Cultura

Mi cuerpo es una máquina (de hacer tortillas) / Entrevista a Jorge Pinto, creador de Bunsen

  • El nuevo tomo de Bunsen, publicado por La Cifra editorial reúne 300 tiras, de la 601 a la 900

El cómic de Bunsen es ya uno de los cómics más famosos en México, un cómic o una tira que tiene cientos de lectores a través de las redes sociales. Un cómic en donde los personajes comparten su vida en un laboratorio que en realidad nos recuerda a las miles de oficinas en donde millones de mexicanos pasamos buena parte de nuestro tiempo. Jorge Pinto, su autor, es escritor además de ilustrador y ha venido desarrollando y trabajando el web comic Bunsen desde el 2008, (http://www.bunsencomics.com/) centrándose en la vida de un grupo de científicos mexicanos, dirigidos por el físico Adel Ortega y por el químico Víctor Arroyo, cuyos problemas pasan más por cómo sobrevivir a la quincena o como evitar que sus compañeros de oficina no se coman el almuerzo, que por descubrir las partículas de dios.

tortillas1

Con un humor negro poderoso, Jorge Pinto ha logrado llevarnos a través de las páginas de Bunsen a través de la risa por esos tropiezos que todo oficinista conoce y ha padecido. Un cómic que su autor define como hiperrealista, en el que sin embargo podemos encontrarnos al Dr. Mono, el compañero alcohólico, misógino, mal padre y revoltoso que intenta encontrar siempre la forma de romper las reglas en el trabajo.

Recientemente Jorge Pinto presentó el nuevo tomo de Bunsen titulado Mi cuerpo es una máquina (de hacer tortillas) publicado por La Cifra editorial, que nos permite conocer 300 tiras de Bunsen, de la 601 a la 900, en donde una vez más el humor cínico, irónico, negro de los personajes nos permiten burlarnos de nuestra vida cotidiana y darle un respiro a los agobios de la vida oficinesca.

Jorge Pinto es además autor de los libros Ciencia y Chocolate y Hipsters: Un manual ilustrado, y ha sido becario del FONCA y escribió y dibujó la novela gráfica Arturo Navarra Acaba con ellos. Platicamos con él sobre este nuevo libro de Bunsen:

“Esta es una reunión de 300 tiras cómicas, de la 600 al 900, Bunsen como tal empecé a publicarlo en el 2008 y el primer tomo salió en 2012, del 300 al 500, lo que pasa es que no hice los primeros 300 en libros porque siempre los considere como una práctica y no me gusta venderlos, por lo que prefiero regalarlos”

Javier Moro Hernández (JMH): ¿Cómo surge Bunsen, cuáles son sus antecedentes y cómo ha sido la forma en la que lo has estado trabajando a lo largo de estos años?

Jorge Pinto (JP): Siempre he querido hacer una novela gráfica, pero eso era demasiado ambicioso. Desde que estaba en la universidad pero me di cuenta de que no era muy bueno dibujando, y eso es algo que nunca me ha salido muy bien, el dibujo, entonces me puse una meta que era hacer una tira cómica para aprender a dibujar. A mí lo me interesaba era escribir el guión pero tenía que aprender a dibujar bien, y me propuse hacer 150 tiras cómicas a lo largo de un año, y empecé a hacer Bunsen con esta idea, sólo duraría un año y creo que eso me dio mucha libertad, me quitó muchas angustias o de neurosis al respecto, porque pensé, si sólo iba a durar un año podía hacer algo raro, algo que no estuviera muy explotado en el cómic mexicano, entonces escogí el tema, un tema que además no me aburriera a los tres meses, es muy fácil que yo me aburra, entonces decidí escoger un tema que a mí me apasionara y que pudiera mantener mi interés por más de tres meses, entonces esos primeros 150 cómics eran sobre ciencia y tecnología, eran sobre la vida en un laboratorio. Pero después de 150 cómics creo que mejoró y el cómic se hizo popular y eso me alentó a seguirlo, pero también me sentí muy cómodo por cómo estaba saliendo, estaba realmente feliz y orgulloso del trabajo que eso era algo que me había sorprendido, entonces cambió un poco la temática, y el tema ahora de Bunsen es la vida en el trabajo, es la vida de oficina y la vida adulta en México y creo que eso ha mejorado mucho el cómic porque le ha dado mucho diversidad.

bunsen-gigatones

JMH: Justo una de las cuestiones es cómo retratas la vida contemporánea, los diferentes personajes son representativos de la vida adulta y sus problemas, pero también retratas el mundo cultural en el que esas personas se desarrollan, ¿cómo trabajas para amalgamar toda esa serie de temas para retratarlos en el cómic?

