Opinión

Ñoño, el candidato

En su segunda entrega como colaborador de La Jornada Aguascalientes (27/05/2009), el diputado Jesús Martínez González, con la soberbia y arrogancia que caracteriza a los dirigentes panistas, descalifica y menosprecia a los candidatos de los otros partidos políticos. Sin embargo, por más que trate de fingir ignorancia o de ser políticamente correcto, se anota un autogol, pues para nadie es novedad que los “títeres y marionetas” de esta contienda electoral juegan con la camiseta blanquiazul. Por lo menos tres de ellos -dos de mayoría relativa y una plurinominal- fueron impuestos por la ejecutiva bendición del aspirante a Judas del panismo local (“poderoso caballero…”), decisión que fue sumisamente asumida por la dirigencia estatal.

Afirma el diputado Martínez que “a diferencia del Partido Acción Nacional, los demás (partidos) demuestran poca seriedad y ética postulando a candidatos sin vocación o conocimiento sobre las leyes que rigen al país”. Y ya encarrerado en la simulación, impulsado por la mano que paga y mueve los hilos de la marioneta, se deja ir a fondo hasta topar pared, pues agrega que “los candidatos de Acción Nacional son serios y dignos aspirantes a ocupar el cargo de diputados federales ya que tienen amplia experiencia y conocimiento sobre el trabajo legislativo”. ¿Será? Mejor cuéntenos una de vaqueros. 

 

¿Cuál es la trayectoria, experiencia y conocimiento del trabajo legislativo de Raúl Cuadra, mago de las finanzas necaxistas? ¿Qué hechos, como funcionario público, respaldan su seriedad y dignidad como para aspirar a (fingir) representar los intereses ciudadanos de los aguascalentenses? Su formación profesional como Contador Público se la debe a una universidad pública, la Universidad Autónoma de Aguascalientes (con el generoso agradecimiento y la desinteresada solidaridad de este tipo de egresados, nuestra máxima casa de estudios no requiere de ordenamientos legislativos que garanticen su crecimiento y desarrollo). Esa formación universitaria le proporcionó herramientas para incursionar, primero en la empresa privada, y después para ser reclutado como funcionario público en las filas del incipiente luisarmandismo: tesorero del H. Ayuntamiento de Aguascalientes (1999-2001), cofundador del Patronato de Fomento al Futbol A.C., luego Secretario de Finanzas del gobierno del estado (2004-2009), ahora flamante candidato a diputado federal, precandidato del gobernador a sucederlo (virrey no pone virrey) y como buen patiño, para abonar su seriedad y dignidad, objeto de las bromas de su valedor (“como Secretario de Hacienda sería magnífico, porque habría más peso de Aguascalientes”).

Como especialista “en impuestos y con amplia trayectoria en materia de finanzas públicas” (Jesús Martínez dixit, y si no lo creen pregúntenle a los constructores y empresarios locales) Raúl Cuadra ha sido pieza fundamental y ejecutor financiero de los proyectos de Luis Armando Reynoso Femat: desde la creación del Patronato de Fomento al Futbol, la apropiación del Estadio Municipal, la donación de la Casa-club, la llegada y descenso del Necaxa, la venta forzada de palcos, la compra encubierta de publicidad fija en el estadio por parte de las dependencias de gobierno, hasta la creación del ISN y el millonario préstamo al susodicho patronato, el Proyecto Peñuelas, la pista Nascar, el proyecto Arena, la contratación de la millonaria deuda pública, la reducción del presupuesto universitario, la casi nula inversión en desarrollo científico y tecnológico del Concytea, el sub-ejercicio del gasto y la inversión en seguridad pública, los estratosféricos salarios de los funcionarios públicos -empezando por el salario del gobernador, el encubrimiento de los boquetes financieros en el IEA (remember Miguel Ángel Ochoa) y otras muchas linduras por el estilo.  

Para la sumisa obediencia partidista del diputado Jesús Martínez, todos estos proyectos, sin duda proyectos trascendentes de políticas públicas que beneficiaron a la sociedad toda, dizque avalan la vocación, la seriedad, la experiencia, la trayectoria legislativa y la Acción Responsable de Raúl Cuadra, candidato que les fue impuesto por el gobernador, vivo ejemplo de la Gente Buena que sí Cumple! Aunque resulta ocioso preguntar a quién le cumple.

Lo cierto es que la realidad es muy otra, muy distinta. Ni vocación, ni seriedad ni experiencia legislativa. El hoy aspirante a legislador federal por el segundo distrito es un candidato ñoño, es decir, si el diccionario no miente, “una persona sumamente apocada y de corto ingenio”; un fiel ejecutor de los movimientos que le dicta la mano que mueve los hilos, que no es otro sino el amo de la marioneta.

Es todo por hoy, dejamos para otra ocasión hablar de las candidaturas ligeras y picantes, esas que sólo sirven para amenizar la conversación, es decir, de las candidaturas chilindrinas.  

Pilón. ¿Votarías por un candidato que está pidiendo tu voto y cuya flaca seriedad no le impide abandonar el compromiso dizque contraído contigo y pensar ya en el siguiente cargo que le dicta su jefe?

The Author

Enriquerodriguez

Enriquerodriguez

No Comment

¡Participa!