Opinión

“¿Ya te hiciste la prueba?” / Piel curtida

Debido a múltiples factores sociales, las enfermedades de transmisión sexual (ETS) son de las más estigmatizadas, lo cual vuelve más compleja la detección, prevención y atención; es por ello que no sólo es indispensable seguir los protocolos de acción o políticas públicas sugeridas por organismos internacionales o del sector salud en México, sino que también se requiere implementar una educación sexual integral e incluso afectiva, no respecto al llamado amor, sino a la confianza y su doble filo. En ocasiones, la promoción de la familia heteronormativa y la pareja romántica, han incubado que el confiar en alguien implica el negar todo acto de infidelidad y, por otro lado, este mismo fenómeno como origen único de diversas ETS, entre ellas el VIH/SIDA.

Recientes declaraciones de José Manuel Ríos Velasco, responsable estatal de Planificación Familiar, Anticoncepción, Climaterio y Menopausia del Instituto de Salud (curiosa la omisión de la andropausia), indican que desde 1983 sólo se han registrado 988 casos de personas infectadas (0.6% de la población), se aplican al año entre 2 mil 500 y 3 mil pruebas de VIH/SIDA, y entre 10 mil y 14 mil en mujeres embarazadas, lo cual representa el diagnóstico de únicamente 1.43% de la población en el estado (¡!); y a pesar de la realización de Papanicolaou, que puede dar a conocer la posibilidad de algunas infecciones, los índices son muy bajos. Sin embargo, ¿cuántas personas se realizan este tipo de exámenes al menos cada año? En una sociedad aún conservadora, con una alta difusión de dogmas ascéticos, ¿a cuáles sentimientos se enfrenta quien desea realizarse un análisis clínico de este tipo?

Retomando el tema de la confianza, ¿cuántas personas se sentirían ofendidas si su pareja buscara la prueba del SIDA?, y de salir positiva a éste u otro tipo de ETS, ¿sería fácil informarlo a la pareja o parejas? ¿Cómo se lidiaría en el sector laboral ante la solicitud de apoyo de servicios de salud pública o eventuales inasistencias? Aunque se han logrado reducir ciertos perjuicios sobre otros fenómenos, como las infecciones vaginales, aún existe el miedo ante el señalamiento de las y los otros.

Por otra parte, ¿qué ocurre con aquellos individuos que nacen con el VIH/SIDA? 3.3 millones a nivel mundial según la OMS. A pesar de las posibles causas de infección, como el uso de objetos punzocortantes contaminados, la mayoría de los pensamientos únicamente evocan el coito y la promiscuidad. Planteando otro panorama, una persona podría estar infectada, formalizar una pareja y descubrirlo años después: ¿qué conflictos ocurrirían debido a la falta de análisis de forma rutinaria?; es importante recordar que los exámenes prenupciales sólo aplican a quienes desean firmar el contrato matrimonial. Por otra parte, el miedo ante este padecimiento ¿eliminaría la posibilidad de enamorarse de alguien abiertamente cero positivo? Aunque estos debates se abordan cada vez más en la academia y el sector gubernamental, la sistematización de estrategias para la emancipación de afectos es exigua, tal vez a causa de observar las emociones como algo irrisorio.

Asimismo, se requiere considerar la cultura en el país, pues en naciones que respaldan los derechos sexuales y pugnan por la equidad de género, se identifica un mayor avance en la prevención y atención del VIH/SIDA; pues esto permite la libre discusión de posibles problemáticas, y se reducen pensamientos de riesgos, como el no usar condón para ampliar el placer o “los hijos que dios mande”, la procreación no es lo único que implican las prácticas sexuales.

Sin embargo, es importante reconocer los avances que se presentan en la entidad, aunque con sus múltiples matices: como la Certificación para la Igualdad Laboral obtenida por el Ayuntamiento de Aguascalientes, y el próximo congreso nacional de Educación Sexual y Sexología de la FEMESS, con respaldo del Gobierno del Estado Aguascalientes, evento que al parecer no ha despertado la intolerancia del Obispado y asociaciones religiosas de la entidad. Asimismo, la Universidad Autónoma de Aguascalientes, a pesar de su carácter como institución de educación superior, no había demostrado tal respaldo e impulso hacia el debate multidisciplinario, laico y plural sobre el género y la sexualidad como ahora, con la administración de Andrade Cervantes.

México es un país con bajo índice de prevalencia estimada del VIH, 0.02 por ciento según la OMS; en el estado de Aguascalientes sólo se han identificado 15 nuevos casos en lo que va del año 2013; y son múltiples los adelantos en los tratamientos con antirretrovíricos, incluso evitan la transmisión del virus a una pareja sexual; sin embargo, también es inminente la promoción del sentido de comunidad y concordia como prevención de escenarios hostiles de discriminación y agresión contra personas que podrían llegar a infectarse; como en el caso de las discapacidades, fenómeno que no sólo incluye malformaciones o accidentes de nacimiento, y representa cerca del 10% de la población mundial. ¿Ya te hiciste la prueba?

[email protected]

Twitter: @m_acevez


Vídeo Recomendado


The Author

Juan Luis Montoya Acevez

Juan Luis Montoya Acevez