EspecialesPolítica

[Especial] La democracia requiere de mayores controles para ser de calidad: Juan Russo

  • Sin miedo para implementar las figuras de plebiscito y referendo

  • Ciudadanos piden sinceridad y compromiso de autoridades y candidatos. Rechazan a mesiánicos como gobierno

  • La oligarquía de un partido sólo provoca la crisis del modelo partidista

  • Partidos locales viables, sólo si no son intención del Estado

  • Competencia política centrada en los candidatos más que en propuestas

  • La libre manifestación de ideas no ha sido un derecho fácil

Foto: Roberto Guerra

Juan Russo es doctor en Ciencias políticas por la Universidad de Florencia, Italia, y profesor visitante del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE). Con una amplia experiencia en el análisis de la política nacional e internacional, externó a La Jornada Aguascalientes algunos puntos de vista sobre la perspectiva electoral de México y la realidad que están padeciendo algunos partidos y sus candidatos.

Russo, actualmente realiza un estudio comparativo entre las democracias de México y Argentina, identificando coincidencias significativas. Han tenido modelos de industrialización común, por sustitución de importaciones. Tienen mucha defensa del Estado pero poca preocupación por la democracia. Son dos países que han tenido una larga historia de conflicto, pero una deficitaria de competencia política. Son dos países que produjeron movimientos nacionales populares. En ambos no funciona bien la democracia. También tienen problemas que son comunes: el de los controles sobre las acciones de los gobernantes. Tienen el problema del federalismo como una estructura que alienta a veces más el atraso político que el desarrollo político.


Riesgosa la tendencia a la oligarquía entre partidos y gobiernos

Los partidos políticos tienen como desafío romper con una propensión no nueva: la de tender a la oligarquía, mencionó Russo. “Esto es un riesgo de los partidos políticos, porque esto los aleja de la población. Si la población ve que los partidos consisten en un pequeño grupo que piensa sólo en sus intereses, que gana altos salarios y que se distribuyen entre ellos los cargos y que cada vez se vinculan menos con la población; entonces, si los partidos siguen funcionando de ese modo, van a entrar en una crisis, no digo de partidos, sino del modelo de partido y lo que ocurrirá ahí es que seguramente aparecerán nuevos partidos, aparecerán los movimientos”.

El otro elemento que puede ayudar fuertemente para que hubiera una situación de sano distanciamiento de los partidos con los gobernantes de su mismo partido es que se fortalezcan los controles. Control sobre la gente que integra los gobiernos y que se incrementen las instancias de deliberación.

Dijo además, que el plebiscito y el referendo se vuelven necesarios. Son cuestión de tiempo. “Yo no creo que en México le tengan miedo a estas figuras, a una reforma institucional que implique este tipo de medidas que ya se aplica en todos los países democráticos del mundo”.

Nadie quiere que mesiánicos lleguen a gobernar

Sobre las encuestas que refieren las preferencias electorales en las elecciones de México como en otras naciones,  Juan Russo señaló que  cuentan con diferentes aristas, que no siempre las vuelven confiables. “Nunca hay que olvidar que la encuesta no tiene valor predictivo. La encuesta puede  estar muy bien hecha y afirmar algo que luego no ocurre, porque la encuesta no tiene valor  predictivo. Puede haber una mala encuesta que acierte con el resultado final. La encuesta es una fotografía, si está bien hecha puede ser una buena fotografía, pero los ciudadanos pueden cambiar desde el momento que se hizo la encuesta y al momento de la elección”, puntualizó.

Subrayó que debe entenderse que hay hechos que puede mover el tablero de las preferencias.  “Creo que lo que los ciudadanos piden también es sinceridad, compromiso; estos elementos estaban en la política en otra época; identificación con ciertos valores y también flexibilidad. Nadie está pensando que un mesiánico va a llegar a un gobierno y nadie quiere que un mesiánico llegue a un gobierno. Es decir, nadie piensa que alguien con toda una rigidez va a llegar. La política es acuerdo, es mucho diálogo y es negociación. La política también es representación, es la mayoría y la  política es sensibilidad con los intereses  de la mayoría, y la política es defender los intereses de un país”.

Comentó además, que la democracia es algo que requiere una práctica constante, mucho tiempo, y nunca se puede decir que está acabada. “Las instituciones tienen que seguir vigilantes y los ciudadanos informándonos, participando de las cosas que interesan no solamente a mi grupo, o a mi ámbito más estrecho, sino lo que interesa también a otros actores. Clases medias, clases altas y la élite tiene que hacerse cargo de muchos de los problemas que tienen el 60 por ciento de la población, que son problemas económicos, de rezago, de violencia, son problemas muy complejos. Ese 60 por ciento es de otro mexicano que son iguales, en su dignidad y respetabilidad, del conjunto de todos los mexicanos, y por lo tanto es uno de los nortes de la democracia y de la política de México”.


