Opinión

¿Y ahora que haremos? / Enredos financieros

Estimado lector, no podemos tapar el sol con un dedo, ni tampoco obviar lo que sucederá en un tiempo más. Esta semana fuimos sorprendidos por el gasolinazo del mes de Noviembre adelantado, y con escasez de combustible en toda la región. Tuve la oportunidad de estar viajando por diversas partes de la República y en varias gasolineras existía desabasto de combustible ya fuera de Magna, Premium o Diésel. Además, en la frontera el consumo de combustibles va a la baja, ya que está actualmente un 20 a 30 por ciento más bajo el precio de cualquiera de las gasolinas en Estados Unidos que en México. La famosa reforma energética tiene como objetivo que los capitales extranjeros inviertan en la extracción y transformación del petróleo. Con los precios tan bajos del petróleo que la cámara de diputados y senadores tuvieron a bien bajar el precio de referencia del presupuesto a 79 dólares, que sigue siendo caro para lo que se espera, los capitales No vendrán al país a invertir por no serles del todo rentable.

Por otro lado, se aprobó el presupuesto de ingresos del país.  Y el déficit con que se va a cubrir? Muy probablemente con un aumento de deuda, que de por sí ha aumentado de forma significativa en este sexenio, cuando la realidad es que debe hacerse la reforma integral es decir que si hay menos dinero, se gaste menos. Pero la realidad es que no harán eso, sobre todo porque el año siguiente es electoral y el partido en el poder buscara por todos los medios el carro completo, es decir, tener el control sobre ambas cámaras.

Lo peor de este escenario es que se está repitiendo la historia. La oposición que puede meter mano en el presupuesto y evitar sobre todo la deuda que esta incrementándose de forma importante. Pero como vimos tristemente el año pasado, muchos de nuestros diputados están esperando esta época del año para las comisiones que cobran por cabildear los recursos para uno u otro estado del país, más que pensar en el beneficio del mismo.

¿Por qué se está repitiendo la historia? Durante las crisis terribles de los años ochenta ocurrió la llamada tormenta perfecta, es decir, la deuda del país fue subiendo de forma importante debidos que no se podía hacer frente a la llamada administración de la abundancia por los precios altos del petróleo, la realidad es que la bonanza de principios de milenio de precios altos del petróleo acabó, y con las noticias de la autosuficiencia petrolera de Estados Unidos, no sólo nos hace preguntarnos que haremos con el precio bajo del petróleo, sino también nos hace preguntarnos ¿A quién le vamos a vender el petróleo? Esa es parte de la preocupación del presidente Peña que busca hacer puentes con el gobierno chino y por lo que desea hacer la gira a ese país de 10 días. Si a estos precios del petróleo y la deuda pública creciente que tiene el gobierno, le aumentamos el problema inflacionario que no baja del 4% que reporta el INEGI a nivel nacional, y que como ya sabemos, es más en algunas otras regiones o sectores del país y un Banco de México que no ha tomado medidas con respecto a este fenomeno inflacionario que es el objetivo principal de este organismo, pues la población tiene menos forma de hacer frente a sus necesidades mínimas.

Además, el consumo interno está por los suelos, se tiene un crecimiento paupérrimo que desde hace años provoca que los niveles de pobreza aumenten año con año.

Pero hay otro componente que hace más peligrosa la situación actual a la que se tenía anteriormente. Es la inseguridad que el país tiene en estos momentos. Mucho se comentó y se dijo que con la captura del “Chapo” Guzmán se bajarían los índices delictivos y el país estaría ya en condiciones diferentes. La realidad alcanzó, más pronto que tarde, al gobierno con los terribles acontecimientos de Ayotzinapa, donde el crimen organizado en conjunto con la clase política secuestra, mata, amedrenta y más, a toda la población, haciendo que la vida tanto social como económica de la entidad sea más complicada.

¿Y ahora qué haremos?

Prepáranos es una opción, pero no queda más que exigir al gobierno que una vez que cumplió sus expectativas de reformas, lo prometido de aumento en el crecimiento del país al 5% debe cumplirse a cabalidad, si no es así, el castigo deberá de reflejarse en las urnas el siguiente año que se eligen diputados federales.

 

Comentarios: finanzasmodernas@gmail.com

The Author

José de Jesús González Serna

José de Jesús González Serna

No Comment

¡Participa!