Opinión

La nueva hornada en la transición gubernamental (los políticos activos del viejo cuño) / Isidoro Arméndariz en LJA

A no pocos políticos del viejo y nuevo cuño sorprendió el equipo para la transición nombrado por  el presidente electo. También, no sin morbo, analistas políticos y comunicadores sociales esperaban una lista diferente de cuadros y operadores de confianza de Peña Nieto para escudriñar expedientes y revisar el estado actual de la gestión pública del Presidente Felipe Calderón en sus distintas áreas sectoriales, y preparar una entrega-recepción cuidadosa, tersa y profesional.

Una hornada de jóvenes políticos aparece en el escenario nacional para cumplir con las tareas específicas en transición gubernamental. Profesionistas, éstos, bien calificados que no sólo ayudaron a sacar adelante el proyecto político local de Enrique Peña, sino que durante la campaña presidencial lo acompañaron de la mano de otros personajes de distintas entidades y expresiones políticas, de manera exitosa, muy a pesar de turbulencias y andanadas provocadas por las oposiciones. Por supuesto, como ya se dijo, no todos los integrantes del grupo compacto son oriundos del Estado de México pero conocen muy bien el terreno y el pensamiento político de su jefe, el presidente electo. Eso sí, hay que destacarlo, Luis Videgaray y Miguel Osorio son dos piezas clave que tendrán una gran influencia, si no cometen errores tácticos en la etapa de transición.

Cada uno de los integrantes del equipo de transición ha pasado por el filtro de comunión e identidad para ser aceptado en el proyecto liderado por Enrique Peña, quien buscará operar un modelo de gobierno eficaz para los próximos 6 años. Este grupo político compacto está compuesto por personas preparadas, leales y con mayor o menor nivel de experiencia en el sector público.

La composición del equipo de transición se clasifica en 2 bloques, o mejor dicho coordinaciones generales; el primer bloque está integrado por 28 prospectos a funcionarios de primer y segundo niveles y es encabezado por Luis Videgaray. Pertenecen al segundo bloque 13 cuadros con cierto renombre, mismos que son liderados por Miguel Osorio. Huelga decir que el Presidente Peña ha seleccionado a seis personas de su entera confianza para que formen parte de su staff y tramo de control directo.

Cabe distinguir que, por un lado se mueven los operadores de alto nivel que cuidan celosamente la estabilidad social y política de la nación y por el otro trabajan a marchas forzadas los operarios de la transición en cuestiones administrativas. La misión en general es transitar en el interregno con civilidad, eliminar contrariedades económicas, conflictos sociales o magnos diferendos políticos. En el primer rango están Luis Videgaray, Miguel Osorio, Pedro Joaquín Coldwell, Cristina Díaz, Manlio Fabio Beltrones, Emilio Gamboa y Jesús Murillo Karam y, en el segundo, se encuentran los cuadros cuyos nombres dio a conocer personalmente el presidente electo.

De los 47 nombres dados a conocer, 25 representan al peñismo puro, 21 llegan acompañados de una carta de recomendación externa y sólo un caso, el de Rosario Robles, tiene una característica especial.

Los 25 prospectos a posiciones clave que fueron considerados en el equipo de transición y que representan al peñismo puro son: Luis Videgaray, Miguel Ángel Osorio, Marcela Velasco, Raúl Murrieta, Alfonso Navarrete, Osvaldo Santín, Aurelio Nuño, Rodrigo Reina, Juan José Guerra, David Korenfeld, Fernando Galindo, Enrique Jacob, Alejandro Nieto, Humberto castillejos, Luis Enrique Miranda, Andrés Antonius, Alfredo Castillo, Luis Felipe Puente, Arnulfo Valdivia, Eduardo Sánchez, Roberto Francisco Miranda, Erwin Lino, Francisco Guzmán, David López y Andrés Massieu.

