Deportes

Ignacio El Cuate Calderón, futbolista, dentista y empresario

  • Inauguró habitación temática de futbol en el Hotel Medrano

La Selección Mexicana de Futbol tiene una historia que se remonta a comienzos del siglo XX. La selección viste un conjunto tricolor inspirado por la bandera verde, blanca y roja de México. El Estadio Azteca, construido en los años 60 del siglo XX, es la sede oficial de la selección nacional mexicana. Se comenzaron a crear distintos equipos oficiales, uno de ellos fue el club Guadalajara, del cual sobresalió uno de los talentos mexicanos, Ignacio El Cuate Calderón, donde jugaba en la posición de portero.

Foto: Gerardo González

Durante su visita a Aguascalientes por motivo de la inauguración de la habitación temática de futbol en el Hotel Medrano, el ex arquero ofreció una conferencia la tarde de ayer, donde convivió no sólo con fanáticos veteranos sino también con jóvenes y niños.

Durante ésta El cuate Calderón, explicó que a pesar de haber tenido ofertas extranjeras, decidió terminar su carrera como cirujano dentista, sin embargo su padre los condicionó para meterlos en el equipo pues sólo les pedía un título, logrando que él y su hermano Carlos Calderón se recibieran de cirujanos dentistas. Mencionó que en 1972 tuvo una lesión en la rodilla, la cual hizo pensar que no volvería a la cancha pero gracias a una buena rehabilitación, siguió jugando ocho años más; esto le hizo reflexionar la condición de su padre ya que si no podría jugar más se dedicaría a su profesión teniendo un futuro igual de exitoso.

Ignacio Calderón era el jugador que más ganaba del club, pero Jaime Ruiz Llaguno, presidente del Guadalajara, no quiso darle un aumento y lo puso en venta a una cantidad que pensó nadie pagaría, e incluso le cerró las puertas del club. Con esto buscaban presionarlo para que firmara pero la Universidad de Guadalajara lo compró por la cantidad de tres millones de pesos, cantidad con la que en aquel entonces se podría haber adquirido una franquicia y media de algún equipo de futbol profesional.

Después de haberse retirado del futbol -32 años ya-, ahora es dueño junto con su esposa de una fábrica de blancos para dar servicio a los hoteles.

Con respecto al actual presidente de las Chivas Calderón comentó que “hace falta humildad, desgraciadamente los jugadores actuales son títeres del mismo, evitando el crecimiento real del equipo”. La directiva actual del Club Chivas tiene una errónea visión del mismo, ya que “un equipo y sus aficionados son más fuertes que sus directivos”.

Agregó que el futbol femenil también es importante, las cualidades se desarrollan entrenando arduamente, para superar debilidades; un claro ejemplo fue su hija, ex portera del Guadalajara femenil.


Vídeo Recomendado


The Author

Itzel Acero

Itzel Acero

No Comment

¡Participa!