Opinión

3TD Cínico. Narcisista. Empático / H+D

By  | 

El diseño, hoy, es un instrumento obsoleto

Philippe Starck

Haciendo un listado de las tendencias de diseño en la historia así como de los diferentes movimientos artísticos que han impactado al diseño y a la arquitectura me he dado cuenta que podría realizar una atrevida hipótesis que sugiriera que sólo existen tres tipos de diseño, dentro de los miles de años de desarrollo de la humanidad y el largo camino de las civilizaciones sólo han existido tres tipos de diseño, dicha idea también auspiciada por el enorme diseñador Starck y a esta hipótesis bien la podría llamar la “Hipótesis 3TD”.

El primero lo podríamos llamar “TD1. Diseño Cínico”, que se refiere a uno de los diseños más auspiciados y desarrollados en el pasado siglo y que ha encontrado todo su esplendor en inicios de éste. Tal vez hasta ahora su máximo referente sería el diseñador francés Raymond Loewy (1893-1986), aunque desarrolló todo su carrera como diseñador en los Estados Unidos y fue gran impulsor del Styling una tendencia de diseño que conceptualiza el diseño como un concepto capitalista y no más, que en palabras de Loewy definiría como:“Lo feo no se vende”. Y a partir de la gran recesión de los años 30 en Estados Unidos las empresas y los corporativos automotrices como Ford y General Motors se dieron cuenta que el diseño en la superficie podría ayudar enormemente a incrementar las ventas, desde cambiar tan sólo el color del automóvil de un año a otro a quitar o poner un espejo, cuero a un volante o decorar una salpicadera entre un modelo exacto al otro, aquí la gente percibía una propuesta de “estilo” que sólo comenzó a ponderar la estética y dejar de apoco función, durabilidad, longevidad, técnica, etc. Sin embargo, este diseño y Loewy aportaron la movilidad de la industria, la producción y el consumo, que desde el punto de vista netamente económico resultó fenomenal, para ejemplificar cómo esto es cotidianidad Loewy diseñó el refrigerador tal cual lo conocemos y utilizamos en la actualidad, lo desarrolló en 1935 para la firma Sears Roebuck y lo llamó el Coldspot, de ahí siguieron cientos de modelos que lo único que hacían era cambiar detalles mínimos de su exterior e incrementar el precio año con año, representando un conjunto de ideas excesivamente comerciales y superficiales, cínicos en realidad.

El segundo tipo de diseño, sería el más corto de describir y más largo de analizar, (lo cual dejaremos para otra ocasión) este sería el “TD2. Diseño Narcisista” cobijado bajo la alusión al mito de Narciso (amor a la imagen de sí mismo, el tomarse uno mismo como objeto y dirigirse amor) y en este caso tomar un objeto y dirigirle amor incondicional. También podría ser cuando un diseñador fantástico -o al menos que se cree, se siente o se lo dicen- diseña solamente pensando para otro diseñador fantástico -o al menos que se cree, se siente o se lo dicen- aquí a lo largo del diseño los ejemplos son extensos, desde atuendos de moda u objetos irreconocibles o gráficos inentendibles y realizados para grupos seculares que “saben de diseño, que consumen y respiran diseño”, -lo que hay que oír.

No ahondaremos en este tipo de diseño por exceso de pereza de mi parte, ahora aquí no me interesa.

Y el tercer tipo a desarrollar sería el “TD3. Diseño Empático”, aquí estarían los diseñadores -en los cuales me incluyo- que tratamos de merecer nuestra existencia y exploramos más allá del diseño del objeto por el simple placer del objeto, o por su simple lucro, este objeto involucra el gráfico, la construcción, lo textil, es decir, toda aquella materialidad que comunica y que ha sido diseñada para cumplir con un factor determinado. En el diseño empático no importa el objeto por sí mismo sino por el resultado de ese objeto, por el aporte de ese objeto a la sociedad, por el beneficio que representará para la especie -y para otras especies-, se enfoca desde su origen a mejorar la vida de las personas como eje primordial y punto de llegada, si no automáticamente cae en los dos anteriores.

Aquí en el diseño empático no se piensa el objeto burdamente -no me refiero formal o estéticamente, sino ideológicamente-, se piensa en la persona utilizando ese objeto, es decir, el objeto no es una piedra monolítica en medio del desierto o un obelisco inamovible, el objeto empático sólo se concibe pensando cómo éste interactúa con el usuario, qué le aporta a su actividad, cómo mejora su estilo de vida y que nuevas oportunidades de crecimiento le proporciona, qué beneficio conlleva su uso y para entender estos efectos debemos de ir a buscar a ese usuario, a ese ser humano, ser empático con él, observar, preguntar, analizar, concluir.

Cuando se encara este tipo de diseño hay que preguntarse; ¿Cuál es la vida de ese individuo?, ¿en qué sociedad vive?, ¿qué civilización antecedió a esa sociedad en la que se desenvuelve y cómo ha llegado hasta aquí?, la cantidad de preguntas es proporcional al compromiso del diseñador, pero es algo que la academia no enseña del todo, la academia te da respuestas, la vida diseñando te da preguntas.

¡Participa!