Opinión

¿Políticas multirreligiosas o apostasía gubernamental? / Piel curtida

Con la época decembrina la ciudad y los hogares se llenan de la navidad y sus productos: Santa Claus, nacimientos y árboles con sus esferas. Esta festividad, con sus rituales para incrementar el flujo de la economía, es una de las prácticas con mayor sincretismo cultural, y éste era uno de sus objetivos, el unificar poblaciones que serían evangelizadas durante la expansión del imperio de la iglesia cristiana. Sin embargo, ante una sociedad con mayores posibilidades de acceso a la información y la inversión de la pirámide poblacional, la pluralidad se expande y exhibe, lo cual también genera tensiones, entre ellas la diversidad religiosa.

Es entendible que al no contar con una amplia población judía, el Hanukkah no es un pretexto rentable para incrementar las ventas y, por otra parte, el posicionamiento de la iglesia católica en el imaginario de la población mexicana es de tal peso que no posibilita a la población el considerar la gran cantidad de prácticas religiosas que se profesan por los otros, e incluso determina lineamientos de instituciones públicas. Por ejemplo, el catálogo de religiones del INEGI divide a los credos en católico, cristiano y el resto como no cristiano, en este último se agrupa la gran diversidad espiritual: hinduismo, taoísmo, judaica, islámica, cienciología, movimientos newage, neoisraelistas y ocultistas, por mencionar algunos ejemplos.

A pesar de que es evidente este favoritismo histórico en la estructura sociopolítica mexicana, también las iniciativas de diferentes agrupaciones por la promoción y protección a la laicidad y la multirreligiosidad han caído en la misma trampa del fanatismo; pues al enfocarse en una pugna contra la iglesia católica, las otras instituciones religiosas siguen quedándose a la sombra. ¿Por qué es necesario el rescate de la pluralidad de credo?, en general, para identificar elementos presentes en la forma de interactuar entre los integrantes de la sociedad.

En muchas ocasiones, el titular de la diócesis en Aguascalientes, José María de la Torre Martín, realiza declaraciones que son altamente difundidas por varios medios de comunicación, en las cuales se ha satanizado e insultado a diferentes entidades, como la polémica noticia nacional en la que diputados del Congreso del Estado y asociaciones civiles, como Católicas por el Derecho a Decidir, lo acusaron de intromisión en los asuntos gubernamentales, al declarar que las reformas por el “Derecho a la vida” debían ser redactadas como el llamado obispo deseaba. Sin embargo, ¿cuáles fueron las perspectivas de otros líderes o practicantes de otras religiones?, así como la población asumida como católica fue un argumento, ¿la atea también?

Durante la pugna mediática por tener la razón sobre cómo administrar la vida, muerte y cuerpos de los no existentes/posibles a nacer y mujeres acalitenses; el equipo de comunicación y asesores de la diócesis sustentaron sus argumentos en el número de católicos practicantes que estaban contra el aborto y la eutanasia, además de un desplegado en periódicos locales firmado por agrupaciones ProVida, todas católicas; ¿alguien observó algún comunicado de alguna organización Hare Krishna?

Debido a estas estrategias de la religión en el poder, poco a poco avanza un movimiento de apostasía: el negar y divorciarse de una religión. Esta acción, más que un capricho representa una práctica política, el objetivo es reducir los números de bautizados que suelen justificar los proyectos de administración pública desde una perspectiva religiosa y excluyente.

Es por esto que las organizaciones civiles deben de considerar otras estrategias para lograr trabajar con los complejos elementos para la convivencia y la inclusión. Por ejemplo, los grupos ProVida se han identificado por su lucha contra el aborto inducido y la eutanasia, tanto activa como pasiva, pero existen otros idearios y argumentos que promueven y deben ser de atención, incluso para el sector gubernamental. En su página de internet se encuentra el artículo “Las modas ‘sexys’: ¿qué piensan los hombres?”, en el que se asegura que las mujeres con sus jeans o faldas son las que provocan el deseo sexual de los hombres y que sean vistas como objetos sexuales, y aunque se aclara en un párrafo que esto no justifica la violación sexual, la insistencia en la culpabilidad de la mujer es más repetitiva a lo largo del texto. ¿Y esto qué tiene que ver con la religión?, los diferentes grupos ProVida están sostenidos en las relaciones personales y políticas de la iglesia católica.

Es innegable el reinado de esta religión, lo cual puede observarse al recordar la influencia del papado de Karol Wojtyla para la separación y disolución de la URSS, incluida la participación del gobierno y ejército de los Estados Unidos de Norteamérica; también se demuestra el posicionamiento de esta iglesia en la economía, pues simplemente l’Istituto per le opere di religione (Instituto para las Obras de Religión), mejor conocido como el Banco del Vaticano, cuenta con activos por 7,1 millardos de euros, es decir: más de 126.5 mil millones de pesos. ¿Pero cuáles serían las estrategias para visibilizar la diversidad religiosa en México?

Una de ellas sería vigilar la reforma al Artículo 24 Constitucional, para asegurar que cualquier religión pueda realizar sus prácticas en público, “siempre que no constituyan un delito o falta penados por la ley”, o presenten “fines políticos, de proselitismo o de propaganda política”. Acaso la diócesis de Aguascalientes, al realizar el reciente “Vida fest” para pedir perdón público por el aborto, ¿habrá incurrido en un proselitismo a favor del PRI?, pues a la par existió un espectacular por la intersección de las avenidas Universidad y Convención Norte, en el cual el partido político se asumía como autor intelectual de la protección a la vida en el estado. Por otra parte, las procesiones católicas son una tradición, al igual que los embotellamientos viales a causa de ello, ¿no representa esto una alteración al orden público?, lo cual implicaría una falta administrativa, pero, ¿de quiénes? ¿Alguna vez se ha restringido algún ceremonial en zonas públicas para alguna religión distinta a la católica?, sería difícil averiguarlo pues no cuentan con los mismos favores espirituales de los medios de comunicación.

Por otra parte, una de las mayores preocupaciones durante el proceso de reforma al Artículo 24 fue el proselitismo católico al interior de las escuelas públicas; sin embargo, sería de mayor impacto benéfico el implementar una política pública de educación en religiones, sí, en plural, algo que no se ha mencionado en las propuestas de las bancadas. Esto permitiría que desde la educación básica las y los niños conocieran los contextos sociales, culturales, históricos y filosóficos de diversas expresiones religiosas, como se realiza actualmente en los Estados integrantes de Reino Unido y en Australia; con lo que se otorgan posibilidades a cada ciudadano de obtener los elementos necesarios para generar un proyecto personal con pleno conocimiento y autonomía. ¿Qué acciones tendrán un menor costo negativo para el desarrollo de la población, las políticas multirreligiosas o la apostasía gubernamental?

 

[email protected]

Twitter: @m_acevez

 

Foto: Gilberto Barrón


Vídeo Recomendado


The Author

Juan Luis Montoya Acevez

Juan Luis Montoya Acevez

No Comment

¡Participa!