Opinión

Diseño Amazónico / H+D

By  | 

Al comienzo, pensaba que estaba luchando para salvar

a los árboles de caucho, después pensaba que estaba

luchando para salvar la selva amazónica.

Ahora, me doy cuenta de que estoy luchando por la humanidad

Chico Mendes

En días pasados desde el programa radiofónico “Hablemos Diseño”, dentro del sistema Tecnológico de Monterrey, tuvimos la oportunidad de entrevistar a un par de valiosos diseñadores brasileños que visitaron el instituto. Karla Mazarelo Maciel; diseñadora Industrial y docente quien actualmente es jefa del Departamento de Diseño y Expresión Gráfica de la Universidad Federal do Amazonas, con maestría en Ciencias Ambientales y Forestales. Almir de Souza Pacheco, diseñador gráfico y docente de la Universidad Federal do Amazonas, especialista en Diseño, Publicidad y Márquetin.

Procedentes de la Universidad Federal do Amazonas (UFAM) esta institución de educación pública es la universidad más grande del estado de Amazonas y una de las principales del norte de Brasil, su campus principal se encuentra en Manaos, que se constituye como la selva urbana más grande del país. Manaos por su parte es la ciudad más poblada de la Amazonía y principal centro financiero, corporativo y económico de la región norte.

(El nombre “Manaus” en portugués, proviene de la tribu indígena originaria de los Manaós, en lengua indígena el nombre significa “Madre de los dioses”).

Ambos académicos e investigadores de las áreas del diseño industrial y gráfico nos cuentan que su universidad se ubica en una selva urbana, la segunda selva más grande del mundo y con la biodiversidad que eso implica, una de sus características es que el acceso a esta zona geográfica de la Amazonía sólo puede ser por medio de avión o a través de los ríos que recorren la selva transportándose en pequeñas balsas de madera con una temperatura promedio de 36 grados durante todo el año. La universidad tiene estudios de ingeniería ambiental y forestal y desde ahí se realizan proyectos de investigación en la naturaleza sobre diversos materiales, como maderas, semillas, plantas, elementos con los cuales interactúan para buscar soluciones favorables y estratégicas para los diseñadores y las empresas por medio de la investigación científica.

“Para nosotros como diseñadores y docentes la naturaleza forma parte de nuestro imaginario cotidiano y buscamos poner estas cualidades en nuestros proyectos”, comenta Almir de Souza. Este contexto ha generado en el diseñador de la Federal do Amazonas un pensamiento diferenciado y altamente comprometido con la preservación de su selva, su flora y fauna.

“El aislamiento puede romperse, el aislamiento depende únicamente de las personas, de cada diseñador, porque en nuestra ciudad Manaos el 96% del territorio está totalmente preservado y esto hace que el trabajo de los diseñadores sea desarrollar proyectos sustentables para continuar preservando la Amazonía e integrar nuevas visiones de industria” nos dice Karla Mazarelo al hablarnos acerca de su experiencia en la Universidad Politécnica de Valencia donde cursó Doctorado en Diseño, Fabricación y Gestión de Proyectos Industriales desarrollando trabajo de investigación acerca de la fibra de una palmera amazónica que es utilizada y producida por comunidades indígenas del Amazonas y puede ser utilizada para producir artículos textiles, accesorios y alimentos con un proceso sostenible y de manera artesanal, insertando así conocimiento metodológico de diseño para el desarrollo comunitario en la selva.

Almir de Souza, quien cursara el mismo doctorado, trabajo una metodología para la enseñanza de la caligrafía en la alfabetización de adultos en Brasil ya que el 11% de la población del país es analfabeta, “al tener la fortuna de viajar a España a realizar el doctorado debido a las nuevas políticas educativas del gobierno brasileño, tenía la responsabilidad de generar un proyecto social para mi comunidad”.

Nos comentan lo interesante que ha sido hacer comparativos entre las diferentes visiones del diseño que al final se traducen en filosofías de diseño. “Aunque para el grueso de la sociedad la urbanidad y la tecnología son sinónimo de éxito y progreso para nosotros es un lujo convivir con la naturaleza y su contemplación, aunque estamos hermanados por un lado con la gran ciudad y por otro lado la inmensa selva, esta dualidad hace que nuestros alumnos perciban realidades diferentes y las traduzcan al diseño y su compromiso ambiental con preservar los recursos naturales, su valoración y la convivencia del diseño con el hábitat”.

Nos hablan como es entrar a la facultad a estudiar diseño entre tucanes, pájaros de colores, monos, selva y ríos donde para ellos como docentes esto es la principal fuente de inspiración que tratan de transmitir a los jóvenes diseñadores lejos de los cánones de gran industrialización o la visión europea del diseño, para ellos mirar al lado, mirar para arriba percibir los colores, los olores, las formas, el sentir la naturaleza es la mejor aula y la mejor cátedra.

“Para nuestra universidad el medio ambiente es otro cliente primordial, para nuestra metodología la sustentabilidad y la herencia ecológica de la Amazonía es un requerimiento base para el desarrollo de productos y servicios que entren en nuestras comunidades en la selva y transferir esto a la urbanidad, aquí el diseño debe tener una preocupación para aplicar sus principios”, comenta Karla Mazarelo.

El mayor reto que tienen por delante docentes y diseñadores como Almir y Karla en Brasil es frenar la deforestación, la tala indiscriminada y la contaminación del Amazonas, las nuevas generaciones de diseñadores tendrán que cuidar la selva pulmón del mundo, en un ecosistema cerrado lo que decidan ellos impactara aquí y en todas partes y lo que hagamos aquí impactara en la Amazonía. Por lo pronto este domingo Brasil decidirá en segunda vuelta de elecciones presidenciales entre volver al neoliberalismo feroz que representa Aecio Neves o el desarrollo y la justicia social que le heredó Lula Da Silva a Dilma Rousseff, esperemos lo mejor para Brasil que por ende repercutirá en el diseño y la Amazonía.

“Não quero flores no meu enterro, pois sei que vão arrancá-las da floresta.” (No quiero flores en mi entierro, porque sé que van a arrancarlas de la selva). Chico Mendes.

¡Participa!