CulturaEspeciales

ENTREVISTA / Mardonio Carballo – La poesía en lenguas indígenas goza de cabal salud y tiene un espíritu muy femenino

Mardonio Carballo, POETA Y PERIODISTA CULTURAL,

autor de Xolo, libro-disco de poesía contemporánea en náhuatl y en español

Mardonio Carballo es poeta y periodista cultural, y participa desde hace varios años en el programa de Carmen Aristegui con la cápsula Las plumas de la serpiente, presentó a principios de año el libro-disco Xolo (Editorial Pluralia), en el que trabajo en colaboración con el músico Juan Pablo Villa y que contiene poemas escritos por Mardonio tanto en náhuatl como en español, además de su correspondiente traducción al inglés y un cd con el trabajo escénico en el que trabajó en colaboración con Villa. Platicamos recientemente con Mardonio sobre Xolo, sus planes a futuro y sobre la salud de la literatura en lenguas indígenas.

Javier Moro Hernández (JMH): ¿Cuál fue la idea original que le dio pie al libro?

Mardonio Carballo (MC): El libro es un conjunto de poemas que había escrito y en algún momento surgió la oportunidad de hacer un espectáculo en vivo y que es ahí en donde yo invito a Juan Pablo Villa. De ahí nace también la posibilidad de no sólo hacer un libro sino un disco al mismo tiempo, que pudiera, de alguna manera, recrear la poesía. No es un audio-libro, me parece que el libro conjunta las tres concepciones: libro, disco y libro-disco, porque al final de cuentas no se entiende una parte sin la otra, pero también por separado cada uno puede tener también sus posibilidades tanto de lectura o de experiencia sonora con respecto de la música y de la literatura.

JMH: ¿Cómo fue el proceso de armar el proyecto?, ¿fue escribir los poemas y después convertirlos en un proyecto de poesía en voz alta o fue simultáneo?

MC: Sí, es un libro primero, después un proyecto escénico y después un libro y al mismo tiempo se va generando el disco. Termina siendo como distintas formas de acercar, de allegar a la gente, a un proceso poético, muy personal.

JMH: ¿Cómo fue el proceso de escritura de Xolo?

MC: Partió desde muchos procesos de mi vida en los cuales he experimentado desde la parte poética circunscrita a través del náhuatl, del español, y en algún momento de mi vida en donde jugaba con los idiomas, donde yo hago poesía que digo que tiene incrustaciones nahuas, lo cuál sido todo un reto, jugar con algunos poemas que nacieron en náhuatl que después se tradujeron al español, con estos otros que se escribieron en español con momentos en náhuatl y después también hubo momentos en los que estuve trabajando mucho el idioma español a nivel poético porque no me gusta el asunto de sólo un idioma si hablo los dos, me parece que son como importantes. De hecho tengo una regla: poema que ha sido escrito en náhuatl se traduce al español, poema que se escribió en español no se traduce al náhuatl. Aunque si tú ves, muchos de los poemas que fueron escritos en español tienen básicamente un universo nahuatlaco en realidad, sólo que se escribieron en español y así se quedaron.

JMH: Los temas que abordas en Xolo son variados.

MC: Sí, se acomodaron al final, se hizo un trabajo de curaduría, se eligieron poemas que están destinados como al origen en un inicio, al desprendimiento de la madre, al asunto juguetón entre ser un niño casi adolescente, o ponerte en los pies de un niño, el amor de juventud en el cual también se ven reflejados algunos momentos que pueden dar paso a la siguiente etapa de la vida, que es el enamoramiento, el deseo, después la vejez y de ahí poder vislumbrar la posibilidad de la muerte. Yo siento que es como alguien que está mirando pasar su vida con respecto con sus propios planteamientos, cómo ha ido ejerciendo en cada una de sus etapas hasta vislumbrar, como en una especie de tercera mirada, su propia muerte.

JMH: En ese sentido, la presencia de la mujer es un tema referente, la mujer como madre, como pareja.

MC: La mujer como vieja, también, es básicamente, yo creo, una mirada muy femenina la que se ve reflejada en Xolo, ciertos momentos entre los cuales destaca el hijo que se desprende de la madre, el hombre que se enamora de la mujer, el hijo que habla de los padres, la mujer que se queda a mirar cómo muere ella misma. Sí, es una visión muy femenina, muchos de los poemas que están aquí están dedicados a mi madre, se escribieron en ese proceso de duelo de su muerte y de su enfermedad, entonces está como todo eso reflejado.

JMH: ¿Cómo fue el proceso de trabajo con Juan Pablo Villa?

MC: Todo comenzó porque un día Daniel Giménez Cacho estaba haciendo un ciclo de poesía escénica en su teatro, en El Milagro, y nos invitó, me dijo que por qué no iba a hacer algo, ya había trabajado durante mucho tiempo la poesía escénica, había estado en el Festival de Poesía en Voz Alta en Casa del Lago, porque Pacho, el director en esa época de Casa del Lago me animó a hacerlo y como yo en ese entonces hacía mucho teatro no me fue tan difícil combinarlo, pero aprendí mucho en ese festival, tanto que desde ese momento me toca curar la parte indígena o campesina. Pero todo comienza ahí, con la invitación de Daniel, y en un principio Juan Pablo y yo con la posibilidad de ensayar entradas, salidas, pero en realidad nunca cuajó así, terminó convirtiéndose en un espectáculo en el que todo es un trabajo de improvisación, un trabajo de oído y de acompañamiento todo el tiempo, y a partir de eso se creó una estructura sonora, en el cual los dos podíamos caminar, y sí bien tejen una trama que podría ser como los trazos, los caminos que hemos seguido, sí tú vas a un concierto la experiencia será distinta a la anterior.

