Opinión

Las Elecciones (Segundo y último) Democracia Directa

Cada nuevo pretendo aportar sobre el tema del voto. Lo único que propongo a quienes no tengan definida su preferencia electoral, es que no lo desperdicien dejándolo en blanco o nulificándolo. Un voto de salva o que no apunta a un objetivo no beneficia en nada al pueblo; en cambio, el voto con contenido tiene dirección y, unificado, tiene poder.

Para tranquilidad de los teóricos de la política pude haber propuesto la expresión “democracia participativa”; escogí “Democracia Directa” porque es la que representa la idea utópica, la inalcanzable pero anhelada aspiración de deshacernos de la agotada “democracia representativa”: de esos falsos representantes que sólo han dejado confusión, corrupción e injusticia social y a los que hay que cerrar el acceso al poder absoluto.

Dicho de manera llana, “democracia directa” significa acabar con el mito de que el pueblo elige a sus representantes. La democracia interna en los partidos no existe. No sólo los candidatos “plurinominales” sino casi todos, son impuestos por la camarilla dueña de cada partido. El pueblo vota por candidatos impuestos de antemano.

Si los supuestos afiliados tuvieran qué conocer los documentos básicos, pagar una cuota y trabajar sin compensación alguna, esos “partidos” se desvanecerían sin dejar huella. Doce mil millones de pesos[1] (equivalentes al ingreso bruto anual del estado de Aguascalientes)[2] es el costo de la presente campaña nacional; la costeamos todos los ciudadanos con nuestros impuestos y esto es sólo parte del negocio de la partidocracia, porque sus gerentes cuentan, además, con dádivas de potentados a quienes principalmente servirán.

 

¿Qué hacer?

 

OBLIGUEMOS AL IFE A CONTAR BIEN. Para acabar con la engañosa imagen de democracia que proyecta al excluir de su contabilidad a la mayoría que se abstiene de votar -calificando así la ineptitud del gobierno- y al excluir también los votos nulos y los ejercidos por otros candidatos. ¡Hagámoslo!

A LA CALLE QUIEN NO SIRVA. El IFE exige plataformas de campaña a las que jamás hace seguimiento alguno. Para no tener que soportar y mantener las torpezas, caprichos, burlas e inmoralidades de nuestros “representantes” durante todo el periodo de gestión, debemos establecer el mecanismo necesario para separar de su cargo a cualquier “servidor” incongruente y/o que no demuestre su competencia en un término perentorio, mediante una evaluación rigurosa de sus promesas de campaña. Si a eso se le quiere llamar revocación de mandato llámesele así o como se quiera, pero ¡hagámoslo!

QUE NADIE REFORME LA CONSTITUCIÓN SIN NUESTRA AUTORIZACIÓN DIRECTA. Llámese referéndum, plebiscito o como se desee a ese mecanismo, pero ¡hagámoslo también!

No queda espacio para contabilizar las tremendas fallas del sistema representativo: flacidez cómplice ante violaciones de normas electorales (IFE marrullero), inmoralidad judicial (en la que es campeón el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación), burocracia (gobierno del papeleo) demagogia (gobierno de la adulación), abuso de poder, corrupción, nepotismo (gobierno de los parientes), cleptocracia (gobierno del saqueo), desinformación, malformación educativa, etc.

Tampoco para señalar otras metas a conquistar como la reducción de puestos inútiles y salarios faraónicos, eliminación de privilegios e inmunidades, etc.

Si no actuamos responsablemente sólo nos quedaría esperar, resignados, a que la acumulación de crisis de toda índole provocadas por inmorales, traidores e ineptos traiga el mensaje de hambre y peste, para que la protesta violenta sea la invitación deseada por el imperio para “justificar” una intervención más con el pretexto de defender su “seguridad nacional”.

En fin: señalar un nuevo camino para resolver en forma radical pero pacífica el grave problema en que se debate la nación no es nada fácil, pero tiene que hacerse ya y bien.

No desperdiciemos nuestro poder. Unámonos. Protestemos con propuesta.

Votemos por “Democracia Directa” en el espacio destinado a “otros candidatos”. n

 

[1] “El costo de las elecciones” Diario El Economista, México, D. F., 8 de junio 2009. http://eleconomista.com.mx/notas-impreso/termometro-financiero/2009/06/07/costo-las-elecciones

[2] INEGI. Ingresos brutos del estado de Aguascalientes, 2007 http://www.inegi.org.mx/est/contenidos/espanol/soc/int/nav/aee/08/ags/c01_23.xls


Vídeo Recomendado


The Author

Netzahualcóyotl Aguilera R. E.

Netzahualcóyotl Aguilera R. E.

No Comment

¡Participa!