Opinión

Beautification / Piel Curtida

 

Moreno claro, morenito, bronceadito, tatemado, son algunas de las palabras para describir el tono de piel, o al menos sólo indicaría ello, pero en este tipo de adjetivos se muestra que aceptamos la existencia de la raza, es decir, una violencia simbólica. ¿En verdad existe tal concepto?, ¿afroamericanos y mestizos son categorías válidas de linaje? En principio sólo existe una diferencia de 0.012 por ciento en el material genético del ser humano que podría plantear un eje para la diferencia racial, pero como fenómeno se puede definir como las marcas corporales que asignan ciertos valores negativos y positivos. Por ejemplo, en Estados Unidos se menciona como sátira que las personas llamadas “de color” les encanta el pollo frito, el color morado y lo brillante; incluso la caricatura de MTV “La casa de los dibujos” usa este recurso narrativo para uno de sus capítulos. ¿Será que hemos superado prácticas como el Ku Klux Klan o la búsqueda por la raza aria, o sólo son más sutiles? No siempre la piel curtida puede pigmentarse.

El cuerpo es la superficie de lo sociosomático: la relación entre la psique, la carne y lo social, es por ello que desde jóvenes asociamos ciertas formas y fisuras a escenarios específicos, y aunque también implican situaciones de salubridad, atraviesa el poder y la clase. Personas con varias cicatrices en el rostro y la piel seca suelen adjudicarse a lo rural, pero en un contexto urbano y en guerra significaría heroísmo; lo cual implica códigos de belleza, algo que no es únicamente cultural. Por otra parte, también existe evidencia de que en ciertos contextos los adolescentes se suelen someter a mutilaciones, como apagarse cigarros sobre la piel desnuda o golpearse de forma repetida, con el fin de exhibir la Masculinidad y dejarlo claro a través del cuerpo de un hombre atractivo.

Algunos científicos han tratado de explicar lo bello desde la teoría de la Evolución de Darwin, debido a un proceso de selección sexual, es así que nuestras nalgas en cuerpos bípedos son más prominentes que las de los animales en cuatro patas, o simplemente el contar con labios externos. Sin embargo, con la posibilidad del humano de crear imaginarios, se generaron diferentes procesos de civilización que colocaron a la piel pútrida en moldes específicos. Es así que desde hace miles de años existen procesos de embellecimiento, o Beautification, un término que denota los parámetros de belleza en una geopolítica situada en Europa Occidental y Estados Unidos de Norteamérica.

Actualmente la piel dorada es un símbolo de hermosura, pues implica la posibilidad de tener tiempo libre y los recursos necesarios para ir a la playa. Pero la mayoría de las personas que viven en costas siempre están bronceadas, ¿qué las diferencia?: la posibilidad de marcar la transición de lo opaco al color, la cual se reduce con pieles más oscuras, pues simplemente no logran el naranja/dorado. Recuerdo que durante una conferencia en la UNAM, impartida por el grupo Expansión, la mujer de mayor rango tenía un bronceado natural, mientras que algunas de la revista Quién se les notaba uno artificial, ¿simple banalidad?

Durante los siglos XIX y XX el fenómeno de la raza tuvo importantes modificaciones, con el reconocimiento de las personas de piel negra como sujetos libres, y la pugna contra el racismo popularizada tras la Segunda Guerra Mundial, incluso México contó con un periodo de promoción de lo metarracial, la concientización racial positiva del mestizaje. Claro ejemplo es el ensayo “La raza cósmica” de Vasconcelos, lo cual fortaleció un movimiento nacionalista que atravesó sutilmente a los cuerpos de las y los mexicanos. Sin embargo, esta cosmovisión de lo mestizo partió del supuesto de la existencia de razas preexistentes, y dejó la interrogante del origen de las y los mestizos, pues sólo son eso: una mezcla. Es así que quedaron en el rezago de la democratización de la belleza las corporalidades indígenas y quienes poseen rasgos similares, mientras que se empoderaron los “criollos” en el plano de la estética mexicana, pues su punto de partida es más claro, y también vago: Europa.

The Beautification tiene tanto poder que diversas industrias crecieron de forma rápida: en el año de 1900 se populariza la Crème Valaze; en 1902 se lanza el primer shampoo, se realizaron los primeros tratamientos franceses de manicura en 1916, la musculación como práctica de embellecimiento a través del gimnasio se inició desde 1930, mismo periodo en que la cirugía estética se instaura como servicio en demanda, mientras que la primera crema de limpieza profunda apareció en 1950, la primera enriquecida con vitaminas en 1954 y la emulsión hidratante se inició a comercializar en 1956, y para 1970 se logró purificar el colágeno para aplicarse a humanos. Si bien,Vasconcelos plantea que es posible casarse con lo amarillo, ¿qué tantas etiquetas contiene una piel y sus manchas?

Claro ejemplo de la belleza como fenómeno social y político es la democratización del acceso a la cirugía plástica en Brasil, difundida por el texto “Los pobres tienen derecho a ser bellos”. Durante la década de los 80 y 90 surgió un movimiento de “brasiliniación”, como parte de una estrategia discursiva del desarrollo económico de dicho país, lo cual repercutió hasta la oferta de cirugía cosmética por el sector público de salud, con lo que el Hospital Santa Casa se proyectó a nivel internacional por ser el primero de este tipo. Un indicador interesante es que el total de este tipo de intervenciones quirúrgicas en Europa representa sólo el 50 por ciento de las realizadas en el país latinoamericano. ¿Las y los brasileños identificaron que el embellecimiento es un instrumento para ejercer la ciudadanía?

Este texto no pretende ser moralista al defender la belleza natural, pues es una construcción evolutiva que ha generado conceptos como la raza, lo cual debe ser objetivo de análisis económico, social y político; pues lo racial sigue prevaleciendo en nuestra vida cotidiana. Imagine un hombre joven con un gran bigote, para llegar a clasificarlo como cholo, ranchero o hipster será necesario observar su disfraz, su piel, su imagen: la belleza existe pero en nuestras mentes colectivas; un recurso de empoderamiento al acumular capital erótico y una condición en desventaja para otros.

Twitter: @m_acevez

[email protected]


Vídeo Recomendado


The Author

Juan Luis Montoya Acevez

Juan Luis Montoya Acevez