Opinión

I+D=¡Ay güey! / H+D

By  | 

Una buena idea es un sinfín de ideas

Tom Kelley (IDEO)

Una de las palabras más buscadas y por ende más escritas en los últimos años es Innovación. A partir del nuevo siglo las empresas empezaron a notar cambios en la manera de cómo el consumidor se acerca e interactúa con sus productos y servicios, los diseñadores comenzaron a focalizarse en nuevas formas de producción y manufactura, nuevos caminos para comunicar, distribuir, generar conceptos, estrategias y diseñar. A estos múltiples rasgos que no desmenuzaremos aquí, les hacía falta una palabra que los cohesionara, que les diera unidad teórica para poder entender tanto en el diseño como en los mercados ¿cuál era este diferenciador en donde las empresas y los diseñadores deberían poner atención? la palabra pues, se convirtió en concepto y el concepto ahora devino en filosofía de diseño (si me permiten amables lectores el término).

Pero qué es esta palabra-concepto-filosofía que literalmente ha venido a traer una forma de pensar, de dirigir el mercado y de enfocar la actividad, no solamente en diseñar si no en todas las actividades de una empresa, pues mire usted diversos autores y especialistas en la materia no se ponen muy bien de acuerdo académicamente cual debe ser una definición que prevalezca, a mí me gusta definir que la innovación es el elemento clave de la competitividad. Una innovación es un buen producto, acompañado de un buen servicio, con un buen precio, una buena marca y algo más que nadie sabe lo que es, pero que es lo único que importa. Es eso que hace que tu cliente tome el producto de la estantería y deje en el olvido a decenas de competidores al lado de él, es eso que te hace regresar a comprar al mismo lugar a varios kilómetros, es aquella idea tan sencilla y fácil de llevar a acabo que a todos se nos hubiera ocurrido ¡claro! después de vista, o es esa idea tan compleja técnica o tecnológicamente que se necesitan años de investigación para dar el salto al vacío hacia algo nuevo capaz de modificar procesos y conductas.

La definición digamos oficial de innovación es la de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE); La innovación es un proceso iterativo activado por la percepción de una oportunidad proporcionada por un nuevo mercado y/o nuevo servicio y/o avance tecnológico que se puede entregar a través de actividades de definición, diseño, producción, marketing y éxito comercial del invento.

Mire, en resumidas cuentas innovación significa literalmente innovar = a decir ¡Ay güey, esto es +!, esto es novedoso, único, nuevo o nunca antes visto de esta forma al menos para mí o para mi grupo social o mi contexto, ¡esto es innovador! Y por lo tanto al ser + no es su $ lo que nos hace decidir por ello si no es = a su capacidad de sorprendernos, es su % de nueva idea, su % para transferir o mutar de una concepción mental a otra, el % de aportación que x técnica x tecnológica x sociedad x cultura x economía, se vuelve un diferenciador. Es decir, algo que venga a alterar lo establecido y que pueda ser adquirido o reconocido por un mercado o una sociedad como una propuesta de valor. Siempre que se habla de innovación se debe dejar en claro que no solamente es una actividad exclusiva del diseño, la publicidad o el márquetin (sí, sí lector está bien escrito, corrobórelo) etc., sino que entra en cualquier disciplina o actividad de la vida (hasta como le puede dar de comer a su mascota) pero si bien todos tenemos la capacidad de innovar no todos somos innovadores ¡Ay güey! ¿Pues qué juego es este?

Mire usted, para que algo se considere innovación esta debe de ser puesta en un contexto social llamémosle mercado, y posteriormente el producto, proceso o servicio debe ser aceptado y tener éxito en ese mercado o sociedad, si esto no se logra no se puede considerar estrictamente una innovación, ya que no logró introducir, crear o abrir una metodología, una nueva forma de ver, utilizar o hacer tal o cual cosa y tampoco cambió, mejoró, sustituyó una nueva forma de conducta o de dirección.

Para innovar se requiere Investigación y Desarrollo (I+D), sólo así se podrá acceder al complejo mundo de la innovación. Porque aunque yo tenga la idea de poder leer las noticias en mi visita matutina al baño impresas en el rollo de papel, (para posteriormente dar mi mejor opinión de ellas con una acción que por buenas costumbres no voy a describir aquí,) necesitaría investigación tecnológica profunda para hacer que esas noticias lleguen al rollo, éste se imprima, seleccionar qué medios, qué tipo de tintas, puertos, etc., después tendría que desarrollarla por medio de un prototipo, mandar a producir, hacer pruebas, ver fallas y mejoras hasta que se convierta en un producto real; “el Notirrollo, donde las noticias se van de donde vinieron”. Después tendría que comercializarlo, ver canales de distribución, logística, puntos de equilibrio, darlo a conocer al mercado y sólo hasta que éste sea aceptado y sea capaz de introducirse a la cultura de una sociedad podré decir que he innovado. Como puede darse cuenta desarrollar innovación no es sencillo, es un entramado complejo, sin embargo todos poseemos esa capacidad y buscarla es lo que aporta verdadero valor en cualquier actividad diaria. Por lo pronto me retiro de este ordenador para ir al sanitario, a falta del Notirrollo usaré la vieja escuela de las noticias impresas.

¡Participa!