Opinión

Guardagujas ¡en horabuena y larga vida!

El sábado pasado los lectores de La Jornada Aguascalientes fuimos partícipes de un agradable y prometedor acontecimiento periodístico, pues apareció su nuevo suplemento cultural Guardagujas, que bajo la batuta de Edilbeto Aldán y Joel Grijalva (editores), mes con mes nos ofrecerá en ocho páginas una rica y necesaria pausa de ocio literario y artístico; paréntesis más disfrutable y placentero si su lectura la acompañamos de una humeante taza de buen café. Estoy cierto y seguro de que tendrá una larga vida, una excelente recepción y un mejor diálogo e interlocución con todos sus lectores, ya que pronto será un referente necesario en nuestro ámbito local. Un auténtico suplemento cultural, es decir, crítico, independiente, plural, polémico y dialogante, formador de conciencias.andarines de la burocracia estatal deciden sacrificar a los más desprotegidos y excluidos de la nómina oficial. Benditos sean. Rorro ¿qué tal la Feria de Durango?

Todos los universitarios, y si no todos por lo menos los estudiantes y maestros de humanidades y ciencias sociales, deberíamos ser lectores asiduos de los suplementos y las revistas culturales, así como espectadores y consumidores recurrentes de toda la oferta cultural disponible (cine, teatro, música, artes plásticas, danza, literatura, gastronomía, etc.) Ser lectores, espectadores, consumidores y creadores de arte y cultura proporciona un bagaje intelectual de suyo importante e indispensable para ser mejores como seres humanos, integrales en lo individual y como comunidad, y así hacer frente con mejores herramientas a los retos y desafíos que nos impone nuestra cada vez más frenética y enajenante realidad.  

Para algunos integrantes de nuestra generación, una parte importante de nuestra formación como sociólogos e historiadores, y como lectores profesionales (que debería ser un requisito mínimo de egreso en ciencias sociales) se nutrió de las revistas y los suplementos culturales que a lo largo de las últimas cuatro décadas han circulado en nuestro país. Desde el legendario suplemento de la revista Siempre!, llamado La cultura en México, dirigido primero por Fernando Benítez, y luego por Carlos Monsiváis (que suelta la estafeta en 1987), hasta que le perdimos la pista cuando lo comandaba el buen Paco Ignacio Taibo II.  

Lo mismo disfrutamos la revista Plural, fundada en 1971 a iniciativa conjunta de Octavio Paz (ávido de ejercer la crítica) y de Julio Scherer, hasta 1976 cuando el golpe del halcón Luis Echeverría contra Excélsior y Scherer canceló el proyecto, sin imaginar nunca que con ello daría origen a las revistas Vuelta y Proceso. Los poetas y ensayistas liberales (en el buen sentido de la palabra, libertarios) más importantes del mundo estaban en la nómina de escritores de Vuelta. Cuatro meses después de la muerte del poeta nobel, Vuelta desapareció en agosto de 1998. Desde entonces, la profunda crítica cultural, política y social en México descansa en Paz.  

Fernando Benítez, sinónimo de suplementos culturales, después de La cultura en México, fundó, dirigió y dio vida a Sábado (de unomásuno, 1979) y La Jornada Semanal (1983), que luego le darían su toque personal el irreverente e iconoclasta Roger Bartra, el genial mexicano globalizado y necaxista por antonomasia (que no es lo mismo que luisarmandista, defraudador de expectativas populares) Juan Villoro y el provinciano, laguense universal, escritor y poeta Hugo Gutiérrez Vega.  

Desde 1978 disfrutamos de la polémica y contraste revista Nexos, de Enrique Florescano, Héctor Aguilar Camín, Rafel Pérez Gay y José Woldenberg, contraparte cultural y política de Octavo Paz y la revista Vuelta. No por chayotera menos importante en el terreno literario y ensayístico. En 1980-1981, la única, importante y máxima aportación que ha dado la izquierda mexicana (el auténtico PC Mexicano) en este terreno, la revista mensual El Machete, dirigida por el antropólogo e intelectual outsider (por lo menos en ese entonces) Roger Bartra; una auténtica bocanada de aire fresco. Que se extraña. Ahora sólo tenemos Ortegas, Naranjos, Alférez y Noroñas.  

Y así, con el correr de los años hemos visto aparecer, entre otros, al suplemento cultural El Búho (1985), comandado por René Avilés Fabila, del periódico Excélsior, que luego daría origen a una revista; al suplemento del diario Reforma llamado El Ángel, lo mismo que al Con/fabulario de El Universal (de muy corta vida) y al magnífico suplemento Laberinto del periódico Milenio, entre algunos otros suplementos y revistas culturales que nos han formado. Sin olvidar, por supuesto, les guste o no, a la revista Letras libres (desde 1999) de Enrique Krauze.

En Asunción de Tierracaliente podemos remontarnos al mítico suplemento cultural El Unicornio, iniciativa de Jesús Gómez Serrano y que llenó las expectativas culturales y científico-sociales de la década de los 80’s (1982-1990), la revista institucional Espacios/Cultura y sociedad (1990-1998), también idea original de Gómez Serrano, la revista literaria Talleres del ICA, la imprescindible revista universitaria, impulsora de nuevos talentos, Tierra baldía, del incansable Eduardo López; el suplemento dominical Ananke, de Arlette Luévano y Página 24, así como las revistas institucionales Vertiente de la UAA y la estupenda Parteaguas de Gustavo Vázquez Lozano, ejemplo de calidad en diseño y contenidos.

Así pues, bienvenidos, en horabuena y larga vida para Guardagujas, de Edilberto Aldán y Joel Grijalva, y para La Jornada Aguascalientes que sigue marcando la agenda importante de Asunción de Tierracaliente.

Pilón. En vez de renunciar al sobresueldo por riesgo laboral (trabajo muy riesgoso de suyo, no se vayan a desgastar), los mdonde


Vídeo Recomendado


The Author

Enriquerodriguez

Enriquerodriguez

No Comment

¡Participa!