JMH: Leí que eres una persona muy cercana al teatro y me imagino que esa experiencia ayudó al proceso de creación del espectáculo de poesía escénica.

MC: El teatro ayuda, es un espectáculo muy teatral, de hecho eso es un poco la idea, hacer un ejercicio poético musical, que pueda de alguna manera conjugar todas las artes, porque Juan Pablo también es un chavo muy teatral, entonces podemos conjugar toda esa experiencia creativa que hemos acumulado a lo largo de nuestra vida, para que venga el resultado. Yo creo que la gente que va a ver el espectáculo se va a quedar con una experiencia que aborda esos tres rubros: poética, escénica y musical.

JMH: ¿Cómo ves la salud de la poesía en lenguas indígenas en nuestro país?

MC: Creo que goza de cabal salud, tiene un espíritu también muy femenino, la mayoría de los poetas que ahora están despuntando no son hombres, son mujeres: Irma Pineda, Briseida Cuevas, Enriqueta Luna, Roselia Jiménez, en fin, Natalia Toledo, Angélica Ortiz, etcétera, todas son mujeres, quién sabe por qué, habría que preguntarse también por qué las mujeres indígenas son las que mayores aportes están haciendo a la poesía en lenguas indígenas contemporáneas. Me parece, a lo mejor, que lo que en algún momento fue una poesía masculina, lo que dio inicio a todo este movimiento del México contemporáneo de voltear a ver a las literaturas en lenguas indígenas, ahora me parece que básicamente hay una generación de poetas en lenguas indígenas.

JMH: Ha costado mucho trabajo posicionar la literatura en lenguas indígenas.

MC: Yo creo que no está posicionada, tuve la oportunidad de, en la promoción de Xolo, de encontrarme cosas absurdas, como que algunos libreros les hablas de poesía indígena y te hablan del Popol Vuh, o sea si tú les preguntas qué hay en literatura indígena te hablan del Popol Vuh o de un libro para niños. Es decir de la pirámide de poder sigue pesando en la literatura indígena contemporánea, además del asunto näif, es decir, todo en la literatura indígena es “chiquito”, es “bonito”, folclórico y nada propositiva desde la visión de los libreros. De hecho creo que una de las grandes cosas que están sucediendo con Xolo, después de que se venció la resistencia a que se vendiera en librerías, se está vendiendo muy bien, y yo creo que eso es importante, de hecho por ahí tenemos un plan de empezar a trabajar editorialmente con mujeres para que podamos hacer este crossover, que no se ha hecho, de llevar más escritores a editoriales consolidadas. Creo que somos pocos los escritores en lenguas indígenas que estamos teniendo ese acceso, y creo que lo que pasa conmigo se da porque tengo presencia en los medios y eso permite que la gente busque Las Plumas de la Serpiente o De Raíz Luna, y eso da otra posibilidad, porque aquí los medios de comunicación han jugado un papel importante para posicionar el nombre de una persona y eso puede ser como el puente que ha logrado que la gente se interese por mi libro. Pero me parece que ahí hay un trabajo pendiente y que eso tiene que ver tanto con los escritores en lenguas indígenas, tanto con el estado que tendría que tener muchas más rutas para que los trabajos se den a conocer, porque la cabal salud de la que goza la literatura en lenguas indígenas se da de frente con todo lo que no se ha hecho alrededor de esa literatura, como es el hecho de que el estado no hace libros en lenguas indígenas, no se ve reflejado, nadie se entera, es decir si Irma Pineda sacó un libro para niños y le compraron 90 mil ejemplares, nadie lo sabe y eso me parece a todas luces, injusto. Hay mucha gente que ha escrito libros en lenguas indígenas y sin embargo nadie los conoce, y me parece que la sociedad juega un papel importante en ese sentido, es decir, hay que exigir que haya libros en lenguas indígenas, literatura en lenguas indígenas en las librerías, porque las editoriales no le apuestan a esas literaturas nuevas, que además me parecen contemporáneas y de un hito espectacular. La salud que tienen las literaturas en lenguas indígenas se topa de frente con lo que no se ha hecho en la historia de México con respecto a los libros indígenas.

JMH: Para terminar quería preguntarte sí Xolo es un trabajo que se quedaría sólo en este libro o es parte de un trabajo que va creciendo y expandiendo.

MC: Yo creo que sí, Xolo es mi tercer libro, aunque el primero era algo que nunca me gustó, el segundo tiene algunos poemas de Xolo, que es además producto de un encuentro afortunado con Pluralia, que es importante, porque para Xolo arriesgó, porque es un libro, uno de los pocos libros en lenguas indígenas que se venden en el mercado y que no tiene inversión estatal. Con ellos, además estamos pensando hacer otra serie de trabajos de otros poetas que tengan las mismas características, es decir, que sean libros de pasta dura, cosidos, cuidados en extremo, ilustrados maravillosamente y siempre con un disco que no haga sólo una referencia al producto oral, sino que haga una apuesta importante para que pueda de alguna manera tenar esas posibilidades de llegar a más gente. Vienen Las Plumas de la Serpiente, el primer compilado, que tiene que terminarse este año, y viene otro libro y que es un libro escrito para niños de entre cero a cinco años.

The Author

Javier Moro Hernández

Javier Moro Hernández

1 Comment

  1. […] Entrevista: La poesía en lenguas indígenas goza de cabal salud. […]

¡Participa!