JP: Mi punto de partida para cuando empiezo a escribir una tira es preguntarme ¿Qué me molesta? ¿Qué me incomoda en mi vida diaria? Yo diría que el 80% de los cómics de Bunsen nacen de eso, nacen de algo que me irrite en mi vida diaria, pero también coincidió de que yo empecé Bunsen cuando estaba en la Universidad, pero al año siguiente cuando ya había terminado las primeras 150 primeras tiras ya estaba afuera de la universidad y estaba buscando trabajo, y luego a encontrar y a tener trabajo y luego a tener familia, básicamente pude convertirme de joven universitario a adulto responsable mientras estaba haciendo Bunsen, y eso me dio mucho material, un material infinito para retratar el día a día que todos vivimos, porque si yo hubiera empezado Bunsen siendo más joven se hubiera estancado en mis problemas de estudiante, pero tuve la fortuna de hacer esta transición completa a adulto y eso es algo que me dio muchos chistes y mucha capacidad de conocer personas que salen retratando en el cómic.

JMH: Una de las cosas que llama la atención es que el cómic se desarrolla en un laboratorio pero los conflictos y los problemas que se desarrollan en Bunsen, los puede tener cualquier persona, retratas un ambiente laboral que podría ser cualquier oficina.

JP: Y no es tan difícil, fíjate que a veces muchas personas me han preguntado si alguna vez trabajé en un laboratorio y creen que soy una especie de genio porque puedo adivinar las cualidades de su trabajo, pero no es tan difícil porque resulta que trabajes en un laboratorio o en un despacho jurídico los dramas son los mismos, las dinámicas humanas son las mismas, nada más cambia el equipo o el uniforme, porque ya sea un laboratorio o un periódico ves a la gente llevando sus tupers al frigobar y luego la gente se confunde, y todos están esperando con las mismas ansias que caiga la quincena en la tarjeta de débito, ya seas físico nuclear o abogado.

JMH: ¿Cómo se da el desarrollo de las tiras de Bunsen?

JP: Siempre intento mantenerlo simple y breve, de hecho los cómics que se alargan más de cinco cuadros, me permiten darme cuenta de que no estoy escribiendo bien, o sea cuando requiero ocho cuadros para contarte la historia significa que no me estoy concentrando, entonces siempre intento ver mi guión y ver qué puedo quitar que no esté aportando nada, y normalmente el 90% de las veces puedo encontrar el modo de simplificar lo más posible, porque soy muy celoso con mi tiempo y en cómo y a qué dedico mi tiempo, así sean 30 segundos, y la verdad es que no tengo un problema con el hecho de que la realidad de que en Internet está esperando recibir y consumir cosas que puedan leer o ver en 15, 30 segundos a lo más, cuando requiero tu atención durante un minuto para andarte contando de un mega cómic o de un artículo que no te está atrapando es cuando sé que no le voy a llegar a la gente que quiero llegarle.

JMH: Haces una reunión de tus cómics en este nuevo libro mencionas que tu libro se puede copiar a través de la licencia Creative Commons, que permita que cualquier persona pueda tomar la tira y reproducirla siempre y cuando señale el origen y eso es algo que llama la atención en estos momentos en donde la discusión sobre el plagio y el Copyright se encuentra tan presente en la industria editorial.

JP: Mira, si me hubieras preguntado cuando empecé Bunsen te hubiera contestado con un largo discurso político al respecto, tenía una ideología al respecto, que sigue teniendo, la verdad, sigo pensando que el contenido, el arte y la cultura debe ser gratis y libre y dar la opción de que la gente que quiera pague por él, que es lo que estoy haciendo con los libros, y por otro lado me da mucha flojera la gente que está intentando guardar celosamente su trabajo como si fuera mágico y como si fuera el mayor tesoro del mundo, conozco artistas que no suben sus cosas por miedo a que se las roben y por lo regular la gente que hace eso es a la gente a la que no le quiere robar nada, entonces creo que si me quieren robar creo que me tienen que robar lo que sea y si quieren tomar los cómics de Bunsen para las revistas universitaria y si quieren tomarlo para ponerlo en el boletín de la empresa, no me quita nada y al contrario me da mucho gusto y mucho orgullo y me ha tocado gente que lo ha hecho con fines comerciales, me tocó una foto que me gusta mucho de alguien que uso al Dr. Mono y a mí eso me parece muy divertido y no me voy a pelear por un poco de dinero, creo que si la gente lo hace me parece muy bien, porque ganamos un poco los dos.

JMH: Ahora que mencionas al Dr. Mono me parece uno de los personajes más interesantes y más cínicos que he conocido últimamente, es alcohólico, mal padre, promueve el uso de drogas, en fin, es el tipo problemático que se encuentra en cualquier oficina.

JP: Es algo raro porque es un cómic muy realista pero al mismo tiempo tiene un mono que habla, y la verdad es que me da un poco de miedo que si yo hubiera empezado Bunsen ahorita no hubiera hecho eso, no hubiera puesto monos que hablan, porque yo tengo esta visión de Bunsen hiperrealista, pero lo empecé en un momento en el que no me importaba nada y eso me dio la libertad de hacer cosas raras como poner un mono que habla, y entonces me parece una mejor idea de lo que normalmente tengo.


Vídeo Recomendado


The Author

Javier Moro Hernández

Javier Moro Hernández

No Comment

¡Participa!