresa públicamente sobre un espectáculo, un libro, una obra artística, etc.”

Sería bueno que los miembros de la Universidad Autónoma de Aguascalientes se interesaran en analizar académicamente, en ejercicio autocrítico, cuáles son las acepciones del término y el nivel con que se podrían calificar las recientes controversias, que conocimos gracias a La Jornada Aguascalientes, porque la UAA no es propiedad privada de nadie; es una universidad pública y por tanto le pertenece al pueblo, al cual debe responder de todo lo que en ella ocurra. 

 

“La Universidad soy yo” 

 

En el número uno de la revista Cátedra -órgano informativo independiente de la UAA- que salió a la luz el 24 de Junio de 1975, se publicó una excelente caricatura de Federico Esparza González en la que aparece el “Rey-tor” con indumentaria de Luis XIV, parodiando su famosa frase con la de “L’Université c’est moi” (La Universidad soy yo).

Así se sintetizaba el absolutismo imperante en aquél entonces, pues el rector y algunos de sus solícitos empleados, al no contar con la capacidad y mucho menos con la razón necesarias para defenderse de nuestras acusaciones, pretendían fundir en una sola entidad su persona con la institución, para demostrar que al atacarlos a ellos estábamos atacando a ésta.

Por lo general funcionaba, pues tanto la población apática como la mayoría de los dóciles estudiantes y profesores -ya sea por comodidad o por carencia de consciencia crítica- aparentaban ignorar la represión a la que, sin miramientos, era sujeta cualquier voz que se apartara del son establecido por la batuta rectoril.

Recuerdo esto porque los actuales funcionarios de la institución continúan haciendo uso de ese subterfugio, pues vestigios de aquella intolerante autocracia se pueden encontrar en los mensajes del rector y del jefe del Departamento de Comunicación y Relaciones Públicas de la UAA publicados los días 26 de Febrero y 7 del presente mes en el Correo Ilustrado de este diario, en los que evidencian su porfía en el sentido de no querer darse cuenta de que los ataques -justificados o no- no son a la Universidad, sino al desempeño concreto de uno de sus funcionarios: el rector. 

 

Pensamiento Crítico vs Anonimato 

El solo hecho de que integrantes de la comunidad universitaria que por temor a represalias emplean el recurso tembloroso de un anónimo para publicar corruptelas demostrables, nos demuestra que en la institución subsisten grupos de poder enquistados que impiden a toda costa el pensamiento crítico, consustancial a la universidad, porque para que ésta sea real y no aparente no sólo debe permitirlo: tiene la obligación de cultivarlo; una institución que lleva el nombre de universidad en el papel, pero no es crítica ni tolerante en los hechos, no puede arrogarse, en estricto sentido, el título de universidad.

Esto es lo que el autoritarismo enquistado en la UAA ha estado produciendo desde su origen: ostracismo a todo aquél que no se doblegue a los caprichos de quienes, debiendo ser servidores de la voluntad universitaria, se consideran dueños de la institución y no vacilan en utilizar el porrismo cibernético para neutralizar con la misma cobardía el anonimato que reprueban, todo ante la pasividad de una parte mayoritaria de estudiantes y profesores timoratos, que incapaces de enfrentarse a la corrupción y la injusticia, actúan en simbiosis sadomasoquista al comportarse como siervos de aquellos, demostrando ambos que son cualquier cosa, menos universitarios.

Y es precisamente la posibilidad de que la parte menos viciada de los medrosos se convierta en valerosa consciencia crítica para dar la cara y firmar sus denuncias, lo que tiene seriamente preocupados a los detentadores del poder real en la UAA -obviamente no me refiero al rector- porque saben que podría significar el principio del fin de su despotismo basado en el engaño y la intimidación. Aguascalientes, México. América Latina.


Vídeo Recomendado


The Author

Netzahualcóyotl Aguilera R. E.

Netzahualcóyotl Aguilera R. E.

No Comment

¡Participa!