Opinión

¿Qué más quieren? / Disenso

Quienes me conocen saben que practico un escepticismo férreo: me da igual que se hable de ángeles, fantasmas, lectura de mentes, profecías o remedios milagrosos, todas esas nociones me resultan igualmente sospechosas, improbables y vacías. Por ello me despierta una gran curiosidad la necesidad que percibo en los que están del otro lado del espectro en desear que haya algo más que lo meramente físico: una vida ulterior, un alma trascendente, una magia que sustente todo: “No podemos ser sólo esto, DEBE haber un alma que sobreviva a este cuerpo mortal”. “DEBE haber un orden intencional, una inteligencia cósmica”. “DEBE haber cosas que no concebimos”. “¡DEBE haber ALGO más!”

Pondero que en estas frases se descubre, por sobre todo, un deseo en el que las profiere de que el mundo no sea sólo el que vemos, el que la ciencia poco a poco ha descifrado, que el cuento no se acabe aquí. Mi pregunta a todo esto es: ¿Y por qué habríamos de querer más? ¿No es esto suficiente?

Tal vez creer en el ratón de los dientes o en Santa Claus pueda resultar interesante para un niño de seis años. Tal vez -sólo tal vez- esa dosis de magia emocione a una psique infantil. Pero, en mi opinión, la revelación no debiera ser frustrante sino sorprendente: si un viejo gordo puede recorrer el mundo entero volando en su trineo tirado por renos en una sola noche o un ratón es capaz de fabricar o conseguir dinero y hacer de los dientes una actividad de lucro, seguramente entrar en las casas sin autorización es algo más bien menor ¿qué mérito hay, pues, en que logren colarse a nuestras habitaciones sin que advirtamos su presencia? En cambio, que los padres estén atentos a lo desean sus hijos, que adquieran los regalos, que hagan malabares por esconderlos, que esperen pacientemente a que el sueño atrape a los excitados infantes en plena Navidad y se escurran sin hacer ruido a poner los regalos bajo el árbol o que logren levantar delicadamente la almohada para el intercambio de monedas por dientes sin despertar al crío. Eso sí que tiene mérito. En realidad se vuelve más “mágico” cuando justamente no hay magia de por medio.

Hace un tiempo, mientras vivía en el extranjero, sostuve una extraña charla sobre telepatía. Luego de un soliloquio donde exponía las razones por las que la telepatía DEBÍA (con el clásico énfasis) existir, mi interlocutora preguntó (esperando un evidente “no creo”) mi opinión sobre el tema. Inmediatamente aclaré que la telepatía existía y no sólo eso, yo mismo la había experimentado innumerables veces. Extrañada me pidió mayor detalle: “telepatía”, del griego “τηλέ” (lejos) y πάθεια (sentimiento) designa al fenómeno de sentir o padecer lo que otro padece a lo lejos. En esa época, lejos de mi familia, sin mis amigos de toda la vida, las cosas se ponían difíciles de pronto. Sin embargo, un mensaje vía celular, un correo electrónico de algún amigo, la voz de mi madre por skype diciéndome “estamos contigo”, todo esto siempre logró tranquilizarme, cambiar mi ánimo, sentirlos acompañándome. “No tengo la mínima duda en que la telepatía existe”, concluí. Ella me miró confundida unos instantes y reclamó: “eso es trampa, eso no es telepatía, la telepatía implica… no sé… algo fantástico, algo más inmaterial”. No creo necesario ahondar en lo “fantástico” e “inmaterial” que es el internet. Pero, al menos a mi interlocutora, no pareció bastarle.

Tenemos el amor (aunque sea el equivalente a una sobredosis de chocolate y no la influencia del dios hijo de Afrodita) y nada le resta que sea un mecanismo evolutivo para azuzarnos a la procreación. La cosa suena interesante si decimos que hay una telepatía que “mágicamente” me permite pensar o sentir lo que otro siente por medio de “vibras” o lo-que-sea-que-sea- viajando por el aire, ¡qué aburridos los que pensamos que “sólo” son microondas transportando palabras, viajando… pues… por el aire!

