EspecialesOpiniónPolítica

De política, una opinión / El porqué del rechazo de los universitarios a Enrique Peña Nieto y al PRI

¿Cuál es el cuestionamiento que han hecho los estudiantes universitarios al candidato priísta, Enrique Peña Nieto, y, por qué lo rechazan, al igual que a su partido? Desde su inicio, el movimiento #YoSoy132, se ha posicionado como “un movimiento ajeno a cualquier postura partidista y constituido por ciudadanos. Como tal, no expresamos muestras de apoyo hacia ningún candidato o partido político…” (Primer comunicado de la coordinadora del Movimiento #YoSoy132).

La marcha realizada por los estudiantes universitarios el 19 de mayo, mostró elementos que ayudan a construir algunas respuestas: el repudio señalado de manera subrayada, al candidato Peña y a su partido, y el repudio, también señalado, a las empresas televisoras de cobertura nacional. Entre las expresiones que llaman la atención están la de “si hay imposición, habrá revolución”, y “si hay información no habrá imposición”.

La imposición de la que hablan los estudiantes, es la del candidato priísta a la Presidencia de la República; y el camino de la imposición, de acuerdo a sus expresiones, han sido los medios de comunicación, de manera particular la televisión.

Tomemos, asimismo, algunos puntos consignados en el video-manifiesto #YoSoy132: demandan su derecho para una información imparcial, plural y transparente; exigen competencia real en el sector de los medios y su democratización; señalan que se unen a la voz del movimiento en contra de EPN, al deseo de una elección libre e informada; y afirman que el pueblo informado es un pueblo no manipulado (sitio en la red yosoy132.mx).

Tenemos ya un breve panorama que ha movilizado a los jóvenes: la elección presidencial parece estar ya decidida; los medios de comunicación difunden los diversos resultados de las encuestas, donde el candidato del PRI ha estado, de manera permanente, en el nivel alto de las preferencias de los electores. Es, prácticamente, inalcanzable, y, por lo tanto, inevitable que sea el próximo presidente de la República.

El paso siguiente del análisis de los universitarios, ha sido preguntarse ¿quién es EPN? Las respuestas encontradas mencionan, como las más significativas, las siguientes: a Carlos Salinas de Gortari, a Atenco (Tlatelolco, Aguas Blancas, Acteal), los feminicidios, los encubrimientos a ex gobernadores priístas corruptos, representar el pasado del PRI, ser un producto de la televisión, etcétera. Son los elementos considerados para fundamentar el rechazo al candidato Peña y a su partido.

El reclamo a las televisoras ha sido un punto clave en este rechazo; la pregunta aquí, es, ¿qué papel han jugado los medios de comunicación, particularmente las televisoras, en el proyecto Peña Nieto? En este punto encontramos una relación directa entre el uso y la compra de espacios en medios de comunicación, y la medición de conocimiento y preferencias de actores políticos, a través de encuestas, con vistas al próximo presidente de la República.

La secuencia explicativa puede ser la siguiente: 1. EPN se dio a conocer en todo el país a través de los medios de comunicación, particularmente la televisión, desde que fue candidato a gobernador.

2. La figura presentada en los medios, se dio como un gobernador exitoso, que cumple sus compromisos de campaña, que tiene una personalidad atractiva, con facilidad en el uso de la palabra, bien vestido y de buen humor.

3. El mecanismo usado con los medios fue doble: comprar los espacios, y presentar las buenas noticias de su gobierno.

4. Las sistemáticas apariciones de la persona del gobernador en los medios, y de sus buenas noticias, como cultivo y desarrollo del proyecto.

5. La estrategia de comunicación política fue complementada con otra nueva y fundamental estrategia, la de las encuestas, que permitirían medir la construcción de la imagen de EPN como futuro presidente de la República.

6. El resultado, como fruto maduro del cultivo que se vino haciendo a lo largo de seis años, fue doble: primero, que en su partido ya no tuvieran que realizar la precampaña para elegir candidato presidencial, porque ya no había nadie que llegara a los niveles de conocimiento que ya tenía EPN.

7. El segundo resultado que logró, fue la fijación, en muchos-muchísimos ciudadanos electores, de que EPN es el mejor político para que sea el próximo presidente de la República.

Continuemos con otra pregunta: ¿Qué pasó con EPN, para que los jóvenes universitarios lo rechazaran? La respuesta puede iniciar, de nueva cuenta, con el episodio que tuvo en Guadalajara, donde observaron a un político que se enredaba y se ‘hacía bolas’; posteriormente tuvieron oportunidad de conocerlo en persona, durante sus varias presentaciones en las universidades.

Esta circunstancia, seguramente entre muchas otras, encendió la alarma; la persona que tenían enfrente, en sus auditorios, no era el mismo que veían en la televisión, en las noticias de espectacularidades y multitudes, y en sus promocionales –en los que se presenta como todo un actor televisivo, con una excelente producción, y hábil en decir (o leer) ideas políticas atractivas-. El que veían enfrente era similar al que habían visto en la FIL, cuando presentó el libro que supuestamente escribió.

La reacción fue fuerte y virulenta; el motivo detonador lo dio EPN cuando fue a la Universidad Iberoamericana, circunstancia que encendió la mecha. Fue ocasión en que se manifestaron, coincidentemente, los elementos mostrados líneas arriba, uniendo, además, a los estudiantes de, prácticamente, todas las universidades.

Una última pregunta sería, ¿los estudiantes universitarios poncharon el ‘globo Peña Nieto’? A reserva de profundizar el punto, la respuesta, en mi consideración, es sí. Sin embargo, juega a favor de Peña el tiempo que falta para la elección, ya que el aire del globo va saliendo poco a poco, circunstancia que le ayudaría a llegar al 1 de julio todavía con algo de aire.

Las condiciones de la elección están siendo normales; una cosa es la fijación peñanietista en muchos electores que no consideran cambiar de opción, y, otra sería, el que alguna circunstancia inesperada, los desengañara, y cambiaran de opción.

[email protected]


Vídeo Recomendado


The Author

Abelardo Reyes Sahagún

Abelardo Reyes Sahagún

No Comment

¡Participa!