EspecialesPolítica

[Especial] Calvillo y el trienal deterioro financiero

  • Jesús Soto López vendió bienes públicos para obtenr beneficio personal: OSF
  • Despacho contratado en 2010 jamás corrigió irregularidades en el pago de impuestos

 

 

 

Calvillo es el municipio hidrocálido cuya cuenta pública del segundo semestre de 2010 ha dado pie al mayor número de observaciones fiscales. En torno al déficit de 20 millones de pesos que señala Jorge Martínez Villalobos, actual alcalde, se agolpan declaraciones de funcionarios de gobierno, las cuales aluden a la incapacidad para hacer valer la ley y a la preservación de la impunidad.

Los diputados locales Alfredo Reyes, Gilberto Carlos y José Luis Ramírez son algunos de quienes asumen tal postura.

Apenas este jueves el Congreso del Estado, a través de su Comisión de Vigilancia, sacó a la luz el escrutinio de otras tres demarcaciones. El dictamen de Asientos se extiende a lo largo de 59 páginas, los de Pabellón de Arteaga y San José de Gracia ocupan 61 mientras, el del referido Calvillo, llega a las 131.

El panista Jesús Soto López ocupó la alcaldía de Calvillo de 2008 a 2010, y su trienio parece haber ir a tono con la gestión del ex gobernador Luis Armando Reynoso Femat, quien dejó una deuda estatal que al pasado 30 de abril ascendía a 2 mil 410 millones 585 mil 909 pesos.

Centro de Calvillo | Foto: Archivo LJA

Del 1 de julio al 30 de octubre de 2010, dicho Ayuntamiento contrató a Consultores ARMOR, despacho que a cambio de 1 millón 139 mil 24 pesos realizaría “la determinación y pago de las retenciones a cargo de los trabajadores y sus accesorios”. El contrato especifica que “el pago de los adeudos fiscales será cubierto en su totalidad por ‘el despacho’, informando y entregando a ‘el Municipio’ los comprobantes de pago”.

En este sentido, el Órgano Superior de Fiscalización (OSF) del Legislativo avistó irregularidades que rebasan los 10 millones de pesos en lo relativo al pago del Impuesto Sobre la Renta, del Impuesto Sobre Nómina y del Impuesto Sobre el Producto del Trabajo, además de las cuotas al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Servidores Públicos del Estado de Aguascalientes.

“Se desconoce cuáles fueron los trabajos, estudios, asesorías, montos determinados y pagados, etcétera, ya que no se proporcionó ninguna información”, determinó el propio OSF.

Una visita domiciliaria practicada por el Servicio de Administración Tributaria, mandatada el 14 de junio de 2010 por Griselda Vázquez Castillo, administradora local de Auditoría Fiscal de Aguascalientes, no bastó para que el Municipio de Calvillo corrigiera el rumbo.

Entre las 21:09 y las 23:59 horas del 29 de diciembre de 2010, según consta en actas, el Municipio llevó a cabo una venta “totalmente fuera de la legalidad y de la razón”.

Así, en espacio de tres horas, adjudicó a Vicente Pereida Durán un lote de 17 vehículos oficiales catalogados como “chatarra” sin dictamen alguno que así lo avalara. A razón de 3.40 pesos por kilogramo, este último desembolsó 115 mil 719 pesos.

La entrega de más unidades al mismo postor quedaría pendiente. En su totalidad fueron 32, de modelos que oscilan entre 1965 y 2006. La mayoría contaba con el respectivo diagnóstico de reparación, por lo cual se infiere que la autoridad perdió en la maniobra.

La conclusión del OSF indica que “el objeto de realizar esta venta no era otro que el de obtener recursos para beneficio personal de todos los integrantes del Cabildo, ya que en el acta de sesión, página 2, último párrafo, el presidente municipal responde a los cuestionamientos del sexto regidor que las necesidades urgentes eran ‘la salida de todos’, esto es, a dos días de entregar la administración municipal, asimismo, está prohibido incrementar la disponibilidad presupuestal por los recursos obtenidos producto de estas enajenaciones”.

En lo que a proveedores respecta, Soto López dejó pasivos del orden de los 2 millones 726 mil 565. 38 pesos. En las listas hay adeudos por “gasolina para Seguridad Pública, cemento, lámina, manguera y yeso, facturas de aceites, difusión y sonorización”.

Otra de las observaciones no solventadas que ahora pesan sobre los ex funcionarios tiene al Organismo Operador de Servicios de Agua de Calvillo por epicentro.

De acuerdo con un acta de sesión ordinaria, el 1 de enero de 2010, el Cabildo remató como chatarra “cobre, bronce y fierro que se ha venido acumulando principalmente con el cambio de medidores, bombas de pozos y cambio de válvulas”. Jamás se especificó la cantidad de producto que sería enajenado.

De nueva cuenta se omitió acreditar que efectivamente se trataba de material de desecho. Por este mismo concepto, a lo largo de todo 2010, Calvillo recibió un total de 413 mil 911.44 pesos; no obstante, por Impuesto Sobre la Nómina, el organismo operador del agua presentaba adeudos de 81 mil 660.75 pesos.

En el marco de las inconformidades de Martínez Villalobos, el diputado José Luis Ramírez ha comentado que eventualmente Jesús Soto López pasea por la plaza principal de Calvillo.

El presidente municipal de origen priísta, a su vez, señala que el desvío de recursos mantiene maniatados los proyectos de su administración, en tanto, al interior del Poder Legislativo, la oposición duda que la Contraloría del Ayuntamiento persiga a los responsables y ejecute todas las sanciones dictadas por el OSF. Se alega la prevalencia de compromisos políticos.


Vídeo Recomendado


The Author

Carlos Alonso López

Carlos Alonso López

No Comment

¡Participa!