Respecto de los 21 recomendados podemos decir que Ildefonso Guajardo es paisano y ex colaborador de quien fuera gobernador de Nuevo León, Natividad González Parás. Guajardo tuvo cargos importantes, a nivel de oficial mayor y subsecretario, en el gobierno de Ernesto Zedillo; Emilio Lozoya, hijo de Emilio Lozoya Thalmann, cercano colaborador de Carlos Salinas durante su mandato; José Ignacio Peralta, hombre de confianza de Mario Anguiano, gobernador de Colima identificado profesionalmente con Luis Videgaray; Gerardo Ruiz Esparza, coordinador de giras presidenciales de Carlos Salinas; Cuauhtémoc Ochoa, vinculado a Miguel Osorio y a Emilio González, líder del PVEM; Enrique de la Madrid, hijo del ex presidente de México MDM; Alejandro Ismael Murat, hijo del ex gobernador de Oaxaca, José Murat; Carlos Manuel Joaquín González, familiar del presidente del CEN del PRI, Pedro Joaquín Coldwell; Ernesto de Lucas Hopkins, apoyado por Eduardo Bours, ex gobernador de Sonora; Rafael Pacchiano, integrante de la élite del Partido Verde Ecologista, esposo de Alejandra Lagunes, cercana colaboradora de Peña Nieto.

En este bloque de recomendados se encuentran también Sebastián Lerdo de Tejada, amigo y ex colaborador de Beatriz Paredes; María Esther Scherman, identificada con Carlos Salinas y con Manlio Fabio Beltrones; Jorge Carlos Ramírez, amigo y ex colaborador de Beatriz Paredes; Roberto Campa candidato a la Presidencia de la República por el PANAL en 2006, ex  colaborador y amigo de Elba Esther Gordillo; Claudia Ruiz Massieu, sobrina del ex presidente Carlos Salinas; Alma Carolina Viggiano, esposa del gobernador de Coahuila Rubén Moreira y cercana colaboradora de Miguel Osorio en el Gobierno de Hidalgo; Paloma Guillén Vicente, ex colaboradora de Tomás Yarrington y de Eugenio Hernández Flores; Felipe Solís Acero, amigo y aliado de Manlio Fabio Beltrones; Eugenio Imaz, ex funcionario de primer nivel durante el  gobierno local de Miguel Ángel Osorio.

Huelga decir que no todos los del peñismo puro están en condiciones intelectuales o profesionales para ocupar cargos de primera línea, pero, sin duda todos estarán considerados en puestos relevantes de acuerdo a su nivel, experiencia o cercanía con el presidente, con Luis Videgaray o con Osorio Chong. En el caso de los recomendados de políticos que son aliados del presidente no formarán parte del “Gabinete de Cocina” y muy pocos ocuparan espacios de primer nivel en el gabinete legal. Ello dependerá de los grados de confianza y compromiso. De esta manera la currícula hablará por los hombres del presidente, es por eso que sólo algunos tienen estatura para ser secretarios de Estado; otros serán subsecretarios, oficiales mayores, jefes de asesores, integrantes del staff del presidente o directores de organismos públicos descentralizados importantes.

Después de revisar trayectoria, grado académico, edad, lugar de nacimiento, equipo político y niveles de lealtad y confianza de cada uno de los elegidos, se puede inferir que:

