Opinión

No nos acostumbremos

No nos acostumbremos. A que los espacios que debieran servir para el cuidado de los bebés sean vendidos al mejor postor, sin importar su calidad moral o investigar su preparación en la materia. No nos acostumbremos a que el contenido de las campañas electorales se caracterice por señalamientos y acusaciones sin fundamento por encima de las propuestas.

No nos acostumbremos a que cada semana aparezcan personas ejecutadas con signos de tortura; a que las noticias de corrupción y malos manejos por parte de quienes debieran protegernos se vuelvan cotidianas.

No nos acostumbremos a que el futbol, uno de los deportes que cuentan con mayores recursos económicos en el país, y que sostiene tantas esperanzas dé tan pobres resultados; a que un deportista de ‘alto rendimiento’ compita en estado de ebriedad y se doblen las normas para no castigarlo.

Finalmente, no nos acostumbremos a que esos problemas permeen en la sociedad, a que los automovilistas no respeten a los peatones ni las más elementales normas de vialidad; que las personas discapacitadas no cuenten con espacios adecuados para su movilidad, o que el transporte público no cuente con equipamiento acorde al precio que pagamos. No nos acostumbremos a ir perdiendo cualquier rastro de civilidad.

Es al hacer reflexión de estas cuestiones, que en mi mente detona la importancia de un proyecto como La Jornada Aguascalientes, el cual, desde su inicio se ha abocado un objetivo fundamental, que ya se ha mencionado antes en estas páginas: la construcción de ciudadanía.

Y es que esta ha sido una característica fundamental de La Jornada Aguascalientes, ya sea otorgándole voz a  aquellos que no la tienen, denunciando las acciones que sean éticamente reprobables para cualquier persona que tenga un deber con la ciudadanía, ya sea  porque fue ésta la que ahí lo puso, o simplemente porque manejan recursos generados por la sociedad misma; o solicitando la rendición de cuentas cuando alguien no cumpla de manera correcta con sus funciones.

La Jornada Aguascalientes se ha abocado a estos aspectos, a la vez que ha manejado de una manera crítica y analítica la cotidianeidad de lo que sucede en nuestro estado, es por eso y por el resultado del trabajo del equipo que la conforma, que en mi opinión, cada día va logrando subir un peldaño en la sociedad aguascalentense, la cual empieza a adoptarla de mejor manera.

Es un proyecto que me ha permitido madurar de una manera maravillosa y a un ritmo que yo mismo hubiera creído insospechable hace seis meses y medio, cuando llegué a esta casa editorial –mi casa-.

El día de hoy abandono este proyecto por cuestiones estrictamente personales, consecuencia de un proyecto de vida planeado aún antes de llegar aquí; no me queda más que agradecimiento para mis amigos, Jorge Álvarez y Francisco Aguirre, quienes me dieron la oportunidad de integrarme a este lugar, aún a pesar de la poca experiencia con la que contaba, y apostando por lo que creían que podía aportar.

Definitivamente una de las razones por las que La Jornada Aguascalientes ha tenido este nivel de crecimiento y madurez, se debe a la frescura de su equipo de trabajo, consecuencia de una apuesta por la juventud, que le ha traído excelentes dividendos a esta empresa, a la vez  que, y estoy seguro de ello, crea las mejores condiciones laborales.

De igual manera me voy agradecido con todas las personas que forman y formaron parte de este proyecto, los que estaban aquí cuando yo llegué y se convirtieron en mis primeros maestros, así como los que están ahora que me voy y han sido igualmente una valiosa fuente de aprendizaje, en todos los rubros del periódico –redacción, administración, maquetación, distribución, mercadotecnia, etc.-.

También es justo agradecer a todos los amigos y personas que conocí en el en el desempeño de mis labores, y que al paso de los días se convirtieron en buenos compañeros y amigos, son varios y no los nombro porque sería injusto que olvidara a alguno, ellos saben quiénes son.

Estoy seguro que La Jornada Aguascalientes seguirá en esta línea ascendente en cuanto a calidad y sanidad propia, la semilla en la sociedad ya está plantada, y los frutos van cosechándose poco a poco, yo la seguiré muy de cerca, seguro de que pronto, muy pronto logrará ese posicionamiento definitivo, que la colocará como la mejor y más completa opción informativa en Aguascalientes.

Por lo pronto, yo me hago a un lado, a la espera que de que si algún día debiera de regresar, lo haré al periódico más leído en Aguascalientes, por su calidad, su compromiso ético con la sociedad y porque logró su objetivo, construir ciudadanía. Por eso, no nos acostumbremos a lo que los demás nos quieren dar, nos merecemos más y apenas empezamos a darnos cuenta de ello.


Vídeo Recomendado


The Author

Enriquerodriguez

Enriquerodriguez

No Comment

¡Participa!