Sociedad y Justicia

Se debe legislar en cuanto a las sociedades de convivencia y matrimonio igualitario

 

  • El PRD preparará una iniciativa con ambas figuras, en caso de que la del Ejecutivo no llegue
  • Nueva Alianza apoya las sociedades de convivencia, pero el matrimonio “quién sabe”

 

Para el representante del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la LXII Legislatura, Cuauhtémoc Escobedo Tejada, el aprobar las sociedades de convivencia en el estado sería un grave retroceso a los avances que se han tenido en el país en materia de derechos humanos y diversidad sexual, ya que esto le prohibiría a las personas del mismo sexo llegar a la figura del matrimonio.

Antes de decidir cualquier cosa, se tendrá que estudiar minuciosamente la iniciativa que el titular del Ejecutivo anunció a través de su jefe de gabinete -en el supuesto que sí llegue al Congreso-, sobre todo buscar su pertinencia y si con modificaciones, pueden cubrirse ambas disposiciones: el no discriminar a las parejas del mismo sexo ni tampoco a aquellas que no buscan casarse, sino sólo entablar la figura de sociedad en convivencia.

Por parte del grupo parlamentario del PRD se esperarán un periodo conveniente para que, en caso de que no llegue la iniciativa del Ejecutivo, puedan comenzar a preparar una propia, “estudiaremos una iniciativa que contenga ambas figuras, sociedades de convivencia pero también el matrimonio entre personas del mismo sexo”, este último consistiría en la reforma al Código Civil local, en el cual desaparecería la explicación del matrimonio como un contrato entre un hombre y una mujer para la procreación, y quedaría: entre dos personas.

Insistió que deberá analizarse bien el tema, pues las sociedades de convivencia no sólo atienden a las parejas del mismo sexo, sino también a personas que no precisamente tiene una relación amorosa pero que comparten una vida en común.

En otros estados como el Distrito Federal, tuvieron que pasar por un proceso de sociedades de convivencia antes de aprobarse los matrimonios igualitarios, algunos expertos indican que Aguascalientes, por su característica de conservador, debe pasar también por un proceso de adaptación social para evitar conflictos mayores; para Escobedo Tejada esto ya no puede ser porque la Suprema Corte de Justicia ha dictaminado a través de sus resoluciones la validez constitucional para establecerse como matrimonio civil, “debe ser así, no hay de otra, es inminente legislar al respecto en cualquier estado de la República porque ya hay jurisprudencia de la Suprema Corte”, por lo que aquel estado que decida legislar superficialmente sin atender el tema, tendría una legislación atrasada.

“Aquí ya no es legislar a medias, sino acorde a lo que sucede en la actualidad”, el creer o no en el tema no significa que no se deba hacer, ya que al estar en un puesto como legislador o jurista, las creencias personales deben estar separadas de las profesionales.

Al establecer ambas figuras (matrimonio y sociedades de convivencia) se daría una respuesta a una necesidad social que por décadas han luchado activistas y profesionales en la materia; a su vez, subrayó que en términos sociales, la diversidad sexual y matrimonios igualitarios ya han terminado con los antiguos tabúes que se tenían en otros países, por lo tanto Aguascalientes no debe quedarse atrás, “esto no es cuestión de conservadurismo o liberalismo, se trata de una actitud de congruencia con los nuevos tiempos que se están viviendo”.

En este momento, Aguascalientes no contempla la protección ni derechos a las parejas del mismo sexo, por lo que jurídicamente los integrantes de las parejas son inexistentes y en los casos de fallecimiento, por ejemplo, no se le reconoce al o la sobreviviente ningún derecho de sucesión legítima, aunque hayan contribuido ambas partes al patrimonio común. Esta es la razón por la cual las parejas del mismo sexo han exigido su derecho al matrimonio, más allá del tema sentimental.

Como presidenta de la Comisión de Equidad de Género, Juana Alicia Espinosa de los Monteros no compartió en su totalidad la declaración del perredista, pues en cuestión del matrimonio como tal, “quien sabe si se pueda”, ya que refirió a que Aguascalientes es una sociedad todavía muy conservadora.

Desde su perspectiva como legisladora, ninguna autoridad tiene el derecho a negarle a un ciudadano sus garantías individuales, “ellos tienen derecho a ser felices y buscar la forma de vivir en matrimonio”, razón por la cual sólo aprueba la iniciativa de sociedades de convivencia, por ser “un primer paso para llegar al matrimonio”.

Como grupo parlamentario no se tiene planeada alguna iniciativa, pero sí debatir, investigar y mejorar el documento que llegue, ya sea por el Ejecutivo o por alguna otra fracción partidista.

 


Vídeo Recomendado


The Author

Itzel Acero

Itzel Acero

No Comment

¡Participa!