Opinión

Opciones y Decisiones / La razones del Imperio

Primer Gran Círculo de instrumentos de mediación de la hegemonía global, aplicados en los países de la periferia capitalista. Este rubro corresponde a un amplísimo y profundo análisis producido en y desde el debate de catedráticos y especialistas de nivel internacional, que se propusieron en el año de 2005, publicar los resultados de lo que identificaron como un ejercicio de “revisitar” el Estado Latinoamericano, con el propósito de formar un consenso acerca de su significación y su papel actual, en el contexto de la diversidad histórica y la complejidad sociopolítica de los países de América Latina, en la era de la Globalización.

No tengo la menor duda de que los contenidos y resultados de este debate revisten la mayor importancia, para entender el efecto de los procesos electorales y políticos que se avecinan, en concreto para nuestro país, México; pero que también modulan el porvenir del subcontinente. Se trata en el fondo de reseñar la nueva mediación hegemónica al uso en América Latina. Por consiguiente, este círculo está constituido por tres esferas instrumentales, entiéndase de dominación, que tocan vitalmente la estructura y la dinámica de las siguientes instancias respectivas: -a) el estado nacional, -b) las empresas trasnacionales, y –c) el mercado como instrumento superior de asignación; lo que implica un proceso de-structivo de los aparatos tradicionales, y la consiguiente re-estructuración de los mismos, en orden a ejercer sus nuevas funciones en la globalización:


  1. Primer instrumento de mediación: Desmontaje del Estado Nacional Tradicionalista, que propició la función desarrollista de la economía interna al país de origen, con el objeto de redefinir su función y reeditarla como:


  1. La des-estructuración de la clase política dominante de nivel local,

  2. Des-estructuración del capital oligárquico nacional, en tanto operador y usufructuario interno de la rentabilidad del país, con el objeto de instalar:

  3. Lo nuevos modos de dominación económica interna, mediante la generalización del Impuesto Global a la sociedad que es el IVA, junto con la inducción de reformas fiscales para liberalizar el Impuesto sobre la renta del Capital Bursátil, con participación eminentemente extranjera del Capital central.

  4. Dichos factores inducen a través del nuevo Estado, así instrumentado, una verdadera anti-historia y su correspondiente anti-ética, porque lo convierten ante la sociedad en un falso representante del interés nacional, tal como jurídicamente y constitucionalmente había sido creado.

  5. Al ejercer esta función supeditada al capitalismo central, se produce al interior de los países periféricos, auténticos procesos de exclusión, que operan con el fin de desarticular a la sociedad, e impidiendo su organización interna para participar activa y democráticamente en la vida política nacional; también se operan procesos de heterogeneidad, que hacen más gravosa aún la asimetría o desigualdad congénita de las clases sociales, abriendo brechas más profundas entre los inmensamente ricos y los inmensamente pobres; pero, también re-clasifica el estamento de las antes llamadas “clases medias” a las que orilla a un empobrecimiento gradual y su estrepitosa caída en sus factores de bienestar y de calidad de vida.

  6. En conclusión, esta mediación hegemónica amplía escandalosamente la “línea de pobres”, que al día de hoy pueden estimarse en 4,000 millones de personas.


  1. Segundo instrumento de mediación: Montaje de Patrones Hegemónicos. Las Empresas Trasnacionales. La intervención de este tipo de empresas se impuso desde la expansión internacional del capital monopólico, a través de grandes consorcios que se conformaron en los tres sectores de actividad económica:


  1. El sector productivo o industrial,

  2. El sector mercantil o de comercialización de los bienes y servicios, y

  3. El sector financiero que se opera de nivel bancario y desde las bolsas de valores de los países centrales.

  4. Esta mediación empresarial cumple una función esencial, ya que opera a nivel mundial y sin frontera alguna, e imponiendo la lógica de su acumulación capitalista, por encima del interés de los estados y países nacionales en que se ancla;

  5. Su aportación esencial está en función de la misma rentabilidad del capital financiero central, mediante la mundialización de sus procesos; y desde luego,

  6. Aporta su contribución central de coadyuvar al montaje de patrones hegemónicos al interior de los sistemas económicos nacionales de la periferia capitalistas, en que operan.


  1. Tercer instrumento de mediación: El Mercado.

Toda vez que ocurrió el derrumbe del sistema de economía planificada como opuesto histórico a la lógica del libre intercambio capitalista, este último se impuso como el recurso absoluto para efecto de asignar los bienes y valores de la producción mercantil y de servicios del capital internacional. La forma que adopta para intervenir eficazmente en las economías nacionales de los países dependientes, consiste en la negociación –inducida prácticamente como necesaria- de la Deuda Externa, y para ello se sirve de dos estrategias no negociables:


  1. La ampliación progresiva de la base histórica de la Deuda Externa de los países “asociados” a la economía global;

  2. El incremento discrecional y consistente de la Tasa de Interés con que se pactan los préstamos;

  3. Este modo de intervención del Sector Financiero central, supedita la estructuración y la dinámica económica del país deudor en servicio directo al capital monopólico del bloque dirigente, sin que pueda desviar esos recursos monetarios a otros proyectos estratégicos de la sociedad de origen; y ordenando en todo

  4. La garantía de revalorar sistémicamente al Capital Central, asegurando con ello su viabilidad estratégica global.

Estos tres instrumentos de mediación operan eficazmente, tanto el des-montaje de la instancia política tradicional que era función principal del Estado Nacional para mantener la cohesión interna de la sociedad y “representar” el interés nacional de corte patrimonialista y oligárquico. Ahora, se induce la lógica de la nueva ideología y con ella se trastocan los valores tradicionalistas que daban identidad a cada país de la periferia. El asunto radica en que nuestra “integración” a los países centrales o hegemónicos: Estados Unidos, Canadá, Europa y Japón –fundamentalmente- significa en realidad una cooptación política y económica de trascendentales consecuencias sociales y para  el desarrollo integral de nuestras sociedades, en ello el empobrecimiento generalizado es la punta del iceberg.


Vídeo Recomendado


The Author

Francisco Javier Chávez Santillán

Francisco Javier Chávez Santillán

No Comment

¡Participa!