Economía

Ante estragos del capitalismo, es economía solidaria la mejor vía

“La democracia económica podría ser un hecho con una moneda alternativa”, afirmó Miguel Yasuyuki Hirota, maestro en ciencias sociales por la Universidad Tokyo, durante la sesión conferencia intitulada ‘Monedas Complementarias para el Desarrollo Económico Local’, que se llevó a cabo en el vestíbulo del Congreso del Estado. Las monedas complementarias son un sistema alternativo de comercio que se ha adoptado en diversas partes del globo, consistente en el intercambio de productos y servicios en una comunidad, sin necesidad de usar el dinero convencional; una suerte de trueque o multitrueque donde se le da valor simbólico a los productos de una red social.

Este modelo de economía paralela surge como una contestación a la crisis del sistema económico y monetario, que no da respuesta a las necesidades básicas de la sociedad, ocasionadas por el desempleo, el desabasto y la falta de dinero. Asimismo, la también conocida como moneda social tiene como objetivos fundamentales promover la relación entre personas de una misma comunidad, lograr una economía colaborativa, justa y ecológica, que promueva el consumo de productos locales. El sistema de monedas complementarias es aquél que podría ser implementado desde un barrio hasta un intercambio entre ciudades vecinas de diferentes países, como es el caso de San Diego y Tijuana donde hay intercambio diario de productos y servicios, así lo manifestó el especialista de la Universidad Tokyo en su intervención ante la comisión de fomento cooperativo y economía social.

.

Yasuyuki Hirota afirmó que la crisis que se está atravesando a nivel mundial es algo programado, debido al crecimiento desmedido e indefinido de las grandes corporaciones que buscan el máximo lucro, sin importar el medio ambiente, los recursos naturales y humanos. El estudioso japonés citó el caso del pueblo argentino, que de diciembre de 2001 a febrero de 2002 atravesó una severa crisis financiera, en la que la taza de desempleo llegó hasta el 23 por ciento, y crecieron considerablemente los índices de pobreza en aquel país sudamericano; además se aplicó la política del corralito a las familias argentinas, al restringir el retiro de dinero en efectivo de cuentas corrientes y de ahorro. Al no poder satisfacer sus necesidades por la falta de efectivo, los argentinos recurrieron a los clubes de trueque para intercambiar productos y servicios básicos. Actualmente siguen funcionando y se han extendido a lo largo del país.

Desde 1996 existe en la Ciudad de México la ‘Red Tlaloc’ que funciona con un vale denominado con el mismo nombre. La red integra a varias organizaciones sociales y públicas. Al respecto, el economista José Luis Gutiérrez Lozano comentó que ya se ha venido hablando del proyecto desde hacía cinco años y que se han hecho varias propuestas a nivel local, y que, al fin, la sociedad civil ya comienza a organizarse gracias a este tipo de propuestas. La fundación ‘Ahora’, organizadora de la conferencia, tiene varios proyectos al respecto como ‘Compartiendas’, que aglutina a un grupo de pequeñas empresas de diversa índole, fabricantes de galletas, miel, quesos, zapatos, aderezos, mermeladas y otros productos locales, creando una cultura del auto consumo, ocupación  y economía solidaria. Estas tiendas funcionan a partir de un catálogo virtual y el establecimiento de tiendas físicas en algunos puntos de la ciudad, permitiendo el comercio entre los miembros de la red, además de dar a conocer sus productos a otros consumidores.

Gutiérrez Lozano mencionó que es importante conocer el esquema presentado por el fundador del Laboratorio en línea de monedas Complementarias (Japón), Yasuyuki Hirota, que ha funcionado en al menos unos 5 mil casos de experiencias comunitarias, como lo fue el caso de Brasil, Estados Unidos y Canadá, entre otros. Y que así, son muchas las experiencias que están solucionando el grave problema mundial “del capitalismo rampante y enajenante, ése que viene y arrasa con las posibilidades y que es inherente al capitalismo”, dijo.  Así, manifestó que se debe detener la búsqueda de capital, a pesar de la inflación, y que dicho problema ha venido depredando no sólo las capacidades del medio ambiente, sino las necesidades humanas.

También hizo énfasis en que vivimos en un sistema injusto que tiene que solucionarse a través de una re-evolución de la economía hacia sistemas gestionados por la propia ciudadanía, y que la ponencia de Yasuyuki es un ejemplo de que están queriendo enseñar en varias partes del mundo con las experiencias, y que así se logrará que la nueva generación de microempresas genere una nueva conciencia como sociedad civil, bien organizada.

Para concluir, el diputado Gallo Camacho señaló que la idea de tener una moneda alternativa, bajo ese sistema, deberá de ser valorada para el apoyo a la sociedad civil, y que así como funciona en otros estados de la República, “no estaría mal” el fomento a éste tipo de programas.

Yasuyuki concluyó su gira por el país para trasladarse a España y Hamburgo, entre otros lugares, para seguir promocionando este proyecto financiero del que, aseguró, es muy efectivo y de gran utilidad para la ciudadanía; así, invitó a los interesados a acceder a su sitio http://www.olccjp.net/, en donde presenta diversos textos –en siete idiomas– sobre el tema


Vídeo Recomendado


The Author

ReporterosLJA

ReporterosLJA

No Comment

¡Participa!