Partidos locales, factibles siempre y que no sea intención del Estado

Sobre los partidos políticos, Juan Russo señaló que por lo general las ingenierías suelen ser bastante inútiles.  “Generalmente, los partidos son resultado de conflictos que tiene la sociedad y son resultado de representar nuevas demandas, digamos. Entonces, los partidos van a durar lo que tengan que durar. En la medida en que tengan una capacidad organizativa y tengan la capacidad de proponer a la gente opciones y hacer que la gente siga esas opciones. Yo creo que en esto tampoco hay receta de cuántos partidos son los ideales. En este momento no hay muchos partidos”.

Sostuvo que los partidos locales existen en varios países, y advirtió que estos sobrevivirán en cuanto no sea una intención del Estado. “Los partidos surgen de movimientos colectivos, y surgen por lo tanto de la sociedad. Difícilmente un partido creado por el estado va a durar mucho tiempo”. Sin embargo, admitió que hay partidos creados por líderes que ya han tenido su paso por el Estado, y ello consideró que se debe a que son personajes carismáticos y por tanto, con capital político propio.


Los temas que son el capital electoral de los partidos

Juan Russo, quien es autor de los libros Modelos de democratización, Recompensar la ciencia política, señaló que la competición política hoy está centrada en los candidatos. Los candidatos intentan mejorar su imagen y eso se hace por dos vías: a través de dar su mejor cara y a través de empeorar la imagen del otro.  Sostuvo que aunque se piense lo contrario, hoy la gente vota por un candidato, pero también debe entenderse que se está eligiendo a un partido.

Señaló que cada partido tiene bien posicionado un perfil de identificación con los ciudadanos, y con ello basa su plataforma para atraer los votos. De esta forma, “Si el problema de México aparece que es el más importante es el de la igualdad, el partido que más se va a beneficiar es el PRD. Si el tema fuera de la gobernabilidad entonces sería el PRI. Y Si el problema parece como de pluralismo entonces es el PAN. Depende dónde esté el tema que la gente considera más importante, y eso, favorece en una gran medida a una de estas tres opciones que tienen su historia, y que por lo tanto tienen su identidad”, indicó.

Mencionó que actualmente la sociedad tiene vigentes prioridades que son capitalizables por los partidos. “El tema de la seguridad es muy importante y me parece que ahí el PRI lleva ventaja. Ese  es un tema de gobernabilidad, de control. Me parece que el tema de la corrupción, de la impunidad, de la igualdad es un tema importante también, no se sí  tan importante como el otro, me parece que no, pero digo, ahí López Obrador tiene bastante fuerza. Y el PAN es un partido que está asociado con valores democráticos, con valores de independencia de la sociedad civil, con el respeto a las instituciones, con el pluralismo. Creo que esto sigue siendo importante en México. Además es el partido en el gobierno y eso tiene ventajas y desventajas. Se carga con la mochila del desgaste natural de más de ocho años de un partido en el gobierno, pero también se carga con la instalación de candidatos y con la presencia de esos candidatos”.


Aún por avanzar en las libertades democráticas

Juan Russo advirtió que en la democracia la libre manifestación de ideas no es un derecho fácil. El derecho de creer a pesar de que ha sido muy superado tampoco es fácil, dijo. Sin embargo, consideró que tal garantía debe ser construida; requiere solidaridad con aquellos actores afectados, por ejemplo con los periodistas, con los intelectuales, con el ciudadano que se anima a pensar y creer en cosas distintas y requiere de solidaridad, requiere también mucha valentía. “Si  un ciudadano se siente un súbdito, no es un ciudadano, es un ciudadano desde  el punto de vista formal pero no ejerce ciudadanía. Nosotros necesitamos las dos cosas: ciudadanos en lo formal con ciudadanía, y en términos de práctica, en términos de ejercicio”.

Advirtió además, que el federalismo, que podría ser una oportunidad muy importante para la toma de decisiones se ha llegado a transformar en una clausura; en un cierre de las posibilidades democráticas que existen en el país. “Generalmente se dice que la democracia llegó a México, llegó a Argentina, llegó a Brasil… si, pero llegó en distintos momentos y con distintas profundidades en cada uno de los estados y en cada una de las realidades locales. ¿Por qué?, porque en cada una hay grupos de poder que están institucionalizados, hay feudos, entonces es muy importantes en términos de ciudadanía, pensar en una ciudadanía federal, pero también es bueno decir que el ciudadano de una provincia  de un estado, con menos recursos tenga también mucho poder, tenga mucha capacidad de contestación, de participación, de propuesta, de organización”.


Democracia consolidada, pero aún falta calidad

El investigador del CIDE consideró que la democracia de México ya se encuentra consolidada. “Si uno se fija, la democracia de México tiene en los distintos indicadores, un nivel de legitimidad muy alto. No hay alguno de los actores importantes que participan en la próxima contienda electoral que diga vamos a tirar la democracia y vamos por otro sistema; no, y la ciudadanía no permitiría eso. Tanto a nivel de población como a nivel de las élites políticas, económicas, etcétera. La democracia en México está plenamente consolidada. El problema no es tanto la consolidación, sino la calidad, el desempeño, la eficacia, la representatividad que la democracia tiene y en ese sentido es donde hay mucho progreso por hacer”.

Destacó que en ello, están faltando en términos del estado, la garantía de mayores controles. La disminución cuando menos de condiciones de impunidad. Mayores garantías de que el desempeño de actores públicos será controlado, juzgado y, en su debido caso, sancionado.

