Opinión

El Apunte / Somos más de los proyectados

En la reunión de la Sociedad Mexicana de Demografía (Somede), llevada a cabo en las instalaciones del INEGI en Aguascalientes, a finales del mes de mayo y principios de junio del año en curso, se concluyó con razón y alta posibilidad de verificación, que las proyecciones oficiales sobre el crecimiento del número de habitantes del país para los próximos años, de las que dependen diversas políticas y programas, tienen errores que deben ser corregidos a la brevedad. Silvia Giorguli, presidenta del organismo, indicó que al realizar una conciliación de los resultados del Censo de Población de 2010, se encontraron elementos que afectan las estimaciones oficiales.

“Verificamos algo que sospechaban muchos demógrafos desde antes: que la fecundidad es más alta de lo que suponíamos”, apuntó en entrevista. “Es evidente que las proyecciones se tienen que ajustar”, remarcó. El Censo reportó una tasa de fecundidad de 2.36 hijos por mujer, cifra muy superior a las estimaciones oficiales de 1.9, explicó,

Desde el año 2000, a través de las proyecciones de población del Consejo Nacional de Población (Conapo), se programaba para México, pasar de dos millones de nacimientos anuales a cifras inferiores. De hecho, para el año 2010, las últimas proyecciones registran 1 millón 901 mil 490 nacimientos en el país, cifra retirada 743 mil 418 nacimientos de la realidad acontecida. En el país, se registraron 2 millones 643 mil 908 nacidos vivos en el 2010, de los cuales 28 mil 154 se registraron en el estado de Aguascalientes (1.06%), para el cual se pronosticaban sólo 22 mil 437, es decir 5 mil 717 alumbramientos menos de los que ocurrieron.

Lo anterior no es algo menor, si consideramos que las participaciones federales y los pronósticos y presupuestos de las instituciones, se aplicaron con base en las proyecciones de población y ahora resulta que somos casi 4 millones más en el país de los que se suponía deberíamos ser, dado que la fecundidad nacional no bajó lo que se esperaba. Lo anterior tiene implicaciones en todas las políticas públicas orientadas hacia la población infantil.

Adicionalmente, estábamos acostumbrados a perder más de 400 mil efectivos anuales por efecto de la migración internacional, que ahora no perdemos, dado el endurecimiento de las políticas migratorias estadounidenses y a la propia contracción del mercado laboral norteamericano, que no tiene empleo para los propios menos para los ajenos.

Si bien no todas las madres adolescentes son solteras (algunas son casadas) ni todas las madres solteras son adolescentes (algunas son mujeres maduras) el renglón de las madres solteras sigue siendo preocupante en términos de su participación en la fecundidad  total del país y de Aguascalientes. Una de cada 10 madres mexicanas, que registran hijos anualmente, es soltera. En Aguascalientes, 11 de cada cien son solteras, 12 en el caso del municipio de Jesús María, 13 en Pabellón de Arteaga y dos de cada 10 en Asientos, municipio estatal con la mayor intensidad en el renglón analizado de madres solteras para el año 2010.

Las uniones libres ya son el principal proveedor de nacimientos en el país, con cuatro de cada 10 registros. En el estado de Aguascalientes son tres de cada 10, pero en municipios como Rincón de Romos se empatan a cuatro de cada 10 con el promedio nacional. De hecho, Aguascalientes se encuentra entre los pocos estados donde la mayoría de los niños y niñas registrados son hijos de parejas casadas.

La tasa de fecundidad alta, tiene relación con una alta fecundidad adolescente y de embarazos no planeados, que deben abonarse a una falta de programas preventivos adecuados para cada una de las poblaciones objetivo, con el fin de no alterar desde políticas públicas nacionales hasta proyectos de vida que se truncan por falta de formación e información adecuadas.


Vídeo Recomendado


The Author

Eugenio Herrera Nuño

Eugenio Herrera Nuño

No Comment

¡Participa!