Opinión

Cocina Política / Socorro Ramírez

Cuerpos sin vida, en Aguascalientes. La palmera tiene una vida media de 250 a 300 años. Pero, no en Aguascalientes. Las palmeras forman palmerales o alineaciones. Pero, no en Aguascalientes. La palmera datilera se adapta fácilmente. Pero, no en Aguascalientes. La palmera datilera es considerada sagrada para los egipcios. En la tradición cristiana, las hojas representan la paz y recuerdan la entrada de Jesús en Jerusalén. Pero, no en Aguascalientes.

Todo el palmeral, una veintena, de unos 50 años de edad, fue cruelmente privado de la vida, en Avenida López Mateos Oriente. –entre Mariano Escobedo y Avenida De la Convención Oriente-. No hubo, puesto que no puede haberla, explicación alguna.

Ahora, en peligro se encuentra el palmeral de Avenida de las Palmas, en donde unas treinta jóvenes palmas esperan, con tristeza, ver el fin de sus días. Esta cocinera política le ruega a usted elevar su voz para evitar otra atroz masacre. Que la codicia de oscuros intereses, la torpe implicación gubernamental y el cómplice silencio ciudadano no arrojen más cuerpos sin vida en Aguascalientes.

Campañas lejanas. ¿Se acuerda usted de la película Tacones lejanos, dirigida por Pedro Almodóvar? ¿No? Pues la trama giraba en torno a un complejo personaje femenino. Una mujer entrada en la madurez pero con un aire de niña perpetua que tenía una especial fijación – casi casi obsesión – con la figura materna. Al final de la película, la protagonista narra que en su infancia no conciliaba el sueño hasta que escuchaba el sonido de los tacones lejanos de su madre, anticipando su regreso a casa.

Pues no me lo va usted a creer, pero esta cocinera política últimamente no puede conciliar el sueño. Quizá, una de las razones de mi insomnio sería que, a media cuadra de esta cocina, se desarrollaba nada más y nada menos que la última edición de la Feria Nacional de San Marcos; así que mi marido –novio eterno-, mis tres perros maltesitos y yo nos turnábamos para evitar que los excedidos feriantes nos dejaran sus atentos recuerdos en la fachada de casa, tales como colillas, envolturas de alimentos y bebidas, muestras de micciones, vómito y otros fluidos corporales – estos últimos depositados en condones bien amarraditos. También estuvo, entre nuestras funciones de vigilancia, marcar el 080 y el 066 para rogar que la policía acudiera a poner orden en un par de peleas: una bastante ruidosa entre una pareja de enamorados (¿?) y otra entre jóvenes en estado etílico. Con excepcional ternura, debimos despertar, e invitar cortésmente a seguir su camino, a más de un alcoholizado feriante que fue a echar la mona en el portal de nuestra casa y… para rematar, nos quedamos dos días sin luz porque algún delincuente se robó nuestro medidor de electricidad.

Otras de las razones de mi desvelo quizá sean las desdibujadas campañas políticas locales. Me preocupa que los electores aguascalentenses no puedan contrastar las propuestas de los diferentes partidos y candidatos ante la falta de elementos para hacerlo. Por supuesto que sé, y me consta, dado que alguna vez formé parte del poder Legislativo Federal, que en campañas de este tipo las dirigencias nacionales de los partidos políticos y los candidatos presidenciales atraen no sólo la atención mediática, sino buena parte de los recursos económicos de origen público que el Instituto Federal Electoral (IFE) distribuye; pero, también sé, y me consta, que los candidatos al Congreso Federal están obligados a desarrollar una campaña política propia, autónoma, eficaz y minuciosa, en vez de sólo colgarse de las campañas y los recursos centrales.

A esta cocinera política le parece una posición cómoda la que están asumiendo la mayoría de nuestros candidatos a legisladores federales por Aguascalientes. Integrantes de algunos equipos de campaña de partidos diferentes me han dicho que, una vez terminada la Feria de San Marcos, –“esto va despegar”-; mas, lo cierto es que no tienen para cuándo. Creo que a mí, como al resto de los electores, no me queda más remedio que observar las lejanas campañas electorales de nivel central y desear que algún día se haga cada vez más intenso el sonido de las campañas locales llegando a mi puerta para mostrarme – ¡Al fin! – sus candidatos y propuestas.

Día del Maestro pero, ¿Felicidades? Recién pasó el 15 de mayo: Día del Maestro. Es hora de pensar en la educación pero ¿y Elba Esther? Es hora de pensar en la educación pero ¿y la privatización? Es hora de pensar en la educación pero ¿el PANAL y el ISSSTE? Es hora de pensar en la educación pero ¿Y la genial Quadri-impostura? Lo único cierto, lo sincero y honesto, es felicitar a quiénes no tienen pero que se impute: maestros y maestras de Aguascalientes, gracias por todo y ¡Felicidades!

[email protected]


Vídeo Recomendado


The Author

Socorro Ramírez

Socorro Ramírez

No Comment

¡Participa!