Opinión

Love story

En días pasados, leyendo la prensa local, me llamó la atención una nota que daba cuenta de la decepción que abriga la cúpula empresarial hidrocálida con respecto a los flamantes diputados federales que hoy dizque la representan; esta élite económica se siente engañada, traicionada, ninguneada.  

Textualmente, la nota de El Heraldo dice así: “La iniciativa privada
de Aguascalientes se siente engañada por sus representantes populares y
aun sin conocer cómo quedará el paquete fiscal para el 2010, hay la
certeza de que los partidos políticos y el Poder Ejecutivo van a
anteponer sus intereses y relegar los de la sociedad, con la
negociación por sus posiciones.

“El presidente de la Comisión de Desarrollo Empresarial de la
Coparmex, José Ángel González Serna, manifestó que otra vez la
iniciativa privada fue engañada por los candidatos en campaña, porque
faltaron a su promesa de trabajar por el bienestar de la sociedad” (las
negritas son mías).

Pienso que los empresarios no deberían sentirse ni decepcionados ni
engañados, pues no se podía esperar otra cosa de ellos. Dice la
sabiduría popular que sobre aviso no hay engaño. Y los empresarios (por
lo menos sus cúpulas) conocían bien los antecedentes de quienes ahora
dizque los representan en la cámara federal. Raúl Cuadra, el hoy
diputado federal y precandidato del gobernador a sucederlo, fue el
secretario de finanzas que instrumentó la política fiscal local, con el
famoso ISN, los millonarios empréstitos y el nunca bien querido y
ponderado FIADE, el mismo fideicomiso que otorgó 98 millones de pesos
al Necaxa y otros tantos al galancito de moda Diego Luna (despilfarros
cuya suma hubiera sido suficiente para evitar los injustos y criminales
descuentos a la nómina de los empleados estatales; obviamente, estos
descuentos disminuirán el consumo de miles de empleados, 30 millones de
pesos menos en ventas de los empresarios locales). ¿Qué hicieron los
líderes empresariales para evitar estas deformaciones de la política
fiscal? Casi nada, tímidas insinuaciones de descontento. Después de un
enérgico golpe de mesa por parte de la autoridad, no les quedó otra que
agacharse y ceder, avalar. Y luego, en las pasadas elecciones, votar
otra vez por sus propios verdugos. Entonces ¿por qué ahora se quejan y
alzan la voz? Sencillo: el que no chilla no mama.       

Más tardó  el directivo de la Coparmex en levantar la voz, que el
presidente del PAN en hacer una rápida evaluación de los daños
colaterales y mostrarles la zanahoria a los empresarios locales. Al día
siguiente, Arturo González Estrada anunció que “Por lo menos un par de
empresarios reconocidos en la entidad participarán bajo las siglas del
PAN en la contienda 2010, buscando curules y con ello una trinchera
para aportar talento, experiencia y soluciones a la problemática que
enfrenta la sociedad” (El Heraldo, 27/IX/2009). Ya lo anunció. Sobre
aviso no hay engaño. Los van a maicear, los van a marear dándoles dos
pesos p’al chivo.

Actualmente es un lugar común decir que la política y los políticos
están totalmente desacreditados, que no son de fiar. Habría que agregar
a este lugar común a los empresarios. Pues lo cierto es que el gobierno
y las cúpulas empresariales cohabitan indecentemente. Dicen los que
saben, que la política es como el matrimonio: conflicto y negociación.
Y los políticos (funcionarios de gobierno, legisladores y partidos) y
los empresarios viven un maridaje, peor aún, un romántico amasiato que
por más esfuerzos ridículos que hacen, no logra quedar oculto para la
sociedad. Pueblo chico, infierno grande. Conflictos de mentiras con
verdaderas negociaciones.

También dicen por ahí, que el matrimonio es una patología y la
separación una forma de alivio. Entonces no abriguemos muchas
esperanzas, el amasiato va para largo. Como la moral de nuestros
empresarios es muy conservadora y persignada, luego por eso mismo se
oponen al divorcio. Resulta obvio que los intereses de ambos (de los
políticos y los empresarios) impedirán un final como el Michael Douglas
y Glenn Close, es decir, terminar en una peligrosa atracción fatal.  

Como ciudadanos ¿seguiremos siendo simples espectadores de esta love story?  

Pilón. ¿Quieren más pilón que otro 2 por ciento más de impuesto al consumo?


Vídeo Recomendado


The Author

Enriquerodriguez

Enriquerodriguez

No Comment

¡Participa!