Opinión

Y tú, ¿creas valor o lo destruyes? / Enredos financieros

Estimado lector, esta semana dejaremos de lado por un rato los temas económicos y financieros que parece que quedaron en un impasse parecido al del juego infantil las estatuas de marfil donde nadie se mueve y los indicadores ni empeoran ni mejoran, o peor aún, en ocasiones se ve que mejoran sustancialmente para que la especulación propia de estos tiempos al día siguiente la disminuya en misma proporción, para platicar sobre lo que hace que nuestro trabajo, empresa, productos o servicios sean requeridos o no.

La pregunta inicial es muy válida, estimado lector, ¿creas valor o lo destruyes? Estamos ante una situación actualmente en el que la competencia por el precio es descarnada, es decir, no hay quien gane en ese tipo de competencia. Si estás pensando que tu ventaja competitiva está dada por un precio bajo ya sea en tu sueldo/salario, o bien en tu producto o servicio, esa ventaja no es sostenible a largo plazo, debido a que siempre habrá alguien que pueda vender tarde que temprano más barato que tú  y por tanto, salgas de mercado y estés condenado a desaparecer o sobrevivir con pérdidas la mayor parte de las veces.

El motivo de hacer negocio o tratar de ganar más dinero está basado en la diferenciación que se tenga por la creación de valor que perciba el cliente final de tu producto.

¿Cómo puedo interpretar esto en la vida laboral y profesional diaria?

Muy sencillo. Que si eres un trabajador asalariado, el que es tu jefe (tu cliente a final de cuentas) vea la creación de valor en tu trabajo y eso se transforma en el trabajo bien hecho y a la primera, en que las características por las cuales fuiste contratado sean las que se perciben por parte de tu supervisor o jefe o inmediato superior en la línea de mando. Es más, el trabajo debe verse tan bien hecho que hasta el jefe máximo (llámese CEO o dueño) pueda en determinado momento saber de tu desempeño.

Si eres un profesionista que trabaja por su cuenta, que tus clientes estén tan satisfechos con tu trabajo que puedan llegar a recomendar ampliamente tu trabajo o bien que siempre que busquen una solución a un problema piensen en ti en lugar de pensar en otra persona. Que se superen las expectativas de los entregables de tu trabajo y que al terminar no sólo piense que se hizo el trabajo adecuado, sino que se puede confiar en que el trabajo está bien hecho, esto llevará a que también se crea valor en lo personal, ya que así es como se va forjando el prestigio.

Si eres una empresa que presta servicios o hace productos, que tu cliente tenga una satisfacción extraordinaria de lo que le estas vendiendo. Que la percepción del precio-calidad-servicio sea para el cliente mucho mayor que lo que se pueda llegar a percibir de inicio por el cliente. Es muy triste ver como los clientes van a comprar productos a algún lugar de “prestigio” para darse cuenta que lo que fue vendido tiene una calidad mucho menor a la que se necesitaba, se requería o se ofreció, y por tanto, ¿crees tú que regresará ese cliente a comprar a tu empresa? Por supuesto que no. Esto ocurre la mayor parte de las veces por el conformismo de encontrarse en la zona de confort que hace que pensemos que estamos haciendo las cosas bien, cuando la realidad es que ya hay alguien que nos está rebasando sin que nos demos cuenta, tal como la fábula de la carrera de la tortuga y la liebre donde la liebre se duerme porque lleva una ventaja enorme como para que lo alcance la tortuga y darse cuenta muy tarde que fue rebasado.

La creación de valor y la percepción de esa creación de valor debería ser una parte integral y sustancial de la administración de los negocios y de la enseñanza en la vida diaria. A final de cuentas el trabajo bien hecho de principio y de acuerdo a los principios universales sí paga. Eso es crear valor, hacer algo para el bien de otro y que esa otra persona lo perciba, porque cuantas veces hacemos algo bien y no se nota, y eso lleva a la desesperación y al desánimo y en ocasiones a sentirse poco valorado y entonces se hace el trabajo mal hecho.

Por eso esta semana a tener presente eso. A crear valor se ha dicho.

finanzasmodernas@gmail.com

The Author

José de Jesús González Serna

José de Jesús González Serna

No Comment

¡Participa!