CulturaEspeciales

La Ciencia de los Cínicos: El humor hace evidente lo que parece obvio

  • Entrevista a Eduardo Salles, sobre La ciencia de los cínicos
  • ¿Qué pasaría si la vida cotidiana tuviera su propia ciencia que la estudiara, su propia academia, sus propios debates, sus propias teorías?

“En pleno siglo XXI, el 70% de la gente sigue creyendo que la Tierra gira alrededor de su cabeza y no del Sol. La Teoría egocéntrica explica esta creencia con un sistema concéntrico narcisista basado en cuatro principios: a) El mundo gira a tu alrededor, b) El mundo es más chico que tus problemas, c) Su tamaño es proporcional a tus intereses, y la más importante d) TODOS SON IDIOTAS MENOS TÚ.”

Con la Teoría egocéntrica da inicio el libro La ciencia de los cínicos (Aguilar, 2014), primer libro del ilustrador, diseñador y publicista Eduardo Salles (Cd. de México, 1987). Un libro de ilustraciones en la que el autor juega brillantemente con las posibilidades científicas de la vida cotidiana, con esas ideas o “teorías” que todos tenemos para sortear las complicaciones cotidianas, con el amor, la pereza, el sexo, la música, la soledad, el miedo. En realidad la Teoría del cinismo puede ser usado para casi cualquier momento de la vida cotidiana, como la ya famosa Teoría del clavo, que dice (sí) que un clavo siempre saca a otro clavo. Pero Salles refuta esta teoría ampliamente aceptada demostrando que: a) Un clavo no saca a otro clavo: hace el hueco más grande, b) Un clavo no saca a otro clavo: sólo añade otro clavo, c) Un clavo no saca a otro clavo: lo empuja y d) Un clavo no saca a otro clavo: hace malabares.

“Siempre he sido un fan a la distancia de la ciencia, si los científicos fueran el equipo de americano yo sería como el porrista, entonces cuando llegó la oportunidad de sacar mi primer libro, porque yo ya platicaba en mi sitio, quise que fuera más que una simple recopilación de cartones publicadas en el sitio, sí quería que fuera un libro inédito, que tuviera un concepto, entonces recordé mi afición a la ciencia y partí desde la pregunta de qué pasaría si la vida cotidiana tuviera su propia ciencia que la estudiara, su propia academia, sus propios debates, sus propias teorías, una idea que me parece puede permear muchas cosas de la vida cotidiana y que podría quedar en un libro que uniera mi gusto por el análisis, la abstracción y el humor y mi gusto por el método científico”, comentó el ilustrador del libro en entrevista.

Javier Moro Hernández (JMH): Pensaba mientras leía la “Teoría del clavo” que muchos tenemos nuestras propias teorías o ideas de cómo funciona el mundo o la vida.

Eduardo Salles (ES): Hay muchos lugares que se repiten en el habla cotidiana, muchas expresiones como por ejemplo “Fue un triángulo amoroso”, “eres una persona muy cuadrada”, “se salió por la tangente”, muchas expresiones que juguetean entre el lenguaje cotidiano, expresiones que hacen metáfora entre los términos científicos y lo cotidiano, entonces básicamente lo que hago es exacerbarlo, profundizarlo y mostrarlo a través del diseño y la escritura.

JMH: ¿Desarrollabas este tipo de imágenes desde hace mucho tiempo?

ES: No bajo la temática de la ciencia evidentemente, pero estoy muy acostumbrado a hacer ilustraciones que de alguna manera analicen o satiricen la realidad, ilustraciones que de alguna forma le encuentren el giro humorístico al absurdo cotidiano, y eso es algo que hago mucho en mi sitio (http://cinismoilustrado.com/ ) pero como generalmente como no tengo mucho tiempo libre tengo que hacerlo que hacerla de la forma más abstracta y concisa posible, lo que me permite decir que tengo un estilo ahorrativo, lo que tengo que decirlo con 5 imágenes tengo que hacerlo en 1, entonces en ese ejercicio y esa práctica que he desarrollado con el sitio fue que pasar a un lenguaje más “científico” o esquemático fue más sencillo, ya llevaba haciéndolo pero justo fue gracias a este ejercicio que fue mucho más fácil llegar al libro.

JMH: ¿Cuánto tiempo te llevo trabajar el libro?

ES: Pues como 20 litros de café, más o menos. No, la verdad es que como yo no me dedico a esto al cien por ciento, soy director creativo de una agencia de publicidad y mi día a día es realmente la publicidad y mi sitio y otros proyectos, este libro era de las 9 de la noche en adelante, hasta que los parpados se cerrarán, entonces fueron seis meses en total, pero acotaría que fueron seis meses de desveladas, robándole tiempo al trabajo y a la vida cotidiana.

JMH: El sentido del humor del libro es un sentido del humor negro, que se burla de estos lugares comunes que todos hemos utilizado, como la famosa idea de que un clavo saca a otro clavo, que a todos nos la han dicho y al hemos usado sin cuestionarla, repitiendo la idea, pero que es justo con el sentido del humor que tú utilizas sí permite cuestionarlo y darnos cuenta de que en muchas ocasiones no son tan ciertas.