Igualmente, se tienen que aumentar políticas enérgicas desde el estado para la igualdad. “No me refiero al clientelismo, a que existan programas sociales que propenden al clientelismo; me refiero  a una coalición seria entre actores económicos impulsada por el estado, para lograr más empleo digno, mejores salarios, mejor incorporación a un mercado que permita a los ciudadanos tener más capacidad, mayor autonomía”, precisó.


Factible la democracia de calidad

Russo mencionó que se cuenta con realidades que nos inducen al optimismo por una democracia de calidad. “México tiene un elemento importante en la competición política: hay entre tres y cuatro partidos, digamos que compiten y que cuentan a la hora del voto y a la hora del gobierno.  Entonces hay alternancia, esto creo que es un elemento importante, no está pasando en toda América Latina”. Mencionó que hay países como Venezuela, como Argentina en donde la alternancia se ha desinflado y con esto la democracia pierde muchas posibilidades. Se tiende a constituir un gobierno ahí, un gobierno de un sólo signo y esto pierde mucha calidad porque se pierden los controles, se pierde en cierto modo gran parte de la República.

Políticas clientelares afectan a la democracia

Agregó que en América Latina hay un fenómeno que se podría denominar “síndrome de la emergencia”. Los gobiernos sienten la necesidad de acudir a recursos extraordinarios, “generalmente los presidentes en América Latina tienden sentir que están en emergencia y a utilizar mecanismos que son excepcionales como es la cuestión de los decretos, como es el atender poco al Congreso y el exacerbar el “híper presidencialismo”;  éste es un elemento que quita calidad a la democracia por cuánto disminuye los controles, y por cuánto tiende a establecer una relación más directa con los ciudadanos y menos regulada también. Esto también implica políticas más clientelares”.

Necesario el empoderamiento del ciudadano

Advirtió que los regímenes políticos deben ser controlados y fiscalizados para no caer en el exceso ni provocar el desánimo de los ciudadanos. “Si los gobernantes no son controlados y los grupos poderosos de la sociedad  en términos económicos, no son controlados por actores del Estado, se genera en la población desafección, poca credibilidad, la idea de que la democracia es de unos pocos, y esto desalienta la participación”.

Dijo que debe reconocerse y hacerse valer el poder que tiene el ciudadano en la toma de los ciudadanos. “La democracia, tanto de México como de Argentina, presentan déficits bastantes fuertes, por las desigualdades que existen en la sociedad. No todos los ciudadanos tienen el mismo nivel de respetabilidad. Ese es un punto muy crucial: que cada ciudadano valga lo mismo a la hora de votar, y que cada vez se acerque a valer lo mismo en términos de su dignidad, y que valga lo mismo en términos de su respetabilidad”.


Necesario creer en la democracia y apostar por su fortaleza

Asimismo destacó la importancia de que México piense y actúe en su propia democracia. “México debe tener una buena democracia a la mexicana, porque la democracia se hace en los países con que se tiene. Uno no importa las democracias; cada país tiene sus tradiciones”.

Refirió que México tiene tradición republicana muy importante: “La democracia en México existe por los mexicanos y lo que vaya a mejorar es gracias a la comunidad mexicana. Se tiene que aumentar la confianza en sí misma y pensar que, si a la democracia le va bien, al país le va bien, y le va bien a los empresarios y le va bien a la ciudadanía.  Si crece la igualdad aumenta el mercado interno. Aumenta la competitividad, se mejoran las empresas. Hay que imaginarse un México de suma positiva”.


El marketing impulsa las preferencias y vuelve a los personajes frívolos

Russo acusó que los medios de comunicación, sobre todo el formato de la televisión el cual, mencionó, induce a cierta trivialización y frivolización de la política. Consideró que el formato televisivo que predomina aún en las campañas electorales supone la personalización de la política.  “Es decir, la política no es vista como la acción de grupo de colectivos, sino que es vista como la acción de un Llanero solitario. Lo importante es el presidente, el gobernador o el alcalde, no los diputados, no los senadores, no los actores que forman parte de la actuación ciudadana.  Entonces, es una imagen que frivolizamos. Además hay una espectacularización de la política, porque esto hace que el formato televisivo exija al candidato en poco tiempo decir cosas que pueden llamar la atención, contar una buena broma, portar un traje para mostrarse simpático, y esto está alejando del debate de los temas importantes a los ciudadanos. Y  en un momento que debería de ser debate sobre los temas fuertes y de reflexión de todo lo que está pasando en México y lo que hay que hacer para mejorar al país se transforma en una elección de personas, sobre las que se termina conociendo bastante poco”.

Luego están las plataformas políticas, que  han pasado a ser muy secundarias. “Nadie las conoce, nadie las lee, ni siquiera los candidatos. Y entonces lo que se hace es depositar en una especie de César, las esperanzas, para ver si acertamos, como una especie de ruleta rusa. Vamos a ver si nos suicidamos o si nos va bien”.


Vídeo Recomendado


The Author

Staff

Staff

No Comment

¡Participa!