Opinión

Crecimiento económico y crecimiento humano

La disyuntiva no es uno o el otro, sino en qué medida ambos tienen que ir de la mano para el real progreso humano.

La antítesis de la contaminación ambiental debería ser el uso de la bicicleta, sin embargo, la polución provocada por los autos y la industria fue un mal necesario con el que hubo que vivir porque de todos modos el progreso tenía que pasar. Ésta concepción sobre el desarrollo económico sin desarrollo humano -como la fricción de los engranes de un motor de combustión al que tarde o temprano habrá que reparar- es una idea que contraviene algunos pensamientos en que se supone que el desarrollo humano (crecimiento), es el primer paso para el necesario hoy día, crecimiento económico. Por otro lado, hay quienes afirman que para que haya desarrollo humano primero debe haber desarrollo económico que permitiría mejores condiciones. La realidad es que ambos son parte de una ecuación indivisible.

En efecto, el tema del desarrollo humano, es que podría haber desarrollo humano, pero el desarrollo económico, no es necesariamente un resultado del anterior. Es decir, podría haber condiciones de gasto social enfocadas a políticas alimentarias, de salud o educación, pero el crecimiento económico no necesariamente tendría por qué ser una consecuencia de esas condiciones favorables de desarrollo individual.

Por otro lado, según un estudio realizado en el año 2002 por la Comisión Económica para la América Latina y el Caribe (CEPAL), hay quienes afirman que“hay poderosas razones para considerar que el objetivo fundamental de la actividad humana es el desarrollo humano y no el crecimiento económico. Se ha definido el desarrollo humano como la ampliación de las oportunidades que tienen las personas de poder acceder a una vida más larga, más saludable y más plena”, aunque esto no esté desligado a pensar que para que haya estas condiciones, sea primero necesario generar un crecimiento económico prudente que permita a todos acceder a las mismas oportunidades.

Lo interesante de este binomio económico-humano, es saber si existe una forma de crecimiento económico que genere desarrollo humano, o si alguna forma de crecimiento económico podría “humanizar” el entorno social (esto debido a guerra sin cuartel que hoy significa el crecimiento económico para la sociedad). Asimismo, una buena pregunta sería saber si existe una forma de desarrollo humano que provoque el crecimiento económico. La gran pregunta es ¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?¿Deberíamos promover el desarrollo humano antes que el económico, o este (el humano), puede esperar mientras crecemos económicamente? Las respuestas no son nada sencillas.

De sobre si el crecimiento económico es primero para fortalecer e impulsar el humano, hay que los ejemplos de países ricos que se desmoronan en su tejido social son claros y contundentes. De hecho esos países ante esa incapacidad, han tenido que ceder a otras derivaciones nocivas de la capacidad adquisitiva de su población, por ejemplo aquellos que legalizaron las drogas. Por otro lado, los países que económicamente han permitido el crecimiento y progreso a sus habitantes, se han enfrentado a una descomposición brutal: la desvertebración de la ley con el incremento de la violencia, así como la extinción voluntaria con una anticoncepción desprogramada, ha logrado países ricos que en pocos años, serán tierras conquistadas por otras razas.

Pero si al crecimiento humano no le asiste el económico, puede darse entonces aquellos países con un gasto social importante en las materias que ya se han mencionado (educación, salud y alimentación para empezar), y caer en un asistencialismo capaz de confundir al más trabajador. La disyuntiva de la ayuda al crecimiento económico se hace más compleja cuando la falta de foco impide atacar los problemas  sociales desde la raíz, impidiendo que haya un verdadero avance en la aplicación del gasto social para el desarrollo humano.

Al pensar en el camino del desarrollo económico, la primera necesidad es la de incrementar el ingreso a los hogares más pobres, pero ello a su vez implica la generación de habilidades para ese incremento, pues de otro modo no sería más que estar dando paliativos. Esas habilidades requieren un tiempo que la pobreza no puede esperar.

Al pensar en el camino del desarrollo humano, bien podrían haber salvedades como los apoyos alimentarios, el acceso universal a la salud y la educación accesible para todos. Pero sin una condición del  estímulo-respuesta, carecerían de una crecimiento apuntalado por la necesidad de generar resultados promisorios, es decir, puede caerse en un letargo conformista en el que caen las sociedades que todo esperan del gobierno.

Este tema complejo, surge porque después de charlar con algunos amigos y conocidos, resulta que Aguascalientes, está recuperando el síntoma industrialista que una vez tuvo, es decir, el crecimiento económico está dándose o está por darse. La atracción de inversiones claras, afirman que lo habrá, esperando que sea para todos. Sin embargo, como ya se dijo, el pronóstico de un crecimiento económico sin desarrollo humano, es el riesgo de que le crezca el cuerpo y la cabeza no o viceversa. En las necesidades que tiene nuestro estado y en general el mundo, es sin duda la combinación exacta y precisa del crecimiento económico más el crecimiento humano.  Algunos acontecimientos próximos pasados, nos confirman que este crecimiento -el humano- es un bullet en composición, es decir, sin identificarse del todo, en potencia en muchos sentidos. Y es que no es fácil acotar los caminos para el gasto en las políticas sociales, pero es necesario tomar el riesgo, so pena de que un modelo se carcoma por la falta del otro.

A la atracción del crecimiento económico, le tenemos que sumar el humano, y ello implica la participación de la autoridad como generadora de contextos, pero más bien de la academia y la sociedad en materia de criterios. Nos toca ser un pueblo que crece en su poder adquisitivo, pero también en su poder humano. La política social tiene que ir de la mano con la económica, ni más ni menos.

[email protected]


Vídeo Recomendado


The Author

Ricardo Serrano

Ricardo Serrano

No Comment

¡Participa!