Opinión

Brazuca y Amir / H+D

By  | 

¡Bolita por favor!

Cuando uno se da a la tarea de diseñar un objeto, este objeto debe cumplir con características de índole formal, técnicas, estéticas, productivas, etc. Sin embargo cuando la encomienda es diseñar el balón con el cual se jugará el próximo mundial de futbol los requerimientos de diseño se densifican; deberá responder a factores muy particulares como fuertes lazos culturales, técnicos y estéticos así como condicionantes en innovación de materiales y tecnología para hacer un balón más preciso superando a sus antecesores que presentaban problemas cuando el jugador pateaba la redonda y ésta se desviaba de forma impredecible.

“Haremos que la pelota vaya donde los jugadores quieren que vaya”, comentó Antonio Zea, director de Adidas y diseñaron el “Brazuca” (nombre del balón para el Mundial de Brasil 2014).

Este diseño de balón le faltó a Amir y a sus amigos en los pasados días; niños palestinos que jugaban “el deporte más hermoso del mundo” cerca de la barrera de seguridad del Ejercito israelí en la ciudad cisjordana de Kafer Sur (Distrito de Tulkarem). Alguno de los amigos de Amir emulando a uno de los grandes jugadores que probaron el Brazuca (Messi, Xavi Hernández, Cavani, Forlán, Falcao) pateó el balón y este cruzó la barrera de alambre, el siguiente bote de la bola dio en una zona bajo control de las Fuerzas de Defensa de Israel.

Amir y sus compañeros de juego, hubieran tenido más precisión en su tiro utilizando el Brazuca (desarrollado por la firma alemana Adidas, la cual desde hace 43 años los diseña y comercializa), con sus seis paneles idénticos interconectados matemáticamente en forma de hélices, sometido a pruebas de laboratorio, a túneles de viento, analizado en materia de visibilidad en el aire, césped e imagen televisiva. Proyecto de diseño de dos años y medio el balón Brazuca intenta, por medio de su colorido, transmitir un espíritu alegre y festivo, inspirado en las tonalidades de las cintas de recuerdo del “Señor de Bonfim” (una vieja tradición del Estado de Bahía), y por último fue probado en distintas condiciones y distintas canchas de todo el mundo con jugadores de todos los niveles para resaltar su aerodinámica, durabilidad y absorción de agua.

El lugar donde juega Amir y con los que juega poco habrían servido para desarrollar Brazuca. Una vez que su balón atravesó la línea de púas este no volvió a botar. Los niños no pudieron cruzar a buscarlo, ya que el área (aunque es territorio palestino) está bajo control de Israel -a partir de la creación de Israel, en 1948, los sucesivos gobiernos han avanzado en la ocupación sobre Palestina y han dejado a ese pueblo con el 12% de su territorio histórico que hoy abarca la Franja de Gaza y la zona de Cisjordania.

Amir y sus amigos escribieron y enviaron una carta al secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, solicitando su ayuda en la recuperación de la chimbomba, considerando su derecho a jugar en sus tierras sin ninguna restricción. La ONU hasta el momento no ha emitido un comunicado al respecto, –Fair play.

¿Cómo sería el diseño de un balón que represente al pueblo palestino?, ¿qué marca y que publicidad tendría?, ¿cuál sería su nombre?, ¿qué jugadores lo probarían y en qué canchas del mundo se utilizaría?.

Un objeto, aunque sea la figura geométrica más básica y más lúdica, conlleva detrás una fuerte carga simbólica, cultural, social, política, que el diseño se encarga de transmitir y de expresar. Desde aquí me sumo a la petición de Amir y sus amigos (que ahora también son los míos) y le dejo a la ONU la siguiente frase: “La pelota no se mancha” (Diego Armando Maradona).

1 Comment

  1. Gonzalo Ramos Aranda

    10/05/2014 at 22:47

    Les comparto mi poema, . . .

    BALON (LA DE GAJOS)

    “El mundo es redondo, por algo será, . . .
    con sol un poeta su gol meterá”.

    Toda nuestra esencia
    parte de una esfera,
    divina conciencia,
    mente futbolera.

    Con tal postulado,
    saco en conclusión,
    deporte sagrado,
    ¡no hay fut sin balón!

    Orbe extraordinario,
    el eje su estadio,
    la circunferencia
    hace diferencia.

    Globo talismán,
    se eleva, sin mancha,
    más tiene un imán
    que se llama cancha.

    Planeta que gira,
    que parado expira,
    rodando, brincando,
    la malla acechando.

    Bola, red, lucero,
    de vinyl, de cuero,
    cuerpo bien inflado,
    con cámara, hinchado.

    Corre de emoción,
    la de gajos trota,
    justa la presión
    y por siempre bota.

    Rebota, da vueltas,
    en el aire sueltas,
    noventa minutos,
    gratos, absolutos.

    Pelota perfecta,
    de Dios predilecta,
    de efectos ufanos,
    que evade las manos.

    Las cuales acepta
    de un fiel guardameta
    o en saque de banda,
    su pivote manda.

    Al pasto adherida,
    es muy, muy, querida,
    su panza pasea,
    ¡que afición la vea!

    Le encanta bajarse,
    mejor si es de pecho,
    en él relajarse,
    recorrer un trecho.

    Amante del toque,
    el chanfle, el retoque,
    que le den con clase,
    puntapié, buen pase.

    Busca cabezazos,
    los mejor pensados,
    no a los punterazos,
    tiros fracasados.

    En los pies hay magia,
    esférica al piso,
    finura con gracia,
    un crack es preciso.

    Que la mueva lindo,
    que la talle suave,
    ante élla me rindo,
    del partido es clave.

    Está muy contenta,
    jugando al fútbol,
    traspasa la meta . . .
    se convierte en ¡goool!

    Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
    México, D. F., a 1º de octubre del 2012.
    Dedicada al Sr. Lic. Fernando Segura Ortega
    Reg. SEP Indautor No. 03-2013-051712171201-14

¡Participa!