Opinión

¿No pasa nada?

En las últimas dos semanas nos hemos enterado, por reportes de la Auditoría Superior de la Federación, de cómo en el bienio 2006-2007, es decir, en el último de Vicente Fox y en el primero de Felipe Calderón, se esfumaron 37 mil millones de pesos derivados de préstamos del extranjero y otras cuentas disponibles y no pasó absolutamente nada; de cómo, también en el 2007, se descarriaron como obsequios y propinas a varios sindicatos otros 30 mil 879 millones de pesos y tampoco pasó absolutamente nada; de cómo en el primer semestre del presente año se subejercieron 7 mil 500 millones de pesos y no ha pasado absolutamente nada. 

Más de 74 mil millones de pesos cuyo destino es totalmente opaco, por no decir que obscuro, y no pasa absolutamente nada, como si hubiéramos perdido el botón de una camisa. 

Asimismo, nos pusieron al corriente de cómo, cínicamente, el secretario particular de Elba Esther Gordillo, Alonso Lujambio, recortó 800 millones de pesos a las universidades públicas del país y de cómo están rasurando las becas del Conacyt y definitivamente no pasa nada. 

Y así como estos botones de muestra señalados, hay otros varios incluso a nivel estatal. Pensemos tan sólo en la opacidad que envuelve a la utilización que se le ha dado a los millonarios préstamos adquiridos por el gobierno del estado y al uso que se le ha procurado imponer a los recursos del FIADE. ¿Y qué ha pasado? ¿Quién paga los viáticos de Diego Lanas? ¿Quién pagó los honorarios de Raúl DiBlasio y los costos de apertura del aeropuerto a altas horas de la madrugada del 16 de agosto? 

¿Cuál es el saldo del préstamo al Necaxa? ¿Realmente se necesita esquilmar el salario de los empleados de gobierno? ¿Cuáles son y dónde están los 10 bachilleratos inaugurados recientemente? ¿Qué pasó con las irregularidades detectadas por la misma Auditoría Superior de la Federación en las cuentas públicas del Instituto de Educación de Aguascalientes para el año fiscal 2007? ¿Cómo se solventaron, qué pasó después? Nadie sabe, nadie supo, a nadie le interesa. 

Bien lo señaló ayer Arnaldo Córdova en su columna dominical: en nuestro país “podemos saber que los funcionarios públicos y los políticos se roban el dinero del pueblo, pero no tenemos a la mano ningún medio que llame a responsabilidades y sean castigados los ladrones”. 

La prensa va dejando huella, registro, memoria de un imponente saqueo en un país lleno de mentiras y donde nunca pasa nada. 

¿De veras no pasa nada? Para los que se sienten intocables y dueños de este país, es decir para las cúpulas políticas, empresariales y mediáticas (el presidente, los lideres de los partidos, los miembros del gabinete, los jueces, los legisladores, los gobernadores, los dueños de Televisa y TV Azteca, los banqueros y los barones empresariales) no pasa nada: tienen un cheque en blanco para eso y más. 

Para ellos, para “los de arriba”, los problemas del país son un invento y creación de una bola de “amargados” (léase periodistas, reporteros y uno que  otro opinador) que tienen cabida en alguno que otro medio. 

Con justa razón dice la socióloga y novelista Sara Sefcovich que en México existe “una tendencia a culpar de los males del país a quienes hablan de ellos, como si las palabras no recogieran la realidad sino que la crearan”. Esa es la percepción de “los de arriba”. Si ya fallaron en el diagnóstico de su “catarrito”, pues entonces que con su PAN se lo coman. 

Y para “los de abajo”, para “los olvidados”, para aquellos que encarnan la pobreza como un “mito genial”, ¿tampoco pasa nada? 

¿Los millones de ciudadanos que, a causa de la corrupción política y los recortes presupuestales son arrojados año con año a las filas del desempleo no terminarán como carne de cañón del crimen organizado y el narcotráfico?  ¿Los miles de jóvenes que año con año son expulsados de las aulas, condenados a buscar empleo sin encontrarlo, forzados “a buscar algo… aunque sea de payaso”, no terminarán con su vida siendo alistados como sicarios, soplones, burreros y menudistas de los cárteles de la droga? ¿No se estará gestando en el tejido social de este México profundo y soterrado, de este México bronco, la celebración del Bicentenario con un estallido social? ¿Irá a ser realmente una desagradable sorpresa que el México humillado levante la voz diciendo ¡Ya basta, cabrones!? Ya veremos. 

Hace doscientos sesenta días, el editorial de La Jornada Aguascalientes afirmaba que su proyecto esencial era, y sigue siendo, contribuir a “construir ciudadanía”, apostando y comprometiendo su ejercicio ético y periodístico con los valores de la transparencia, la responsabilidad y la justicia. 

Por eso y “porque alguien tiene que decirlo”, algunos de los que aquí escribimos seguiremos, como cuchillito de palo, demandando transparencia y rendición de cuentas. Aunque duela y digan que no sucede nada. Realmente, ¿no pasa nada? 

Pilón. No le busquen chichis a las culebras.


Vídeo Recomendado


The Author

Enriquerodriguez

Enriquerodriguez

No Comment

¡Participa!