No te pierdasSociedad y Justicia

{ESPECIAL} Ciudad Gótica: de asentamiento irregular a colonia en desarrollo

 

  • Ubicada al oriente de la capital frente a Norias de Paso Hondo, habitan 60 familias en pobreza extrema
  • Tantos apoyos sociales han causado la dependencia de los habitantes olvidándose de trabajar y mejorar su calidad de vida

El tema de los asentamientos irregulares en los municipios no es nuevo, sin embargo en los últimos años las administraciones locales se han adentrado a la regulación de algunas que han crecido con rapidez y que por el número de habitantes se permite el trabajo de implementación de programas de apoyo y servicios públicos; seguramente usted, lector, ha escuchado hablar de un lugar lejano llamado Ciudad Gótica creyendo que se trata de una broma, pero no, este espacio existe y habitan alrededor de 60 familias, en su mayoría personas adultas, que han sufrido las inclemencias de la naturaleza por más de 15 años a falta de una vivienda digna y de calidad.

Se ubica al oriente de Aguascalientes frente a Norias de Paso Hondo, llamado así por uno de sus habitantes, el señor José Esparza Hernández, debido a que en sus inicios sólo tenían la luz del sol por lo que al caer la tarde la comunidad se convertía en total oscuridad, a partir de ahí comenzaron a llamarla así durante años hasta que el pasado 2013 fue tramitado su regularización por parte del Ayuntamiento para comenzar a colocar servicios básicos como electricidad, alcantarillado y agua potable, esta última aún sin concluirse.

Gabriela Calzada Villanueva es una joven de 28 años que llegó a Ciudad Gótica hace ocho años cuando su suegra les repartió a cada hijo un terreno que le habían vendido en 50 mil pesos “a nosotros nos tocó un pedacito de 30 por 50 metros, así nos dijo el albañil”, desde entonces su familia ha tratado de ir construyendo su casa con pedacería de materiales de construcción, aluminio, telas, alambre, cartón y objetos que se encuentran en la basura.

Aunque el drenaje y la luz fueron colocados hace un año, el servicio de agua potable aún no les llega por lo que tienen que recurrir a las pipas que llegan al lugar cada semana y les cobra de 20 a 80 pesos según sea la cantidad, el problema aumentó con la temporada de lluvias pues la pipa no entra al lugar por el lodo y han tenido escasez por más de un mes, “algunos se van a buscar agua a norias o agarran agua de la corriente pero está cochina”. El camión recolector de basura ha cumplido sus rutas semanales, por lo que por parte de los vecinos reconocieron no tener problemas de basura en su “ciudad”.

Ahora con el programa de la Sedesol, la Cruzada Nacional contra el Hambre, Ciudad Gótica forma parte de las 125 comunidades y colonias donde se aplica tal programa, esto ha aumentado el nivel de dependencia de los vecinos, muchos han dejado de trabajar en espera de los recursos y despensas que “les regalan” cada mes; esta situación ha molestado a algunos vecinos que reclamaron que cada vez más los habitantes de este asentamiento son más flojos sin que aporten algo a la comunidad, “a veces es malo el exceso de apoyos aquí casi todos se olvidaron de trabajar y sólo se la pasan viendo televisión o comiendo papitas y refresco”; el poco recursos que llegan a tener es aprovechado por algunas personas para contratar la señal de televisión de paga, con lo que se observa en casi todas las casas, aun siendo de adobe o pedacería de ladrillo, las antenas azules de la empresa de cable.

De las 60 familias que habitan en esta colonia en desarrollo, un porcentaje bajo corresponde a niños de entre seis meses y ocho años edad, promedio en la cual se requiere de una educación básica, sin embargo a pesar de la solicitud de colocar una escuela tridocente, el Instituto de Educación no puede comenzar por el número tan pequeño de usuarios, por ello las madres tiene que cruzar la carretera a San Luis Potosí para llevar a sus hijos a las escuelas ubicadas en Norias de Paso Hondo, “yo a veces me tardo como hora y media cuando llevo a los niños, porque el sol pega bien fuerte y no puedo cruzar la carretera por los coches”, manifestó Ana, mamá de tres niños en primero y segundo año de primaria.

Generalmente en comunidades alejadas a la capital aparece una problemática constante de aparición de perros y gatos callejeros, en Ciudad Gótica se han asegurado de mantener a sus “guardias” en buen estado evitando que vaguen por la terracería, “hace dos años tuvimos un problema con muchos perros enfermos pero vino la perrera y se los llevó, nosotros usamos a perros bravos para que no nos roben”, esto en consecuencia por la ausencia de patrullaje; una de las habitantes más antañas de Ciudad Gótica, María Durón, dijo que normalmente los policías no respondían los llamados de alerta por temor al lugar, “a veces hay peleas o rateros que vienen de otros lados y se fugan porque nunca llega la patrulla”.

En el caso de la familia de Gabriela Calzada Villanueva, su marido tuvo que conseguir trabajo en el Mercado de Abastos donde gana aproximadamente 500 pesos a la semana mientras que su suegro basurea y vende “lo que encuentre servible” en bazares o chatarreras; con ese recurso pagan sus recibos de luz que van de 80 a 200 pesos, más la pipa de agua, comidas y de vez en cuando el transporte a la capital para atención médica o por diversión, “casi nunca salimos de aquí porque somos cinco y el camión o la combi nos cobra seis pesos, ahí ya se fueron 60 pesos en un día que podemos usar para los pañales del niño”.

Al cuestionarles sobre el porqué comprar un terreno en una zona no municipalizada, sin servicios y alejada de la capital, coincidieron en que al menos habían conseguido un espacio propio donde no temerían ser saqueados en caso de no tener dinero para las rentas, “en muchos de los casos de nosotros aprovechamos que nos dieran una oferta para ya tener nuestro hogar, aunque sí nos ha costado un chorro hacer la casa”, la unión vecinal puede observarse fortalecida apoyada por un comité de cinco mujeres que funcionan como enlace para los apoyos gubernamentales.

Para mediados del mes de agosto, personal de la Sedesol les aseguró que llegarían los materiales de construcción y despensas, ya que con las lluvias muchos se han quedado sin techos que eran de cartón, lámina y piedras, “desde hace tres años los gobiernos se dieron cuenta que existíamos y empezaron a traernos cosas pero a medias”, manifestó una de las acreedoras de material durante el 2011, por la administración de Lorena Martínez pero que por falta de cemento, los blocks de concreto siguen intactos en la entrada de su casa, “pues me faltó el cemento, así cómo construyo, no me han dado ya nada más”.

La señora María de Jesús Núñez Capetillo perdió el techo de su casa por lo que tuvo que rentar otra casita a un costado de la suya donde le cobran 400 pesos al mes sin servicio de luz, “por de mientras que mi hijo construye el muro porque ya estábamos inundados y las niñas se enfermaron”; esta mujer es mantenida por sus dos hijas que limpian parabrisas en la avenida Tecnológico y Tercer Anillo, así como por su hijo que trabaja de albañil en diferentes partes de la capital, “yo no puedo trabajar pero aquí en la ciudad ayudo en conseguir cosas como el agua y las despensas”.

Tanto ha sido el uso que se le dio al nombre que los recibos de luz de la Comisión Federal de Electricidad llegan con la leyenda “Norias de Paso Hondo II, Ciudad Gótica”, lo cual no molesta a los vecinos, pues aseguraron que les representa como una particularidad donde se destaca el trabajo que les ha costado crecer como colonia y dejar de ser un asentamiento irregular.


Vídeo Recomendado


The Author

Itzel Acero

Itzel Acero

No Comment

¡Participa!