Deportes

No está ajeno el automovilismo, a crisis económica mundial que afecta al deporte

La crisis económica mundial que se desató en octubre pasado ha afectado a todos los sectores de le economía a nivel global, y el deporte profesional, por el gran negocio que representa, no se podía quedar fuera.  

En México, uno de los ejemplos es el futbol mexicano, en el que, durante 2009, no se realizarán contratos en dólares ante la volatilidad del tipo de cambio del peso. 

Pero uno de los deportes más golpeados a nivel mundial fue el automovilismo, principalmente en su máxima categoría, la Fórmula 1, en la que la situación financiera provocó la salida de varios patrocinadores, y la obligó a adoptar varios cambios en las reglas para poder disminuir los gastos, como la exigencia de que los motores duren varias carreras para economizar el costo y mantenimiento de los mismos. 

De igual manera, que se afectaran otras ramas del automovilismo era inevitable, al respecto, Jorge Moguel, director del equipo Red Baron-La Huerta de la Nascar Corona Series (NCS) en México, comenta que “sí nos ha afectado bastante, en cuestión de patrocinadores obviamente se han retraído bastante del campeonato”. 

Sin embargo, apuntó, “la exposición de NCS va en crecimiento”, añadiendo que en el caso de Red Baron-La Huerta, los patrocinadores prevalecen con el mismo entusiasmo. 

Sobre las consecuencias de la volátil paridad del peso-dólar en los equipos, debido a que una gran parte de sus insumos se adquieren con la moneda estadunidense, mencionó que “lo que hay que hacer es asumirlo verdad, porque no tenemos opción para comprar algunas partes en el país, entonces se ajustan los presupuestos para poder adquirir lo que se requiere en Estados Unidos”. 

Indicó que, al igual que en otras categorías, “hay algunas mejoras, hay algunos cambios en los reglamentos que nos permiten optimizar el uso de los recursos”, como la reducción del número de entrenamientos, a sólo uno oficial por carrera, “y eso también baja costos de los equipos”. 

Jorge Moguel señaló que la inversión de cada equipo por carrera, depende en gran medida de la situación del mismo, “habrá equipos que puedan hacer carreras con 60, 70 mil pesos, y habrá algunos equipos que gasten a lo mejor hasta 200 mil, 300 mil pesos por una carrera”, apuntando que factores que inciden en esto pueden ser el mantenimiento, la calidad de los mecánicos, “y de la suerte del piloto, entre que tronaran los motores o que tuvieran accidentes, que es una serie muy accidentada”. 

Indicó que, al haber concluido la temporada pasada en octubre de 2008, justo cuando iniciaba la crisis económica, ésta fue un factor a considerar en la planificación del serial 2009, “sin embargo, parece ser que estamos entre los grupos de personas que pensamos que, en medio de las crisis, es cuando hay que tener más empuje y tener más oportunidad de negocio”, ejemplificando el caso de Aguascalientes, “con un autódromo que se convierte en el mejor autódromo de Latinoamérica, en Tuxtla Gutiérrez también tienen un autódromo de primer nivel”, así como la incursión de varias empresas en el campeonato, sabedoras del escaparate que éste representa. 

Sobre la venta de entradas, dijo que hasta donde tenía información iba a buen ritmo, señalando que se mantuvieron los precios de 2008: 120 pesos por adulto, 60 para niño; agregando que esto se debe a los patrocinadores del campeonato, en una medida para ayudar a la economía de los fanáticos. 

Destacó que el equipo que él dirige, por el momento se abocará sólo a la NCS, aunque estarán analizando algunas opciones que se han presentado para la serie Nascar en Estados Unidos “y nos concentramos prácticamente en eso”. 

Por último, indicó que en el equipo Red Baron-La Huerta no se han visto obligados a reducir plantilla, debido a la “planeación y prevención de esto, la crisis no llegó de la noche a la mañana, llegó poco a poco, y nosotros fuimos planeando y preparando estos tiempos”.


Vídeo Recomendado


The Author

ReporterosLJA

ReporterosLJA

No Comment

¡Participa!