Opinión

Los expedientes priístas X / Cocina Política

 

¡Ay Jesús María y Rodríguez! –¿O era Jesús María y José?– Fue lo que exclamé al enterarme de que el señor Jesús María Rodríguez, flamante Delegado entre el Comité Ejecutivo Nacional y el estatal del PRI, había declarado al periodismo hidrocálido: “no todos los actores del priísmo local trabajaron, ni se entregaron al mismo ritmo (se refiere al proceso electoral local próximo pasado), del comportamiento de cada cual se hará llegar un expediente a los delegados nacionales del Partido”. ¡Oiga Usted! –decía Paco Malgesto–, me entró como en la canción del cubano Osvaldo Farrés: ansiedad, angustia y desesperación. No pude menos que preguntarme. ¿Qué contendrá el expediente de esta Cocinera Política?

Durante una larga temporada seguí en la televisión una serie llamada Los expedientes secretos X, en la que dos agentes de una ultra secreta división del estadounidense Buró Federal de Investigación (FBI) investigaban –en ultra secreto desde luego– casos de posible origen extraterrestre. Así que ante las impactantes declaraciones que aquí menciono, surgió en mi mente la imagen del señor Delegado Rodríguez, al frente de una unidad ultra secreta de investigación para casos de priístas locales incapaces de entregarse y seguir el ritmo; entiéndanse “los expedientes priístas X”. Y es que el queretano –que no querendón– señor J. Ma. Rodríguez, no aclaró si a los “delegados nacionales” se les harían llegar tanto los expedientes de los X –o sea los priístas desmochados y arrítmicos–, como de los facilitos –¿O es facilitados?– y métricos.

Mi padrino de capacitación política, el insigne Luis Donaldo Colosio, siendo presidente del PRI nacional, diseñó e implementó la “Cartilla del Militante”, expediente no-secreto en que se registraba puntillosamente cada una de las acciones y encomiendas que  realizaba cada afiliado. Con gran orgullo acudíamos los militantes desde los más modestos hasta el más encumbrado, a entregar en la Secretaría de Organización, copia fotostática de toda constancia, gafete, diploma o cualquier documento en que constara nuestra permanente –que no parcial y menos aún electorera– entrega a la labor político-social. Uno a uno, se agregaban en nuestra cartilla los registros de nuestra inquietud política traducida en acciones rítmicas y a veces arrítmicas al compás de las autoridades partidistas en turno, pero siempre congruentes con nuestra formación democrática y nuestra vocación social.

Lamentablemente la “Cartilla del Militante”, tanto como la “Dirección del Registro Partidario”, dejaron de existir. Y hoy el trabajo político desarrollado durante años de esfuerzo, lealtad (que no entreguismo) y constancia queda a merced de la débil  memoria humana o soslayado por la élite de hacedores de “políticos” instantáneos pero vendedores. O bien, como es el caso que le menciono, reducido a la integración de “expedientes priístas X”, realizados por testigos transitorios de la militancia política hidrocálida, integrados con un fin más bien jurisdiccional –sin el beneficio de ser oído y vencido en juicio–, y dirigidos a una autoridad desconocida denominada “delegados nacionales del Partido” por el señor Rodríguez.

Total, que esta Cocinera Política, espera que se abra algún día el archivo que contiene “los expedientes priístas X” del señor Jesús María Rodríguez, para saber si fue incluida en los militantes X o en los militantes no-X. Para serle a usted muy honesta, esta Cocinera: ni como mujer, ni como política, ha sido facilita o métrica; así que no es difícil anticipar cuál será mi tipificación.

Como mero ejercicio de imaginación y para que se entretenga el fin de semana, permítame preguntar: si usted militara en el PRI, ¿Cómo cree que lo clasificaría en sus secretos expedientes el señor J. Ma. Rodríguez? ¿Sería de los X? ¿O de los no-X? Quizá responda usted, como en el monólogo del personaje Hamlet “¡He ahí la cuestión!”.

Un día de éstos pase usted por ésta su cocina, en donde se come, se lee, se estudia y se conversa de todo…particularmente de política. n

 

[email protected]


Vídeo Recomendado


The Author

Socorro Ramírez

Socorro Ramírez

No Comment

¡Participa!