Opinión

Las Drogas XI El cigarrillo,   La droga más mortífera

inguna droga -ni el alcohol, ni la morfina, ni la cocaína y ni siquiera la heroína- ni todas ellas juntas, provocan tanto daño como el cigarrillo que, aparte de ofrecer escasas ventajas en comparación con otras, es el más temible aliado de la señora de la guadaña, pues es “la primera causa de enfermedad, invalidez y muerte prematura” en todo el mundo. 

Y aunque la nicotina -principio activo del tabaco- es la sustancia más adictiva de todas las drogas psicotrópicas incluyendo el opio-, no es la única culpable en este desastre sanitario; de hecho, fumar puros fabricados con hojas naturales de tabaco es la forma menos perjudicial de consumir esta droga, seguida por la pipa. 

Hasta la primera mitad del siglo veinte, la mortalidad por consumo de tabaco era mínima; el problema empezó con la Segunda Guerra Mundial, cuando se industrializó en forma intensiva la producción de cigarrillos, con un tratamiento químico en el que se le agregan otros componentes.  

En efecto, “se han identificado más de 4 mil substancias nocivas en el humo del cigarrillo”, de las cuales “250 son tóxicas”, algunas de ellas directamente relacionadas “con la aparición de 29 enfermedades”, como “la gastritis, úlcera gastroduodenal, esofagitis por reflujo, hipertrofía de papilas gustativas,” desórdenes cerebrales, “bronquitis,” etc. 

Aparte de esos 250 componentes tóxicos, “unos 70 producen cáncer”. Entre aquellos, el más pernicioso es el alquitrán -como brea o chapopote- utilizado para evitar que el cigarrillo se apague; las substancias que desprende su combustión son la causa principal “del 85 por ciento de los cánceres” de pulmón, “de boca, lengua, laringe, esófago y páncreas”, pues multiplica por cinco la posibilidad de contraer esas enfermedades, comparada con el puro o la pipa. Por otra parte, también “multiplica por cuatro la probabilidad de padecer una enfermedad coronaria o cerebrovascular”.  

 

¿Y qué hace el gobierno?  

 

Ante este funesto panorama de salud pública que constituye la adicción al tabaco, ¿qué es lo que hace el gobierno aparte de exponerse a críticas mordaces como la del presidente de Estados Unidos, cuando compara al de México con el jefe de “los intocables” por la costosísima cuanto inútil “guerra frontal contra el narcotráfico”?  

A lo más que ha llegado -obligado por el “Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el control del tabaco”- es a la prohibición de fumar en espacios públicos cerrados.  

Pero quien quiera puede adquirir y consumir libremente el veneno que se le antoje -desde un cigarrillo suelto a los niños en la tienda de la esquina, hasta paquetes de cajetillas por toneladas- con la manga ancha con que el Estado permite -salvo hipócritas restricciones- la atractiva y engañosa publicidad mercantil, que tiene como blanco principal a los infantes -muchos de los cuales son adictos desde los 13 años-, los jóvenes y las mujeres de los países “del sur” -como eufemísticamente llaman al mundo subdesarrollado, donde se desprotege la salud del pueblo, por la corrupción que impera en la mayoría de sus gobiernos- y en el que muere más de un millón de personas -de los cinco millones que fallecen al año en todo el mundo -10 por minuto- por enfermedades asociadas al tabaquismo- y que son nada menos que la tercera parte “de la población mayor de 15 años”. “En México se estima que mueren diariamente entre 122 y 165 personas” por esta causa. 

“Si esos patrones continúan, para el 2020 se producirán 10 millones de decesos anuales, el doble de la cifra actual, y de ellos, 7 millones ocurrirán en países en vías de desarrollo”, mientras los grandes empresarios tabacaleros y sus cómplices -los funcionarios corruptos- se llenan los bolsillos de oro. 

Según el tratado internacional antes mencionado, el año próximo el gobierno mexicano deberá “prohibir la publicidad, la promoción y el patrocinio del consumo del tabaco”. A ver si es cierto…  

 

Su grado de dependencia  

 

Se maneja un índice para saber el grado de dependencia: si usted consume menos de 20 cigarrillos al día y fuma el primero media hora después de levantarse, su dependencia es leve; si consume más de 20 y fuma el primero antes de media hora después de levantarse, su dependencia es “moderada-intensa”. Cuéntele… 

(Continuará) n


Vídeo Recomendado


The Author

Netzahualcóyotl Aguilera R. E.

Netzahualcóyotl Aguilera R. E.

No Comment

¡Participa!