De los 47 personajes enrolados en las tareas de la transición algunos tienen la experiencia y estatura política para ocupar una secretaría de Estado o un espacio en el gabinete ampliado, como son los casos de Luis Videgaray (coordinador general del equipo de transición), Miguel Ángel Osorio (coordinador de política y seguridad), y los vicecoordinadores Idelfonso Guardado (de política económica), Rosario Robles (de política social), así como los coordinadores Alfonso Navarrete Prida (de trabajo), Gerardo Ruiz Esparza (de infraestructura), Enrique de la Madrid (para el campo), Juan José Guerra (de medio ambiente), Roberto Campa (de seguridad), Sebastián Lerdo de Tejada (para el Plan Nacional de Desarrollo), María Esther Scherman (del programa del seguro de vida para jefas de familia), Jorge Carlos Ramírez (vicecoordinador de seguridad y justicia), Luis Enrique Miranda (vicecoordinador político), Claudia Ruiz Massieu (coordinadora de derechos humanos y transparencia), Alma Carolina Viggiano (coordinadora de vinculación con asociaciones de la sociedad civil), Mercedes del Carmen Guillén Vicente (coordinadora de agenda legislativa), Felipe Solís Acero (coordinador jurídico) y María de los Ángeles Fromow (secretaria técnica de la coordinación general de política y seguridad).

Por otra parte, decepcionó a futurólogos y brujos de la política el no ver incluidos, por el momento, en el equipo para la transición a otros personajes de confianza o aliados de Enrique Peña, que seguramente formarán parte del gabinete formal y alguno que otro, muy cercano, del gabinete de cocina. Estos políticos de renombre que, muy probablemente, tienen tareas asignadas y trabajan en las catacumbas son: Beatriz Paredes, experta en temas internacionales, gobernabilidad y problemas agropecuarios; Francisco Rojas, que domina áreas energéticas; Yvonne Ortega, avezada en cuestiones de política social y turismo; Rafael Tovar y de Teresa, con gran experiencia en arte y cultura; Mario Luis Fuentes, aplicado en tópicos de seguridad social; José Narro Robles, que tiene vocación educativa y académica; Pedro Aspe, tótem de toda una generación de economistas; José Ángel Gurría, gurú en indicadores económicos y sociales para países periféricos; Cruz López, especialista en propuesta agropecuaria; Gerardo Sánchez, conocedor de cuestiones agrarias; Carlos Rojas y Carlos Flores Rico, ambos estudiosos de políticas públicas para disminuir la pobreza.

Otros nombres que no hay que perder de vista y que tienen picaporte en el círculo del presidente Peña Nieto son Ricardo Aguilar, Humberto Lepe Lepe, Azucena Olivares, Alejandro Ozuna, Emilio Chuayffet, Cesar Camacho, Heriberto Galindo, Luis Vega, Héctor Velazco, Jesús Alcántara, Roberto Padilla Domínguez,  Alfredo del Mazo Jr. yBenito Neme Sastre…

Pasados los días habrán de agregarse más nombres a la lista restringida, que seguramente serán considerados en algún espacio nada despreciable de la administración pública. Ello, debido a compromisos y amarres hechos antes y durante la campaña presidencial, por ejemplo: Elba Esther Gordillo mínimamente enseñará sus cartas para copar espacios importantes en la Secretaría de Educación Pública, ISSSTE, Seguridad y Medio Ambiente, tal vez en su prioridad están su yerno Fernando González, Reyes Tamez Guerra, secretario de Educación con Vicente Fox; Silvia Luna, ex candidata a senadora por Aguascalientes; Tomás Ruiz, ex presidente del PANAL;  Jorge Kahwagi, también ex dirigente del PANAL y la actual dirigencia de ese partido encabezada por Luis Castro Obregón e integrada por Roberto Pérez, Evelia Sandoval, Constantino González y Fernando Medina. Sin duda, el de mayor mérito ante la maestra y el presidente electo es Gabriel Quadri, ex candidato presidencial por el PANAL.

Los ecologistas no quieren quedarse atrás en la pesquisa de posiciones en el nuevo gabinete dada la relación cercana de Emilio González, Manuel Velazco y Arturo Escobar con Enrique Peña Nieto, quienes van por la Secretaría del Medio Ambiente.

