CulturaLocal

Rosario Castellanos, la primera en dar voz a quienes no la tenían

 

  • Habló de temas “impropios” en su época, como el injusto trato social: Dolores Castro
  • Ejemplo de tenacidad en el cumplimiento de una vocación y por su fortaleza para defender principios elementales

 

Durante 26 años, Rosario Castellanos dedicó sus mejores momentos, los más lúcidos y los más plenos, a crear una obra que la expresara de cuerpo entero, y que al mismo tiempo fuera un registro del mundo y del contexto social que le tocó vivir.

Estos elementos inmersos en toda su obra han interesado a escritoras, especialistas e intelectuales quienes después de leer, analizar y reflexionar su obra llegaron a diversas conclusiones, que a 39 años de su muerte, abren un nuevo tema de reflexión en torno a la figura de Rosario Castellanos: ¿fue una feminista feroz o una precursora que abordó temas que en su tiempo “eran impropios”?

 

¿Por qué vivimos?

Rosario Castellanos (Ciudad de México, 25 de mayo de 1925-Tel Aviv, Israel, 7 de agosto de 1974), se graduó de maestra en Filosofía en la Universidad Nacional Autónoma de México en 1950 y más tarde en la Universidad de Madrid llevó cursos de estética y estilística.

Se inició en la literatura como poeta, pero su primer libro fue una novela: Balún Canán, que junto con Ciudad Real, su primer libro de cuentos y Oficio de Tinieblas, su segunda novela, firman la trilogía indigenista más importante en la narrativa mexicana.

Reunió en 1972 su obra poética en Poesía no eres tú y desde 1950, año en que publicó su tesis Sobre cultura femenina, la escritora no dejó nunca de incursionar en el ensayo. De toda su obra, incluyendo su único volumen de teatro El eterno femenino, se desprende una clara conciencia del problema que significa, para la autora, la doble condición de ser mujer y mexicana.

“Lo que busco cuando escribo es descubrir cosas… ¿Por qué vivimos? ¿Por qué vivimos de determinada manera? ¿Cómo podemos realizarnos?”, dijo Rosario Castellanos a Emmanuel Carballo en una entrevista publicada en Protagonistas de la literatura mexicana, un libro en donde el crítico literario revela que para él, Rosario Castellanos fue una de las principales precursoras del movimiento de liberación femenina, no sólo por las ideas que expuso en sus textos, sino por la capacidad con que desempeñó las tareas docentes, administrativas e intelectuales.

“En una sociedad como la nuestra, organizada en torno a conceptos diseñados por los hombres para su propio beneficio, Rosario Castellanos desterró el lugar común de la inferioridad de la mujer respecto al hombre: su inteligencia, coherencia y aptitud para las letras estuvieron por encima de casi todos los miembros de su generación. Se habló de igual a igual, en ciertos aspectos, con escritores de sus años tan valiosos como el Jaime Sabines poeta y el Carlos Fuentes ensayista”.

 

Dio a los escritores de su tiempo ejemplo de cómo practicar todos los géneros literarios con maestría

Para la poeta, narradora, ensayista y crítica literaria Dolores Castro Varela —quien además entabló una amistad entrañable con Rosario Castellanos desde el último año de secundaria— la aportación de la escritora a la literatura mexicana fue que dio voz en medio del ruido ensordecedor a los indígenas, las mujeres y los pobres; habló de temas “impropios” en su época, como el injusto trato social y además dio a los escritores de su tiempo un ejemplo de cómo practicar todos los géneros literarios con maestría.

También expresó la necesidad de libertad en sus poemas, la injusticia y el anhelo de terminar con ella, así como el dolor y el milagro de existir. Cantó al paisaje, a la amistad, al trabajo en Chiapas. En narrativa presenta su propia biografía en Balún Canán, una novela extraordinaria en donde revela una época, una historia y muchas formas de injusticia familiar y social.

“En Los convidados de agosto —expresó Dolores Castro— Rosario expresa cómo conviven, sin comprenderse, los personajes de costumbres ancestrales con otros de clase media citadina y en este libro no oculta, como los indigenistas a ultranza, lo que puede ser negativo entre los indígenas. En este sentido, la obra literaria de Rosario Castellanos es un camino a seguir para descubrir la injusticia, donde se encuentre, y aspirar a lo que podría ser. A lo que debería ser”.

Dolores Castro añadió que otra de las aportaciones de Rosario Castellanos es que ha influido en muchas escritoras —como ella, a quien influyó en su vida y obra— por ser una mujer ejemplo de tenacidad en el cumplimiento de una vocación y por su fortaleza para defender principios elementales.

“Para mí, Rosario Castellanos es la escritora más importante del siglo XX en México, y su aportación es riquísima en obra poética, narrativa, reflexiva y dramática, géneros que casi ningún literato ejerce en su totalidad. Fue pensadora ágil, crítica en sus ensayos y es la primera mujer después de Sor Juana Inés de la Cruz que, por la importancia de su obra literaria, ha sido conocida en España y otras muchas partes del mundo por las traducciones de su obra que están vigentes y circulando aún”.

 

Con información de Conaculta


Vídeo Recomendado


The Author

Redacción

Redacción