Opinión

La juventud aguascalentense / El Apunte

La búsqueda de la preparatoriana Andrea Nohemí, hija de Samuel Chávez y Dora Galván, extraviada desde hace ocho semanas, me lleva a  investigar números sobre la juventud local y sus características para conocer sus conductas de riesgo y posibles pautas de política pública para prevenirlas.

En principio, y de acuerdo con la última Encuesta Nacional de la Juventud del Imjuve, Aguascalientes es una de las cinco entidades federativas con más proporción de jóvenes de entre 14 y 29 años que se declararon como inactivos, aunque destaca también como tercer lugar nacional, después de Tabasco y el Distrito Federal, en jóvenes con intención de poner su propio negocio.

Siete de cada 10 utilizan Internet y medios electrónicos para comunicarse. Aunque sólo la mitad cuenta con este servicio en su casa. Los jóvenes usan redes sociales, buscan y reciben información por esta vía, además de chatear. Particular interés muestran en Facebook, buscando comunicarse y afirmar relaciones de amistad, porque reunirse con sus amigos es la principal actividad para la que los jóvenes destinan su tiempo de recreación, por lo que esta generación se presenta con un cierto grado de conocimiento mutuo y de interacción. De hecho, tres de cada cuatro adolescentes mexicanos (hombres o mujeres) de entre 15 y 19 años ya han tenido relaciones de noviazgo; y los y las aguascalentenses, que se encuentran por encima del promedio, las han experimentado en el 87 por ciento de los casos. A decir de ellos, los novios platican sobre sus amigos, sus estudios y sobre su futuro; antes que de sexo, trabajo, religión o política.

La gran mayoría (siete de cada 10) no pertenecen a ninguna organización o asociación social y los pocos que llegaron a pertenecer a una, en gran medida, han dejado de hacerlo, teniendo primacía las asociaciones deportivas luego las estudiantiles y finalmente las religiosas, por cierto estas últimas son más recurrentes entre las mujeres que entre los hombres. En general muestran poca confianza en las instituciones y en la encuesta del Imjuve la opción que generó un mayor acuerdo entre los jóvenes, de todos los grupos de edad, fue la idea de “respetar a la gente con opiniones distintas a las tuyas”.

En México, los jóvenes que consideran estar en mejores condiciones respecto a la generación de sus padres, superan en porcentaje a aquellos que opinan de forma desfavorable. Destaca que más de 61.8 por ciento opina que actualmente están en mejores condiciones para poder estudiar que sus padres.

En cuanto a asuntos de salud, dos de cada 10 jóvenes de entre 12 y 29 años han fumado; la mitad ha tomado alcohol, seis de cada 10 varones y cuatro de cada 10 mujeres nunca hacen ejercicio, pero seis de cada 10 ya tuvieron relaciones sexuales. Cuatro de cada 10 mujeres jóvenes han estado alguna vez embarazadas.

Un importante hallazgo de la encuesta del Imjuve, relativo a los que eventualmente se encuentran empleados, fue que ocho de cada 10 jóvenes reportan estar satisfechos con su trabajo actual. No existe una diferencia importante entre los grupos de edad ni tampoco entre géneros.

Parece obvio pero los temas de política pública sin duda atraviesan por la necesidad de aprovechar más la convocatoria generacional que los jóvenes tienen para encausarla hacia el estudio, el deporte, las actividades culturales y laborales; se requieren espacios y emprendimientos colosales que integren en orden de miles a los jóvenes, y por largas jornadas, para que sus redes operen no sólo para reunirse a platicar de sus amigos sino para entretejer una plataforma de desarrollo que le dé viabilidad a su generación, a sus proyectos personales y al lugar en donde habitan. El Estado, por cierto, deberá cuidarlos con más celo, toda vez  que depende de ellos el futuro de todos.


Vídeo Recomendado


The Author

Eugenio Herrera Nuño

Eugenio Herrera Nuño

No Comment

¡Participa!