Opinión

Taktika / Estilos de diplomacia comercial

México, D.F. 20 de junio de 2012. David Cameron, primer ministro del Reino Unido, bromea con la prensa respecto a su visita a México, cuando dice: “Y sé que sigue la presión, porque el último británico que recibió una bienvenida tan cálida fue Paul McCartney, y yo no tengo ni su voz, ni soy tan guapo como él, pero haré mi mayor esfuerzo”.


La escena arriba descrita ocurrió en la Residencia Oficial de Los Pinos, cuando el político inglés visitó México la semana pasada. El presente artículo pretende analizar la diplomacia comercial británica respecto a la practicada por China en Latinoamérica.


La diplomacia comercial se define como una actividad creadora de valor, la cual se enfoca en la promoción de las exportaciones, la atracción de la inversión extranjera directa, y en apoyar actividades tales como la inteligencia, el networking, la implementación de contratos y la resolución de problemas.


La diplomacia comercial británica se fundamenta en dos pilares: el análisis de la política exterior y el desarrollo de las habilidades de persuasión. El primero se describe como una rama de la ciencia política que trata con el desarrollo teórico y estudio empírico de los procesos y resultados de la política exterior. El segundo se define como el proceso para cambiar la actitud o comportamiento de una persona o un grupo respecto a un evento, idea u objeto, usando palabras escritas o pronunciadas.


La visita de David Cameron a México, la primera de un premier británico en más de una década, se enmarca dentro del nuevo ámbito de prioridades marcado por el Foreign Office (ver La Jornada Aguascalientes 06/04/2011 y 26/10/2011). Para tal efecto, la embajada británica en la Ciudad de México, conjuntamente con el gobierno y empresarios mexicanos, diseñó un ambicioso programa de actividades con el objetivo de maximizar las oportunidades comerciales y de cooperación bilateral.


Durante su gira, Cameron estuvo acompañado por Lord Green, ministro de Comercio e Inversión, y una delegación de 25 empresarios, quienes buscaban oportunidades de negocios en los sectores de energía, infraestructura, comercio detallista y educación. Los británicos consideran a México, la catorceava economía del mundo y la segunda en Latinoamérica, como un mercado promisorio debido, sobre todo, a su creciente clase media y población joven.


Los ingleses anunciaron nueva inversiones, como la de J.J. Churchill, firma de ingeniería, de 23 millones de libras esterlinas en Sonora. Además, Virgin Atlantic, la aerolínea más lujosa del orbe, anunció la apertura de dos vuelos semanales entre Londres y Cancún, ésta zona turística es considerada uno de los cinco principales destinos de recreación en el mundo.


Aquí cabe mencionar que el Reino Unido es el quinto mayor inversionista en México, y desde el año 2000 ha realizado inversiones por 5 mil millones de libras esterlinas. Igualmente, en 2011 las exportaciones británicas al mercado mexicano alcanzaron los 952 millones de libras esterlinas.


Por parte azteca, GRUMA anunció una inversión de 42 millones de libras en su planta de Coventry, Inglaterra. También Kid Zania, empresa mexicana líder global en entretenimiento para niños, abrirá con su socio británico, Longshot, un nuevo parque temático en Londres. Finalmente, se firmó un Memorándum de Entendimiento entre la agencia Visit Britain y el Consejo de Promoción Turística de México, auspiciado por la Secretaría de Turismo.


Mientras tanto China, esa civilización que pretende ser una nación, practica una diplomacia comercial basada en el financiamiento de proyectos de infraestructura y los préstamos de interés bajo. Es decir, ayudar a los países emergentes a desarrollarse, pero fomentando la dependencia de la ubre financiera china.


Ejemplo de lo anterior, es la visita del primer ministro, Wen Jiabao, al Cono Sur. En Uruguay, al político chino le fue entregado, el 25 de junio del año en curso, los detalles para la elaboración y diseño de un puerto de calado hondo en la provincia de Rocha. Este proyecto de realizarse tendría profundas implicaciones geopolíticas y estratégicas para Sudamérica.


Al otro lado del Río de la Plata, en Buenos Aires, Wen acordó los términos de un préstamo para modernizar 1,500 kilómetros de la red ferroviaria que conecta el septentrión gaucho, región productora de soya, con las zonas portuarias. Esto obedece al hecho de que China es el principal consumidor de productos agrícolas argentinos y su segundo socio comercial. Finalmente, se signó un acuerdo de cooperación nuclear entre los dos países.


Únicamente el tiempo dirá cuál de los dos estilos de diplomacia comercial, el británico o el chino, es más duradero y mutuamente benéfico para las partes involucradas.

(*) Colegio Aguascalentense de Estudios Estratégicos Internacionales A.C.


Aide-Mémoire.- La destitución de Fernando Lugo, presidente de Paraguay, es un golpe de estado disfrazado y un dardo a UNASUR.


Vídeo Recomendado


The Author

Soren de Velasco Galván

Soren de Velasco Galván

No Comment

¡Participa!