Deportes

[El Táctico / Futbol] Ladran y no rugen

 

La palabra semifinal en cualquier parte del mundo es sinónimo de emoción, madre del gol gana o del pierdes y te vas. En México no podía ser la excepción con esta liga Mx revolucionada de nada, lo único de sabor que le dieron a la liguilla es que el gol de visitante cuenta, entonces la cosa se pone más interesante. Ya con un finalista que cerrará de local y casi campeón, el Toluca, en Tijuana se jugaba la segunda semifinal, o lo que mejor dicho es la primera final, el choque de caballos negros, casi para hipódromo. León vs Xolos.

Rompiendo la lógica de este futbol, los dos equipos son muestra de revolucionarios, son muestra de que las cosas sí pueden cambiar, los dos tienen directiva joven, dinámica y con ganas, los dos tienen plazas excepcionales, siempre llenan y la gente se entrega a ellos, los dos apostaron por técnicos nuevos, tácticas nuevas, impredecibles y gustosas, la de Matosas y la de Mohamed. Los dos equipos merecían la final pero sólo uno podía irse a competir con los Diablos que parten como grandes favoritos.

El jueves en el de ida, se reventó el Camp Nou, se quebraron las gradas, se lastimaron oídos y se intimidó hasta el aficionado de Tijuana que estaba viendo en la tele el partido. El estadio era verde, se coreaba fiera, fiera, se gritaba, se enervaba pero nunca se callaba, nunca un equipo estuvo tan cerca de hacer tal hazaña, llegar al final en el primer torneo después de ascender, pero León es de otra calaña, León no se siente intimidado, no es nuevo, perdió tantas finales en el ascenso, que nadie es capaz de robarle una más. Y así lo demostraron en la cancha, quizá el planteamiento no fue el que se esperaba, el agresivo, el de Britos explosivo, el de Loboa o Burbano, pero fue paciente la Fiera, tan paciente que hasta el segundo tiempo cayeron los goles, y el primero vino de la banca, Othoniel Arce hizo el mejor gol de su vida, de zurda y al ángulo, Carlos Peña hizo otro más polémico pero válido. Se iban con dos de ventaja a la perrera.

Ya en la perrera más grande de México, el Caliente. León empezó manejando la ventaja, sabiendo que no son expertos en esa cancha, que ese pasto de plástico viejo les podía jugar una mala pasada, no fue tan claro, no fue tan ofensivo, aunque claro que tenía en su naturaleza anotar a los Xolos, en dos partidos le metió seis, pero la vuelta iba a ser otra cosa, Tijuana supo cómo ir adelante, formuló jugadas y peligro hasta que a punto de terminar el primer tiempo puso el 1-0 en la pizarra, acercándose a sólo un gol de la final, Fidel Martínez la metió en el marco. El segundo tiempo iba a ser de locos.

Y así fue de locos, de locos pero ladrando, los Xolos despedazaron las ilusiones de los panzas verdes, despedazaron el sueño de llegar a la final y competir por el campeonato, al 68, Riascos, la figura de la temporada anotó el gol que los ponía en la final pero eso no bastó. Casi al 90 Ruiz puso el tercero y definitivo, el tercero de lágrimas de Mohamed, el tercer ladrido Xolo que los llevaba a una final roja, a la posibilidad de desafiar a este futbol hecho para los de siempre, Tijuana tiene en sus manos el resquebrajamiento del paradigma futbolístico de este país. Cualquiera de los dos son dignos de final, lo fue Tijuana como pudo haber sido León, pero rompiendo la naturaleza injusta del futbol, se hace justicia y líder y sublíder pelearán por ser los campeones, será un diablo coronado o un perro con corona.

 


Vídeo Recomendado


The Author

Carlos Aguirre

Carlos Aguirre

No Comment

¡Participa!