Qué mágico eso de pensar que hay algunas plantas que curan enfermedades si ponemos sus pétalos en agua u olemos sus terapéuticas fragancias; simplistas aquellos que pensamos que la solución está en esos comprimidos como el que alivia gripas -antes mortales- y cura cefaleas gracias a un alcaloide extraído de la corteza de un árbol.

A nadie le parece fría la idea de un diseñador omnipotente asignando formas y funciones para los seres vivos. Insensibles y calculadores los que nos asombramos de que el devenir genético y las variables ambientales se hayan encargado de tallar una pasmosa variedad de insospechadas formas biológicas.

Creo que el mundo es ya suficientemente rico y misterioso sin abracadabras. Considero casi injusto desear más de la realidad. Hay tanta belleza en el mundo que no comprendo, de ninguna manera, el ansia de adelantar una existencia ulterior. Hay tanto asombro en el mundo que pondero abusivo suponer que algo más asombroso debe sostenerlo. Ya son muchos los aromas, los colores, las sorpresas, las texturas, los sonidos, las formas para embriagarnos de pura realidad ¿Qué más quieren?

 

facebook.com/alexvazquezzuniga

 

The Author

Alejandro Vázquez Zuñiga

Alejandro Vázquez Zuñiga

3 Comments

  1. Justo Franco Leal
    21/02/2015 at 08:32 — Responder

    Con el debido DISENSO. Considero que históricamente la lucha social de las ciencias exactas????? con las ciencias sociales, en particular lo espiritual de cualquier credo religioso, en lo personal soy católico y procuro practicar el respeto a las conciencias de los demás hermanos ciudadanos para convivir realmente en paz y armonía. Sin embargo, la gran mayoría de todo tipo de estudios científicos y espirituales que les he dado lectura o comentado en círculos de estudio, han determinado que en ambos casos, existen ¿¿¿¿¿enigmas y misterios?????. Es decir, en mi disenso ciudadano, profesional y de catedrático, siempre observo que el libro más leído es la Biblia y demás libros sagrados en cada credo religioso y concluyen en misterios? Porque?. El Co-Fundador de AA hace 75 años, fue agnóstico y profesional corredor de bolsa, en una ocasión hospitalizado de su experiencia vivencial, concluyo en el famoso texto 12 pasos actualmente aplicado en grupos de auto-ayuda, en sus pasos 2 y 3, precisa espiritualmente “…Convencimiento de un poder superior y decisión de poner a disposición de DÍOS la voluntad y vida para un SANO JUICIO”. Gracias por tu atención.

    • Terrato
      22/02/2015 at 10:50 — Responder

      O sea que nadie que no base sus decisiones en la “voluntad de dios” puede poseer un sano juicio?… no ‘pedir permiso a una deidad antes de decidir el rumbo que le damos a nuestra vida’ implica demencia?…

      Interesante opinión…

    • Montserrat
      22/02/2015 at 17:14 — Responder

      La verdad, conozco más personas religiosas que se han convertido en escépticos (yo misma soy una), que viceversa, pero en todo caso, ese argumento no me parece suficiente. Claro que hay muchos, muchísimos enigmas y misterios que la ciencia aún no logra explicar (aunque para ser justos, no es como que la religión los explique), pero el hecho de desconocer cómo sucede una cosa, no implica que suceda con magia o sea obra de un ser superior, se podrían dar muchos ejemplos como la evolución. Concuerdo con el texto de Álex aunque no tengo y jamás tendré las pruebas inminentes de que no existen todas esas cosas mágicas y sobrenaturales que se anuncian en todo el mundo. Por último, la verdad prefiero no creer en un Dios que si lo ves de forma objetiva, como mínimo se ganaría el título de bipolar, pero claro, es cuestión de gustos y creo que se respeta completamente (a menos que implique violencia) cualquier credo.

¡Participa!