Opinión

¿Y el SNTE cuándo?

an, circo y palo. La noche del sábado, cuando medio país festejaba el triunfo de la selección mexicana sobre su contraparte salvadoreña, garantizando así las multimillonarias ganancias de Televisa y TV Azteca en el próximo mundial de Sudáfrica, la policía federal y el ejército tomaron por asalto las instalaciones de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro. Una hora después, mediante una edición extraordinaria del Diario Oficial de la Federación, Felipe Calderón Hinojosa decretaba la “extinción” de la empresa paraestatal. El argumento: “su comprobada ineficiencia operativa y financiera”, lesiva a la economía nacional y al interés público. Sabadazo y palo dado, ni dios ni el SME los quitan.

 

De esta manera, el gobierno panista, el gobierno de derecha de Felipe Calderón Hinojosa, muestra una vez más la doble moral que lo caracteriza, la utilización de dos varas para la aplicación de la “justicia”: estás conmigo o estás contra mí.

Se matan dos pájaros de una sola pedrada: se avanza en la privatización del servicio de energía eléctrica y se liquida al sindicalismo incómodo, insumiso. ¿Por qué no se aplica el mismo argumento de la “comprobada ineficiencia operativa y financiera” a otras compañías paraestatales y dependencias de gobierno, tales como Pemex, el IMSS y la Secretaría de Educación Pública, cuyos sindicatos también son altamente lesivos para el país?

La SEP y el SNTE de Elba Esther Gordillo, Pemex y el STPRM de Romero Deschamps, el IMSS y el SNTSS de Valdemar Gutiérrez (hoy diputado federal panista), han mostrado experiencias evidentes y suficientes de su probada “ineficiencia operativa y financiera”, es decir, de su calderonismo y dócil corrupción, que según los panistas, para nada es lesiva a los intereses de la nación (pues la nación son ellos).

Todos los mexicanos conocemos y padecemos la catástrofe educativa bajo la cual vive el país y sabemos de la ponzoñosa corrupción que la sostiene. ¿Por qué no se transparentan y se hacen del conocimiento público los contratos colectivos de trabajo entre la SEP y el SNTE, y entre el SNTE y los gobiernos de los estados? ¿Qué privilegios se esconden tras esta opacidad? ¿Por qué la SEP se niega a entregar copias de los ingresos, bonos, compensaciones, estímulos y cualquier otro pago que con cargo al erario público ha recibido Fernando González Sánchez, yerno de Elba Esther Gordillo?

En abril de este año, en una de sus editoriales, el polítólogo Ricardo Rapahel señalaba cuál era la labor de Elba Esther Gordillo: «Gobernar una institución secuestrada por la mafia más corrupta y desvergonzada del sistema político mexicano, que ha contado con todo el respaldo y la legitimación del Presidente» (El Universal, 6 de abril de 2009).

Resulta impensable, inconcebible, que las pulcras manos del gobierno calderonista le aplique al SNTE un sabadazo, lo acuse de “probada ineficiencia operativa y financiera” y decrete su extinción. Es más viable y concebible lo contrario, que el SNTE de Elba Esther Gordillo desconozca al presidente del empleo, reconozca y declare la “probada ineficiencia operativa y financiera” del gobierno panista.

Ahora le tocó al Sindicato Mexicano de Electricistas ser la víctima propicia de la criminalización y represión de la protesta social. El sábado pasado, apenas unas horas antes del asalto a Luz y Fuerza del Centro, el destacado académico y periodista Carlos Fazio nos advertía y señalaba: “si lo desmantelan (al SME), se va a facilitar el escenario para transitar hacia un nuevo Estado autoritario que, si no se frena, va directo a ser uno terrorista; la plutocracia necesita liquidar todo lo social organizado para seguir explotando a México; de eso se trata la embestida contra el SME”.

Vienen a mi recuerdo las palabras de dos extraordinarios creadores de arte, un dramaturgo alemán y un poeta catalán. Hace algunas décadas Bertolt Brecht escribió:

Primero vinieron a buscar a los comunistas,

yo no era comunista así que no hablé.

Después vinieron por los socialistas y los gremialistas,

pero yo no era lo uno ni lo otro así que no hablé.

Después vinieron por los judíos,

pero yo no era judío así que no hablé.

Cuando vinieron por mí

ya no quedaba nadie que pudiera hablar por mí.

Por su parte, el poeta y compositor Joan Manuel Serrat, al recibir el doctorado honoris causa de la Universidad Complutense de Madrid, afirmó: “el hombre, al defender los valores democráticos, al enfrentarse a la discriminación y la intolerancia, al defender la riqueza del pensamiento libre y plural, no hace otra cosa que actuar en defensa propia”.

No echemos en saco roto estas reflexiones, abandonemos la pasividad ciudadana y coadyuvemos a construir una ciudadanía más participativa, una de más alta intensidad, actuemos en defensa propia o de lo contrario cuando queramos hacer algo ya será demasiado tarde.

Pilón. Lo que está en juego es el futuro del país, no la existencia de un sindicato. n


Vídeo Recomendado


The Author

Enriquerodriguez

Enriquerodriguez

No Comment

¡Participa!