Opinión

¿Ya iniciaron las campañas?

l domingo por la mañana, estaba el de la pluma disfrutando del café de media tarde, cuando escuché el sonido insistente de varios automóviles que hacían sonar  su claxon alegremente. No le presté atención porque creí que se trataba de  jóvenes promocionando algún evento. Sin embargo la caravana parecía interminable y decidí observar de qué se trataba. ¡Grande fue mi sorpresa! Pues se trataba, de un acto de propaganda electoral a favor de Paty Muñoz, candidata del PRI a diputada federal por el III distrito. Y le digo que me quedé sorprendido, por que en mis dilatados años de participación política, los actos de propaganda electoral que he observado eran muy diferentes de los que se diseñan y ejecutan ahora.

Recordemos, apreciable lector, que en artículos anteriores, hemos comentado acerca de las nuevas reglas electorales en materia de propaganda, así como de las limitaciones que establecen las leyes electorales federales en cuanto al origen de los recursos para el financiamiento de las campañas y en cuanto a la fijación de limitados topes en los gastos de campaña.

Luego entonces, las leyes electorales hoy limitan y regulan las campañas a través de los medios masivos de comunicación, pero también limitan y regulan la colocación de elementos propagandísticos en el equipamiento urbano, a ello se debe, que hoy no observemos los característicos banderines y pendones que colgaban por pueblos y ciudades.

Un amigo a quien mucho aprecio, pero que es más bien despistado, me preguntaba hace unos días, – Oye Isidoro, ¿Y cuándo inician las campañas electorales? Es que no se ha visto mucho. Fue entonces que reflexioné, que quizá en la percepción ciudadana, los actos y elementos de la campaña electoral que hoy se desarrollan, no son tan notorios como antaño.

Estando por la zona de “La purísima” observé un sinnúmero de mantas con la imagen de David Vallìn, candidato a diputado federal por el II distrito, fijadas en domicilios particulares, a diferencia de otros tiempos en que se colocaban en postes. Un poco más allá en la glorieta “Del Quijote”, se desarrollaba un espectáculo en los cuatro cruceros que circundan esta glorieta: eran jóvenes que ondeaban banderas y portaban mantas promocionando al mismo candidato, mientras otros jóvenes entregaban a automovilistas y transeúntes trípticos promocionales.

Ciertamente, no todos los candidatos están respetando las nuevas reglas electorales. Es claramente observable, el derroche en el gasto por colocación y renta de espectaculares, cuyo costo es extremadamente elevado, que un par de partidos políticos realizan. También están esos enormes “pegotes” que podemos observar en los camiones de transporte público urbano. Sólo para que se dé una idea, el apreciable lector, el costo del diseño y la colocación  desde la estructura de un espectacular, cuesta en promedio 260 mil pesos; sume usted la renta diaria, y por lo que concierne a la rotulación y montaje de un anuncio en autobús el costo es promedio por unidad es de 8 mil pesos más la correspondiente renta mensual.

Como podrá percibir, apreciable lector, es fácil darse cuenta, de cuáles son los candidatos que le están apostando al cínico derroche, como medio para convencer al ciudadano de la bondad de su propuesta.

Por otro lado, están los medios de comunicación que la renovada ley electoral no previó regular: la internet y la telefonía celular. En cuanto a el primero, usted ha sido testigo de la estrategia de calumnia y descalificación orquestada desde el gobierno federal, por la cual, en un primer tiempo aparece en internet (medio no regulado) Germán Martínez, denostando al PRI abiertamente y en un segundo momento el PAN transmite por TV spots en los que atribuye al “Presidente” éxito (¿?) indiscutible en el control de la delincuencia organizada e invita a la población, más bien atemoriza a la población con “volver a ser” víctimas de ese flagelo.

¡En fin! Habrá mejor momento para regular los “huecos” legales que hoy se aprovechan para envilecer las campañas. Por el momento es preferible optar por realizar, por un acercamiento personal comunidad a comunidad y persona por persona, como la que realiza Carlos Estrada en el campo hidrocálido. Después de todo, no habrá campaña electoral que borre los malos antecedentes de candidato alguno. Ni habrá campaña que denoste el trabajo arduo y la capacidad probada de otro. n

Profesionista de origen campesino, activista social, catedrático y político

[email protected]


Vídeo Recomendado


The Author

Isidoro Arméndariz

Isidoro Arméndariz

No Comment

¡Participa!