Cultura

Adaptación de Prometeo Encadenado

  • Mariana Torres adaptó la historia de Esquilo a un terreno contemporáneo con alumnos de la UAA
  • Se espera que el egreso de la primer generación en Artes Escénicas vigorice la escena local

La Universidad de las Artes no es la única institución que cuenta con una licenciatura en Artes Escénicas, sino también la Universidad Autónoma de Aguascalientes que no sólo prepara actores sino creadores de productos teatrales de calidad y de talla profesional; así es como del 10 al 14 de junio los alumnos de sexto semestre presentan Prometeo encadenado, en el Auditorio Ramón López Velarde.

Mariana Torres funge como docente del Taller de Teatro I, creadora de la versión de Esquilo y directora de la puesta en escena que, más que un examen académico, lo llamó prueba personal de cada uno de los alumnos, ya que este taller programa, casi al final del tercer año de los cuatro de su preparación como licenciados en Artes Escénicas y actuación, con la finalidad de que recuperen todo lo que han aprendido en un primer montaje grupal así como la integración de la materia de producción escénica.

Torres decidió adaptar la tragedia griega de Esquilo por tratarse de un tema vigente pues la historia real muestra a Prometeo, un personaje mitológico que se atreve a desafiar a Zeus robando el fuego para regalarlo a los mortales, pues como nuevo gobernante Zeus pretendía deshacerse de ellos; este mito marca el sacrificio que hizo Prometeo por los hombres y que en castigo Zeus lo encadena a una roca para la eternidad, “digo que tiene una vigencia porque estamos en una sociedad donde desgraciadamente el autoritarismo está presente, hace falta reconsiderar este sentido de el bien de la comunidad”, pues en su opinión, el ser humano perfila todo su trabajo y actividades hacia una cuestión muy individual, mientras que Prometeo plantea asumir un castigo terrible a favor de uno seres vulnerables, es decir, se sacrifica por los demás.

La versión de Mariana Torres transporta la historia a cuestiones más contemporáneas, Prometeo es un periodista que denuncia, no se calla y asume las consecuencias; Zeus, que nunca aparece físicamente pero está presente en todo diálogo, es el gobernante tirano y sin escrúpulos; Océano es el abogado de Prometeo quien sostiene una familiaridad con él, Io es una joven universitaria que conoce a Prometeo y se convierten en compañeros de ideales; el coro en el texto original son las hijas de Océano que todo el tiempo están doliéndose de la situación, “quise poner personajes contemporáneos como una prostituta, un borracho, una madre y una oficinista que también quisieron enfrentar a Zeus”. Todo efectuado dentro de una cárcel clandestina con Hefesto como jefe y golpeador principal de Prometeo.

Torres agrega a dos personajes que comprometen más a los alumnos con el público, Prometeo Consciencia y Prometeo Niño, ello con el afán de que el público conociera lo que el personaje de Prometeo pensaba en todo momento montando escenas congeladas mientras estos dos personajes escenificados por dos chicas, que por cierto tuvieron que cortarse el cabello para los rasgos masculinos, hablaban sobre el sentir de él.

Como docentes de teatro buscan que los alumnos tomen las riendas de la producción de sus espectáculos pues como se mencionó antes, la carrera no sólo es para crear actores sino creadores, por lo que el espacio, los elementos, vestuarios y la promoción de la obra, son propuesta de ellos mismos avalado por la dirección.

Las alumnas Valeria Pérez y Andrea Ramírez reconocieron que las artes escénicas no son nada sencillas, todo lleva a un duro proceso de constancia, sacrificio, dedicación y responsabilidad; en cada ensayo debe explorarse a fondo cada personaje para que al final se logre un nutritivo conjunto de personajes dentro de una puesta en escena, “aunque no se diga el nombre ni sus características en la escena, el cuerpo, la voz y el espacio les muestra al público de quien se trata”.

Una de las finalidades de abrir esta carrera en una institución de estudios superiores fue que las artes escénicas se tomaran en cuenta como una profesión más, que cuesta, que se requiere de preparación para representarlas y sobre todo, que el profesionalismo no sólo tiene que ser de los ingenieros o médicos, “estamos haciendo un teatro institucional que va creciendo poco a poco gracias a que el público se está educando”, esto último refiriéndose a que ya se ha observado una cantidad importante de público que paga determinada cantidad de dinero para ver productos artísticos y teatrales locales.

En opinión de Mariana Torres como profesional de las artes escénicas, los jóvenes egresados de cualquier institución deben tomar una actitud de autogestión real, pues de lo contrario difícilmente podrán hacer teatro, “desde el inicio de su carrera les reiteramos que ya deben ir visualizándose a futuro porque es necesario que los chicos tengan la visión de trabajar en sus propios proyectos sin necesidad de apoyos de instituciones”. En el proceso universitario es donde se van formando las mancuernas y alianzas para que una vez egresados tengan trabajo por hacer.

“El terreno no es sencillo pero tampoco es imposible, ahorita cualquier egresado de cualquier universidad se las ve difícil porque es una realidad de todo el país”, la falta de empleo y de oportunidades reales, sin embargo si desde las instituciones educativas van formando a próximos profesionista con visión de emprendedurismo a nivel local y nacional podrán tenerse mejores resultados.

Por su parte, espera que el que ya se tenga una primer generación egresada de esta licenciatura en la UAA, vigorice a la escena de Aguascalientes dándole la posibilidad al público, nuevos discursos, nuevos espectáculos con nuevas personas.


Vídeo Recomendado


The Author

Itzel Acero

Itzel Acero

No Comment

¡Participa!