ES: Lo curioso es que yo siempre digo que es un humor involuntario, o sea no es que cuando yo trabajando las teorías o estaba pensando en la forma de explicar algo, no estaba pensando en la forma más graciosa de decir algo, simplemente cuando surgen las teorías y el diseño te das cuenta de que es gracioso porque es cierto, es la famosa frase de que es cierto porque es verdad, porque de alguna manera son cosas aprendidas que no cuestionamos y creo que mucho del humor tiene justamente esa función, hacer evidente lo que parece obvio, el humor escarba y te dice no te habías dado cuenta de esto y eso es el efecto cómico, cuando te das cuenta de que eso que nunca habías visto porque pensaba que era normal viene alguien y te dice no es normal y tan no es normal que tiene una función cómico.

JMH: El humor puede ser revolucionario en muchos sentidos pero en esta dimensión cotidiana que no se cuestiona el humor puede romper con esquemas.

ES: Nos permite darnos cuenta de que nuestras acciones tienen muchos patrones que se repiten muchísimo, no es que seamos predecibles, no quiero usar esa palabra, pero sí creemos que nuestra vida es única y que las cosas sólo nos pasan a nosotros, pensamos que dios sólo nos puede odiar por alguna razón, pero te das cuenta de que lo que te pasa a ti le pasa a la gran mayoría y también te da un sentido comunitario, algo que sucede mucho con las canciones o los productos culturales, cuando alguien escucha una canción y se identifica de tal manera con ella y dices que es “tu canción”, obviamente el autor no estaba pensando en ti cuando escribió la canción pero tú encontraste algo y te identificaste con ella, entonces cuando uno ve unas de las teorías que vienen en el libro y te identificas con alguna, parecería que me puse analizar la vida de las personas para después diagramarlas, pero en realidad es que compartimos muchas cosas los seres humanos.

JMH: Me llamó mucho la atención el título del libro, La ciencia de los cínicos, porque de alguna manera el cinismo puede ser usado como un método de defensa, es algo que usamos mucho, aunque tiene una connotación negativa.

ES: Tengo la teoría de que el cinismo es honestidad que no te cae bien, finalmente cuando hablamos de que “la sociedad es hipócrita”, “la sociedad es artificial”, “la gente es doble cara”, por ejemplo, pero cuando esa transparencia no es acorde con lo tú crees, a lo que tú piensas, la descalificas diciendo que es cinismo, pero no es así, lo que pasa es que el cinismo puede mostrar las cosas como son aunque no te gustan, y eso es algo del porqué me gusta la ciencia precisamente, la ciencia te dice las cosas son de esta forma y no le preocupa si estás de acuerdo o no, si te gusta o no, la ciencia te va decir tú vas a vivir 80 años porque estás enfermo y ya, si le quieres agregar filosofía, sicología, superación personal eso es tu rollo, pero las cosas son así, entonces me gusta el sentido científico de la autocrítica y del análisis despegado y creo que eso para el humor es muy bueno porque no es dogmático que te dice así debe ser y nadie lo cuestiona, pues en realidad funciona más como la posibilidad de cuestionar muchas cosas.

JMH: Te imagino trabajando de noche divirtiéndote con este libro.

ES: Creo que es muy divertido, hasta cierto punto, la parte de los primeros bocetos, de la diagramación, de las primeras ideas, pero ya la parte de los deadlines, pasar los archivos, ajustar los detalles, esa es la parte en la que te preguntas “¿Por qué me metí en esto” pero al final con el resultado por supuesto te das cuenta de que valió la pena, pero además hay un proceso muy interesante desde que empiezas una idea hasta que sale que es un proceso en donde pasas por diferentes fases de negación-aceptación, desde pasar de pensar que es la idea más brillante que he tenido y cuando empiezas a trabajarla te das cuenta de que quizás no está tan buena, no es lo mejor que hecho y sigues bajando hasta un punto que llamo El Valle de la Desolación en la que te dices a ti mismo esto es una mierda, ¿Por qué estoy haciendo esto?, y estás seguro de que a nadie le va a gustar, etc. La derrota absoluta, pero cuando sale el libro te das cuenta de que no estaba tan mal la idea, creo que es un proceso natural de todo proceso creativo.

JMH: Quería preguntarte cómo es el proceso de crear una viñeta con la idea que viene atrás de ella.

ES: Esa pregunta me la hacen mucho y tiene dos respuestas, una corta y una larga. La corta es no lo sé, pero desarrollando esa respuesta corta es que tengo una capacidad para unir puntos y finalmente de lo que va el libro es tomar una referencia científica, matemática, un guiño teórico y relacionarlo con alguna cuestión cotidiana y ver como esta relación puede funcionar con algo del día al día, entonces tomando el ejemplo de las “Fracciones pop”, una fracción es la división de las partes, entonces me pregunto qué en la cultura popular sufrió una división, pues los Beatles y ¿Quién dividió a los Beatles? Pues Yoko Ono. Ese es el proceso que funciona pero ya me funciona en automático y te lo puedo explicar y comentar, pero no es que tenga un mapa mental en donde tenga de un lado teorías y en otro cultura popular, sino que va ocurriendo y así van surgiendo las muchas teorías que tiene el libro.


Vídeo Recomendado


The Author

Javier Moro Hernández

Javier Moro Hernández

No Comment

¡Participa!