También están los mandatarios estatales cercanos a Enrique Peña, los cuales se apresuran a sugerir nombres para ser tomados en cuenta en algún casillero de la administración. Por cierto, los estados que se la jugaron abiertamente con el presidente electo son Coahuila (Rubén Moreira y su antecesor Humberto Moreira), Durango (Jorge Herrera y su antecesor Ismael Hernández), Hidalgo (José Francisco Olvera y su antecesor Miguel Osorio Chong), Nayarit (Roberto Sandoval y su antecesor Ney González), Nuevo León (Rodrigo Medina), Yucatán (Rolando Zapata y su antecesora Yvonne Ortega) y por supuesto el Estado de México (Eruviel Ávila y su antecesor, el propio presidente electo). Igual, cabe destacar que los gobernadores de Aguascalientes, Zacatecas y Chihuahua han logrado la cercanía con Peña Nieto y su equipo a pesar de que mantienen una relación notable con Manlio Fabio Beltrones y Beatriz Paredes. Asimismo el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval es considerado un cuadro muy cercano a Enrique Peña Nieto. Cabe destacar que los demás gobernadores priístas y aún los de oposición han manifestado un comportamiento institucional.

En los mentideros políticos se escuchan los nombres de personajes relacionados con la expresión política “Unidad Democrática por la Renovación del PRI”, mejor conocida como Tucom, aquel grupo antagónico que finalmente le sirvió de plataforma a Arturo Montiel para disputar la candidatura a la Presidencia de la República en la sucesión 2006. En esta corriente política se hicieron presentes los nombres de Miguel Alemán (ex gobernador de Veracruz), Francisco Labastida (ex candidato Presidencial), Natividad González Parás (ex gobernador de Nuevo León), Enrique Martínez (ex gobernador de Coahuila), Tomás Yarrington (ex gobernador de Tamaulipas), Genaro Borrego (ex gobernador de Zacatecas), Otto Granados (ex gobernador de Aguascalientes), Enrique Jackson (ex coordinador del Grupo Parlamentario del PRI en el Senado de la República), Esteban Moctezuma (ex secretario de Gobernación), Emilio Gamboa (ex secretario de Comunicaciones y Transportes), Diódoro Carrasco (ex secretario de Gobernación), Arturo Núñez (subsecretario de Gobernación), Jesús Reyes Heroles (Hijo de Don Jesús Reyes Heroles), Alfredo del Mazo (ex secretario de Energía), Alfredo Baranda (ex gobernador del Estado de México) e Ignacio Pichardo (ex presidente del CEN del PRI).

También fueron incluidos en la lista de aliados y simpatizantes del Tucom, Pedro Joaquín Coldwell (ex secretario de Turismo), Carlos Ruiz Sacristán (ex secretario de Comunicaciones y Transportes), Cesar Camacho (ex gobernador del Estado de México), Fernando Silva Nieto (ex gobernador del San Luis Potosí), Eliseo Mendoza Berrueto (ex gobernador de Coahuila) y Roberto Campa Cifrian (ex procurador del Consumidor), Mariano González Zarur (ex senador de la República y actual gobernador de Tlaxcala) y Héctor Astudillo (ex presidente Municipal de Chilpancingo), entre otros.

Algunos de estos personajes durante y después de la elección presidencial 2006 pasaron a formar parte de las filas de otros partidos, como son Genaro Borrego, Diódoro Carrasco, Arturo Núñez, Fernando Silva Nieto y Roberto Campa.

Existe una corriente nacional de priístas ortodoxos aliados del grupo Atlacomulco que buscan alinearse y cerrar filas con el proyecto “Peña Nieto”. Sus mejores puentes para llegar con el presidente electo son Alfredo del Mazo y Arturo Montiel. Otro que seguirá colocando piezas en el nuevo tablero es el ex presidente Carlos Salinas, lo mismo Vicente Fox y Manuel Espino creen tener derecho a espacios públicos debido a sus buenos oficios agenciados a favor de Peña Nieto.


Vídeo Recomendado


The Author

Isidoro Arméndariz

Isidoro Arméndariz

No Comment

¡Participa!