Opinión

“GOD SAVE the £ and the $ USD!”

¡Que Dios salve la Libra Esterlina y al Dólar! La sonora carcajada que escuchó el secretario de Estado del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, dirigiéndose a  estudiantes de economía de la universidad de Beijing, el pasado 6 de junio, al explicar que los chinos habían hecho una buena elección invirtiendo sus activos en bonos del tesoro y en USD; aunado al gran escepticismo que los analistas europeos siguen mostrando acerca de la recuperación económica del mundo globalizado después del estruendoso colapso, el septiembre negro de 2008, (comenté al 31 de enero, las borrascosas predicciones que emitió el prestigioso Boletín (GEAB), Global Europe Anticipation Bulletin, que publica el llamado Laboratorio Europeo de Anticipación Política, LEAP/E2020). Ambos hechos nos hacen pensar seriamente que los nubarrones económicos para el mundo son más densos y extensos de lo que pensábamos. Postura contradicha únicamente por el “optimismo” de poderosos medios masivos de comunicación y principalmente los gobiernos de los Estados Unidos de Norteamérica y del Reino Unido que ya anticipan un repunte. México con el presidente Calderón no se queda a la zaga.

La reacción al unísono de los estudiantes chinos indica con meridiana claridad que, en vísperas del verano de 2009, a una con el sondeo realizado a 23 economistas chinos publicado el día de la llegada de Timothy Geithner a Pekín, juzga a los activos estadounidenses como « riesgosos » (fuente: Xinhuanet, 31/05/2009). Este estallido de risa equivale, según el LEAP/E2020, a una larga demostración que China no se siente «atrapada» en la trampa del USD y que sus autoridades saben exactamente a qué atenerse sobre la evolución del billete verde y los T-bonds. El juicio negativo de los europeos sobre las perspectivas estadounidenses compacta a una muy fuerte mayoría (81 %): Estados Unidos no llegará a pedir prestado las sumas necesarias para el financiamiento de su déficit en 2009. Y pronostican la continuidad de la profundización de la crisis, que originará en los meses de septiembre/octubre de 2009 convulsiones históricas. Aunque aceptan un impacto desigual a regiones del mundo; así, Europa, Rusia, China y Japón son algunos de los actores colectivos que pueden asegurar que la implosión en curso de la potencia dominante de estas últimas décadas, los Estados Unidos, no conduzca al planeta a una catástrofe.

Esta misma fuente GEAB, en su número 36º, 18 de junio de 2009, anticipa el siguiente escenario mundial: – Se trata de tres olas particularmente destructivas para el tejido socioeconómico que convergerán durante el verano de 2009, reflejando la prosecución del agravamiento de la crisis y arrastrando trastornos históricos desde finales del verano de 2009, en particular situaciones de cesación de pago de Estados Unidos y del Reino unido, ambos núcleo del sistema global en crisis:

1. La ola del desempleo masivo: tres fechas de impacto que varían según que los países sean de América, Europa, Asia, Medio Oriente o África. 2. La ola de las quiebras en serie: empresas, bancos, inmobiliarias, Estados, regiones, ciudades. 3. La ola de la crisis terminal del USD, de la Libra y el retorno de la inflación. Su explicación: – Estas tres olas no son sucesivas como esas olas monstruosas llamadas «tres hermanas» aunque igualmente destructivas; son mucho más peligrosas porque son simultáneas, asincrónicas y no paralelas. Por eso su impacto sobre el sistema mundial es generador de desarticulación al alcanzarlo bajo diversos ángulos, diferentes velocidades, con fuerzas variables.

Escepticismo que eclipsa la clásica claridad y distinción cartesiana: – La única certeza en este estadio, es que el sistema internacional jamás fue tan débil y desprovisto frente a tal situación: la reforma del FMI y de las instituciones de gobernanza mundial anunciada en G20 de Londres es letra muerta, el G8 se parece cada vez más a un club moribundo respecto al cual todos se preguntan para qué puede servir ahora, el liderazgo estadounidense ya no es más que la sombra de sí mismo intentando desesperadamente conservar compradores paras sus bonos del tesoro, el sistema monetario mundial está en total desintegración, con los rusos y los chinos particularmente que aceleran su juego para situarse en la era Post-Dólar.

Sigue el corte de bisturí: – Las empresas no ven ninguna mejora en el horizonte y aumentan sus despidos. No olvidemos que México ocupa el 9º lugar entre los 15 países mayores exportadores del mundo, después de Gran Bretaña y Hong Kong, con el achicamiento de exportaciones del -26 por ciento, atrás de estos dos países con -32 y -27 por ciento respectivamente; estimado a febrero de 2009. De superar esta coyuntura, se instaurará un « nuevo Dólar » destinado a remediar brutalmente el problema de la cesación de pagos y la fuga masiva de capitales de Estados Unidos. Y, como canta Charles Aznavour ¡Et pour tant! Para los cientos de millones de habitantes de América, Europa, de Asia y África, el verano 2009 será una terrible transición hacia un empobrecimiento duradero debido a la pérdida de su empleo sin perspectiva de encontrar uno antes de dos, tres o cuatro años; o debido a la evaporación de sus economías colocadas directamente en el mercado bursátil, en los fondos de jubilación por capitalización o de las colocaciones bancarias atadas a la bolsa o nominadas en USD o en libra británica; o bien debido a su inversión en las empresas empujadas a esperar desesperadamente una calma que no vendrá por mucho tiempo

[email protected]


Vídeo Recomendado


The Author

Francisco Javier Chávez Santillán

Francisco Javier Chávez Santillán

No Comment

¡Participa!