Opinión

La luz no se ha extinguido / Cocina Política

 

 

Las organizaciones cuya tarea es apoyar a los familiares de personas formalmente desaparecidas, sugieren colocar un farol fuera de casa, para que su luz guíe el camino de regreso. También se coloca el farol como símbolo de rebeldía perenne, y adicionalmente, como un símbolo de esperanza. Ante la desaparición y el suicido, esta cocinera coloca hoy un farol en su casa y en su corazón. Usted, que lee estas líneas y escucha estas palabras. ¿Qué hará?

 

La semana anterior, en este espacio que comparto cada sábado con Usted, difundí éstas y otras reflexiones en torno a la desaparición de Andrea Nohemí Chávez Galván. En ese momento, esta Cocinera Política sabía del asesinato vil y artero de la joven Katy Pérez Rivas, pero no relacionó ambos hechos ¿Quién habría podido hacerlo?

Hoy sabemos que un par de sociópatas arribados de otras tierras, terminaron con la vida de dos mujeres: Andrea Nohemí y Katy, unidas en un trágico e inmerecido destino. Hoy sabemos que la Procuraduría de Justicia del Estado desplegó lo mejor, e inclusive lo más costoso de sus recursos para dar con el paradero de Andrea Nohemí, pero que infortunadamente una falaz mujer obstruyó la investigación jurando cínicamente ante autoridad judicial que el “cerebro” de la peligrosa pareja delictiva se encontraba con ella en el momento del crimen. Hoy sabemos que los dos feroces asesinos están detenidos y sujetos a la acción de la justicia, que la muerte de las dos mujeres no quedará impune. Hoy sabemos que Andrea Nohemí ha vuelto a casa.

Así que, ante los hechos, esta Cocinera le invita a dejar en su lugar el farol que encendimos juntos la semana anterior. Que su luz aún sea nuestra guía. Que seamos como hasta hoy, una sociedad que se vuelca en las calles para exigir justicia, una sociedad que en las redes sociales se solidariza con los padres de las jóvenes víctimas, una sociedad que levanta sus ojos al cielo para elevar una oración por Andrea Nohemí y por Katy.

Dejar encendido un farol, en nuestra casa y nuestro corazón, significa mantener viva la esperanza y ardiente la rebeldía. Significa que en nuestro interior, la luz no se ha extinguido.

Finalmente, una nota: en este convulso país, en donde reina y se enseñorea la impunidad, hoy aquí en Aguascalientes, por acción de la Procuraduría de Justicia del Estado, se encuentran detenidos y en breve sujetos a la aplicación de justicia, dos sociópatas que recién iniciaban su senda delictiva. ¡Oiga Usted! Al menos por lo que respecta a esa pareja de depravados, podremos dormir en paz.

Un día de éstos, dese Usted una vueltecita por mi cocina, donde se come, se lee, se estudia y se conversa de todo… particularmente de política.

[email protected]

 


Vídeo Recomendado


The Author

Socorro Ramírez

Socorro Ramírez

No Comment

¡Participa!